Before Midnight, un legado de amor para el cine

Lo logrado por Ricahrd Linklater, Ethan Hawke y Julie Delpy va más allá de un excelente ejercicio sobre el género soportado en un guion magistralmente crudo y veraz sobre las relaciones amorosas – humanas y en quizá, una de las mejores químicas de pareja en la historia del séptimo arte; Before Midnight es verdaderamente un broche de oro, parte de una saga legendaria sobre el romance que guarda el verdadero significado y la proyección realista en el cine sobre la evolución del amor: seres familiares, reales y propios que van  del enamoramiento a la perdida y de la maduración a la frustración. Este cazarrecompensas se atrevería a asegurar, que como bien dicen algunos colégas, este film no solo no es apto para aquel que no aprecie y perciba el cine como lo que es, un bello arte, sino también prohibida y/o ajena en su completo entendimiento y apreciación para aquellos que no han amado ¡Díganme excesivo! (o enamorado), pero el significado de este cine de autor es eso, un homenaje y una radiografía realista sobre el sentimiento – emoción más motivante en la vida: el amor.

Su director y protagonistas, creadores y guionistas de la misma obra, han concebido esta serie de romance no como una convencional historia de cuentos de hadas basada en una estructura que parece ya un molde dentro de la industria -llena de clichés y de reciclados argumentos y escenarios ahora más equilibrada a la aberrante moda audiovisual del teenager-, sino como un ejercicio complejo alejado de los mencionados estándares para representar una relación de pareja en tres décadas distintas (Que conllevan un gran trabajo actoral del que hablaremos más tarde), que aunque no deja de poseer los elementos que llenan de misticismo y provocan emociones generalizadas, sale de ese modelo para crear a través del dialogo y la actuación como principales virtudes, una obra de gran valía artística que ha decidido el momento exacto para despedirse después de 18 años y dos previas entregas (1995 y 2004).

Así, a través de su misma fórmula narrativa (mas no argumental), Before Midnight revela el destino de dos almas y los enfrenta por fin a las dificultades de la vida en pareja, factores que la maduración, la planificación al futuro y la frustración impulsan para encontrar en términos cinematográficos un libreto que nos regala un nuevo paisaje, el pináculo de este duelo y comunión actoral y un cierre trascendente que al final es simplemente un privilegio y un regalo para el género romántico y para el cine en general

 

Virtud contra debilidad

Me cuestionaban un par de amigos lectores si Before Midnight podía ser disfrutada de la misma manera si esta se veía por individual y sin incurrir en las dos anteriores entregas. Desgraciadamente no, revelando sin duda una debilidad meramente comercial que si bien no desmerita la construcción de su relato, si castiga la percepción general de la obra por parte del cinéfilo promedio. En esta ocasión los personajes centrales no necesitan mayor estructuración; la evolución de su amor desde su encuentro fugaz y su reconciliación ve aquí su acto final al revelarnos el destino de aquel sentimiento que parecía indestructible y ajeno a las amenazas personales y egoístas del ser humano. Sin prescindir del lenguaje cinematográfico, Linklater implementa una introducción, la detonación de un conflicto y por ende un desenlace, lo cual también la aleja de como muchos piensan, de un cine pretencioso y/o meramente experimental.

Haciendo un ejercicio reciente con mi musa, ver en conjunto Before Sunrise, Before Sunset y Before Midnight se convierte en una experiencia cinematográfica imprescindible, logrando captar toda la evolución, elementos de su patentada narrativa y diálogos que terminan por ensalzar este final acto para llevarlo a erigirse como el mejor capítulo de la saga gracias no solo a un relato que va creciendo en conflicto y emotividad, sino también a la maduración conjunta de sus inmiscuidos que desemboca en un guion desvergonzado en su familiar escenario pero excelso en su ritmo y manejo de los diálogos, los cuales resumen junto con la labor histriónica las mayores virtudes del film.

 

Su escenificación y recorrido como es costumbre trabajan para el relato (Esta vez en Grecia). Distando de ser una guía turística al mero estilo de Woody Allen, Linklater  transforma el ambiente en una extensión de la conversación de pareja (motif de la cinta) que se ve engalanada por el trabajo del mismo cineasta al incidir en esos largos planos secuencia que llenan de frescura y naturalidad a la relación de Jesse y Celine.

 

Linklater, Hawke, Delpy y su legado

Si de algo se pueden jactar los dos histriones, guionistas y productores a pesar de sus mediocres carreras en términos generales, es haber hecho 3 buenas cosas con el prefijo “Before”, suficientes para dejar un legado dentro del cine como Jesse y Celine, escritor y activista política que por 3 décadas han representado con crudeza todas las etapas de una relación a través de diálogos, situaciones y una premisa por demás inteligente y fresca para el género.

La naturalidad con la que abordan a sus personajes posicionan a esta pareja como una de las mejores en el cine (seres reales incluso representantes de alguna situación propia y actual), la cual en mancuerna con su director, pueden estar seguros y conformes de haber hecho bien las cosas, alejándose de lo experimental sin caer en lo convencional, no revolucionando pero si trascendiendo gracias a su química dentro de la pantalla, la cual puede llegar a causar en el espectador un resquebrajamiento del corazón con un sencillo “I dont love you anymore” y una sensación entrañable en cualquier reconciliación. En resumen, Ethan y Julie como siempre en esta saga se muestren en plan grande, y el banquillo está presente para justificarlos.

 

¿Hay que verla?

Por supuesto. Teniendo en cuenta que habrá que revisitar los dos anteriores ejercicios (Lo cual es una inmejorable oportunidad), este brillante e inteligente relato sobre amor no está hecho solo para la mujer, sino también para aquel hombre harto de ver acrepusculadas y ejercicios Disney sobre cuentos de hadas universitarias, ávido por disfrutar en pareja no solo una película de romance equilibrada, magistralmente escrita y perfectamente actuada, sino una experiencia entrañable… buen cine en compañía del ser amado (o por amar ¿Porque no?).

Como advertencia para las parejas que ya llevan algún recorrido, Before Midnight es una impresión realista sobre las situaciones que pueden destruir o fortalecer una relación, así que no les sorprenda sentirse identificados con varias de estas, incluso llegando algunas veces a recordar los diálogos como propios. Enhorabuena al género y aun cineasta y guionista como Linklater, que demuestra que no todo es thriller, ciencia ficción o drama, pues el romance también puede entregar joyas de vez en cuando.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • Desde luego soy fan de la trilogía y aunque no he podido ver Before Midnight me mata la expectativa. Desde luego coincido con la reseña, es una obra maestra del séptimo arte, cruda, brutal y honesta. Como bien apunta no separa el cinéfilo promedio debido a la complejidad de los temas vertidos en esta importantísima pieza de arte, pero sobre todo no lo es para aquéllos que se hayan privado y olvidado de lo más importante en esta vida: vivir. Excelente reseña colega.

    Responder
    • Muchas gracias estimado! Sin temor a equivocarme le va a encantar, es la mejor y como usted lo menciona la mas honesta de la trilogía. Veala en cuanto pueda no se va a arrepentir, la secuencia en el cuarto de hotel es de lo mejor que he visto en terminos de guion y actuación

      Saludos colega

      Responder
  • Sinceramente, en toda la historia del cine, no ha habido una pareja como esta, a la que deseas, profundamente, que sean felices por siempre, dentro lo humanamente posible y alejado del cliché perfeccionista. Es decir, quieres que sean como esa pareja de ancianos que te llegas a topar en un parque y se ven felices tomados de la mano.

    Responder
    • De acuerdo mi estimado. Hasta al mas macho esta historia le llega, le llega si el amor y la felicidad es para todos, y es merito de esta trilogia ponernos las cartas sobre la mesa y que mejor que con una propuesta fresca y de verdadera calidad cinematografica

      Le mando un cordial saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*