Cada Día: Un nuevo romance adolescente con tintes de ciencia ficción

La literatura Young Adult (YA) se ha vuelto una fuente inagotable de historias listas para adaptarse al cine, y con cada adaptación Hollywood quiere buscar la siguiente Gran Franquicia, la siguiente Harry Potter o Hunger Games. O bien, abarcar al mercado adolescente, tan elusivo para los magnates baby boomer (o generación X, en el mejor de los casos), y hacer éxitos rápidos con la esperanza de que resuenen por años -como Mean Girls o The Fault In Our Stars. En el caso de Every Day, basada en la novela homónima de David Levithan, un giro de ciencia ficción le da originalidad a una historia de amor imposible y mantiene el interés de la audiencia.

Rihannon (Angourie Rice), una adolescente de preparatoria, forma una fuerte conexión con A, un ente que despierta en un cuerpo e identidad diferente cada día. Es así que matienen contacto y desarrollan un romance inusual, que les ayuda a ambos a madurar y, en el caso de A, a hallar un propósito. La particularidad de A permite que un amplio reparto -que incluye a Justice Smith, Jacob Batalon, Katie Douglas, Nicole Law, Owen Teague e Ian Alexander- lo interprete con diferentes personalidades. Es un ejercicio bastante interesante, que también explora la perspectiva a que las preferencias de género y sexualidad son fluidas. Por otro lado, refuerza la idea romántica de que es “el interior” lo que de verdad cuenta y es eso en lo que nos debemos de fijar. En cuanto a Rihannon -nota aparte: qué lástima que no hubiera ni una sola referencia a Fleetwood Mac- es un personaje plano y superficial, hecho precisamente para que cualquier joven se pueda identificar y sin mayor trascendencia en el subgénero de YA movies. Aún con los giros predecibles del guión, la película no deja de ser entretenida precisamente por la variedad de identidades que toma A, y, a diferencia de la último drama adolescente centrado en la filosofía disfruta-el-presente-y-haz-algo-que-valga-la-pena, concluye con una nota optimista y feel-good. La excelente edición ayuda a que los brincos temporales y cambios de personajes se sienta fluido, pero le falta precisión y enfoque a la dirección de Michael Sucsy para hacer que esta película pase de ser entretenida a tener un buen impacto.

Con una banda sonora que combina música indie de mediados de los años 2000 y música pop más nueva, Cada Día sin duda resonará con cierto sector juvenil.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*