Arrival es la nueva joya del cine de Ciencia Ficción

Uniéndose a filmes Sci-Fi del nuevo siglo del calibre de Eternal Sunshine of the Spotless Mind, Children of Men, InterstellarDistrict 9 (mis favoritas personalmente), Arrival, la nueva cinta del director Canadiense Denis Villeneuve demuestra una vez más que el género toca las nubes cuando se adhiere a historias que exploran los aspectos más escenciales de la condición humana. Sean estos variables para proyectar historias de amor, redención, aceptación o en este caso: comunicación.

Muchas películas se han dedicado ya a la especulación sobre un posible contacto alienigena y el tipo de interacción que pudiese sucitarse en estos encuentros extraterrestres. Lo que hace especial al filme de Villeneuve, no obstante, es su aproximación a los conceptos de comunicación y cooperación a través de un prisma tan humano y sensible a dilemas morales que resuenan fuerte en nuestra realidad. Villenueve sabe como someter al espectador a emociones que hoy en dia son difíciles de inducir en salas de cine que se ven repletas de Blockbusters vacios y repetitivos que invitan a reflexionar más bien poco. Y es que cuando el director nos introduce a sus mundos –Prisoners, Sicario, por ejemplo- lo hace con cadencia inmaculada y precisión quirúrgica. Sus tomas se extienden deliberadamente para crear esa intrusiva tensión que nos mantiene rendidos a la historia, casi rogándo porque el corte reduzca nuestro nerviosismo. Sus personajes se ven sometidos a dilemas morales y emocionales que trascienden sus existencias. Arrival es similar en estos dos aspectos escenciales de la filmografía del canadiense.

arrival

 

Villeneuve, por supuesto, no pierde de vista el mensaje de su propuesta audiovisual. Basta con entregarse a esos close-up de Louise Banks, la protagonista encarnada por Amy Adams de forma ostentosa, para disfrutar de su meticulosa construcción. A traves de ellos, empatizamos con uno de los personajes femeninos más poderosos de los últimos años, no solo por su peso en la trama y resolución del conflicto al momento de su anagnórisis, sino también por la naturaleza con la que la actriz representa un abánico de emociones tan creíbles como abrumadoras que obedecen a un conflicto internto suscitado intermitentemente a través de la yuxtaposición en el montaje del pasado-presente-futuro de la protagonista.

Se podría argumentar en contra de la plausibilidad del arco de aprendizaje de Louise, especialmente cuando la historia está tan contenida y minimizada a estos encuentros en la cámara alienigena ya vista en los promocionales del filme. Sin embargo, es por esta aproximación reduccionista que Arrival brilla. Tomemos, por ejemplo, la simbología utilizada para representar el lenguage foráneo, la cual es visualmente minimalista pero compleja en contenido. O el diseño de la flota y los aliengenas en si, que es sencillo y ciertamente familiar pero igualmente perturbador. La fotografía que sin robar atención de la historia por su indudable pulcritud y simetría, nos invita a perdernos en su belleza. O la banda sonora, que simplemente apabulla y pone los pelos de punta.

Arrival es sin duda una experiencia cinematográfica intensa y revitalizante que debe ser disfrutada por todo aquél que encuentra abrigo en las realidades alternas que ofrece el medio. Es una ventana hacia las relaciones humanas, un mensaje de positivad en tiempos de desencanto, un estudio del lenguaje y la comunicación y su trascendental importancia en la validación de realidades, una alegoría sobre la inmigración, un llamado al diálogo y la tolerancia y una historia de contacto alienigena.  Nómbralo; por eso y más, la cinta de Denis Villeneuve se convierte en la nueva joya del cine de ciencia ficción. Una que llega al publico como una obra incisiva y desconcertante, siendo a la vez esperanzadora, elocuente y trascendental.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


2 comentarios

  • Lo has descrito muy bien mi estimado Peter. Es una película muy, muy bonita, se sale de lo tradicional y hace reflexionar al espectador. Nada de lasers, batallas o guerras. Una joya de verdad

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*