Blockers: ¿Más que humor sexual y americano?

Es común que desde el momento en que vemos este tipo de trailers por accidente, el mensaje que manden a la audiencia sea claro: esto es un conjunto de absurdeces que solo buscan hacerte pasar un buen rato. El detalle aquí es que realmente logren hacerlo de manera que puedas reír sin culpa en la sala para que al final todas palomitas y golosinas no se sientan desperdiciadas. Blockers es una comedia que busca ese cometido mezclando no solo adolescentes sino también involucrando padres de familia, ¿será esta una combinación ganadora?

“No me las toquen” (su título para Latinoamérica) cuenta la historia de 3 BFFs adolescentes que deciden hacer un pacto en el baile de graduación: perder su virginidad. Los padres de ellas descubrirán su plan “casualmente” y decidirán hacer todo lo posible para evitar que esto suceda.

Producida por Evan Goldberg y Seth Rogen, la película representa el debut como directora de la guionista Kay Cannon (conocida en la industria por la trilogía de Pitch Perfect), por lo que ya podrán imaginar un tanto la esencia de las bromas que se manejan.

La comedia que encontramos es tan típica americana que claramente cobra mayor fuerza al incorporar elementos muy propios de su cultura como lo es la ‘Prom night’ y la importancia algo exagerada que siempre parecen darle. El tema sexual es obviamente el centro de la historia y serán ese tipo de gags los más incoherentes pero graciosos que presenciamos, sin olvidar, claro, las queridas referencias que se presentarán en los momentos adecuados para no dejar que la tensión invada la pantalla. El humor escatológico tampoco podía faltar aunque a mi gusto siempre es la parte que menos me divierte y que bien siento, sale sobrando.

Leslie Mann, Ike Barinholtz y John Cena son los padres que protagonizan este filme junto a un grupo de centennials casi desconocidos, quienes se encargarán de hacernos liberar endorfinas mientras son parte de las situaciones más ridículas con tal de impedir que sus retoñas cumplan su pacto; todo esto mientras somos testigos del estilo de vida de los jóvenes en tiempos de extrema inclusión.

Al contrario de lo que podría pensarse (y algo que resultó sorpresivo para mí), la película maneja el tema de la sexualidad entre padres e hijos de una manera muy hábil, creando un entorno que poco incómodo podría resultar si se decide ver en alguna ocasión familiar. Incluso su moraleja final parece ser muy convincente, que aborda además un común tema de disfuncionalidad en el hogar.

Sorprendentemente divertida, Blockers cumple con risas absurdas que bien pueden desconectar del mundo mientras estés dispuesto a formar parte de los clichés americanos por más de 90 minutos. Sin más, una película de domingo para ver en una ocasión en el cine, o en dos meses, en Netflix.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*