Black Water: Abyss, el cocodrilo más lento de la historia

En el 2007, los directores Andrew Traucki y David Nerlich nos presentaron una muy buena película de gente acechada por cocodrilos en un río. Ahora, 14 años después y Taucki en solitario, nos quiere volver a contar otra de cocodrilos, pero esta vez no le salió.

En alguna selva o bosque tropical en Australia vemos a una pareja de japoneses perdidos. Con todo y GPS, están perdidos y eso porque no llevaron brújula ¡ya empezamos mal! Como es de esperarse, son los primeros desaparecidos. Corte a dos parejas de amigos que van llegando a un pueblo donde quedaron de verse con otro que los va a llevar a ver unas grutas ¿por qué? No queda claro, el guion nunca repara en argumentar las razones de dicha aventura, si es por mero placer o si quieren hacer negocio llevando turistas, esto no es prioridad y todo transcurre en automático.

A pesar de que conocen de la desaparición previa y de la amenaza de una tormenta, estos suicidas bajan por medio de cuerdas, dejando claro que sí, estamos ante otra tonta película de adolescentes que serán aniquilados por “algo”. .

A partir de ahí la película cae mas profundo de lo que cayeron los excursionistas. Las libertades que se da el propio director de incluir cualquier situación “sorpresa” (como inundar la cueva) sirven para llevar a este grupo ante la aparición de un mortal cocodrilo que los empieza acechar durante otros 25 minutos.

Es el cocodrilo más lento que he visto en mi vida, en lo que abre la boca le da tiempo a los que están en el agua de nadar, recoger algo que buscaban y trepar por unas piedras resbalosas. Sumergido y en la oscuridad, las tomas de aluzar la pared sin ningún motivo abundan en un punto donde ya corrió más de la mitad de la película ¿Y qué ha pasado? Nada, entre este aburrimiento y mar de incoherencias uno comienza a bostezar, contestar el WhatsApp, ver historias en Instagram y a pensar cuanto saldrá el estacionamiento.

Cuando el director por fin reacciona y de repente quiere meter un conflicto entre las parejas, este ni abona, ni es interesante, ni pasa nada, volviendo a la misma y repetida dinámica de solo aluzar la pared. Es la película de cocodrilos más aburrida y predecible  que me ha tocado ver.

Mal actúan Jessica McNamee, Luke Mitchell, Amali Golden, Benjamin Hoetjes y otros tantos que ni vale la pena mencionarlos.

Hay un video de un cocodrilo en las playas de Mazatlán que, aunque esta tomado con un celular, está más terrorífico, mejor filmado y más emocionante que esta película.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*