Cargo: Netflix adelanta el Día del Padre con una cinta de zombies

En 2013 los directores Yolanda Ramke y Ben Howling estrenaron el cortometraje CARGO en el Festival Tropfest Australia, donde fueron finalistas. Una historia que en 7 minutos contaba la desgarradora historia del profundo amor que un padre, a punto de morir, tiene por su preciosa bebé.

Netflix apostó por este cortometraje para crear una película de larga duración que nos ahondara más al respecto de la historia. Para ello se asoció con los directores del cortometraje y trajo a Martin Freeman como protagonista.

La película es en sí un drama del que ya sabemos su desenlace, aquí lo que Netflix pretende es alargar la odisea. Sin embargo creo yo, que cuando el cortometraje te ha contado la historia de manera perfecta, sin dejar huecos en los 6 minutos de filmación, pues poco es lo que se le puede agregar que la hagan más efectiva.

La película de Netflix nos introduce más personajes, quizá para enmarcar más lo que hemos aprendido de todas las películas y series de zombies, que en un holocausto, no todos los sobrevivientes serán tus aliados.

En fin, aquí intentan crear una conexión con el personaje, misma que a Martin Freeman (Andy)  se le da bastante bien. Sin pasar por alto a los pequeños (Nova y Finlan Sjoberg) quienes dan vida a su hija Rosie. Un amor de bebé(s) que uno no puede más que caer rendido a su encanto y desear que su padre llegue a puerto seguro, al menos para ella.

Así que en ese afán de mostrar el lado oscuro de las personas, tenemos al personaje de Vic (Anthony Hayes) quien aparentemente es un sobreviviente que está tratando de sacarle beneficio a la desgracia de los demás. Ciertamente el personaje es odioso; la interpretación de Hayes es muy acertada pero no deja de ser un personaje conocido dentro del universo zombie. Siempre hay uno así.

Por otro lado tenemos a la linda Lorraine (Caren Pistorius) quien intentará liberarse para poder hacerse cargo de la bebé. Su aparición es corta pero al igual que el personaje de Etta (Chris McQuade) se vuelven entrañables e imprescindibles para la aventura de Andy.

Otro personaje protagónico es el de Thoomi (Simone Landers) que es una chica aborigen que tiene su propia misión y debe aprender a trabajar junto a Andy, para que ambos logren llegar a un lugar seguro. Cabe señalar que  estamos contra reloj porque Andy continúa empeorando de su enfermedad.

¿Alguien además de mí extrañó ver zombies en ésta película? Sí, sé que el objetivo es otro pero estamos hablando de un apocalípsis zombie, entonces pues uno esperaría ver un ataque o algo, pero la verdad es que tenemos pocos zombies y su maquillaje no es el mejor que hemos visto. Ni atacan ni son tan aterradores y no nos explicamos porqué no hubo más en pantalla que al menos nos dieran un sobresalto digno de tirar las palomitas o algo.

Y pues así es más o menos la película de Netflix. Sinceramente más allá del tono melodramático que intenta emular a lo visto en el cortometraje, la película no aporta nada nuevo al género de zombies. Incluso deja algunos cabos sueltos por ahí que uno se pregunta ¿qué pasó con?… Pero nadie se molesta en aclarar.

Difícilmente la película logra conectar como lo hace el corto. La película en este sentido se queda corta, pero la intención es buena y la escena final puede que si le logre sacar alguna lagrimita a más de uno. Pero no es para tanto.

La música en este tipo de películas suele llevar una carga incluso hasta protagónica. Basta recordar la belleza de música que nos ponía los pelitos de punta en aquella ´28 days later´de Danny Boyle. Aquí nos faltó algo así.. una música o incluso cantos aborígenes que nos hicieran enchinar la piel, que nos dieran la sensación de absoluta soledad en el apocalípsis, de desesperación o incluso de  esperanza. No hay nada de esto en la música de Andrew Kotatko y Dan Palm.

Eso sí, la cinematografía de Geoffrey Simpson si nos provée un panorama desolador de los páramos desérticos de Australia, sus carreteras donde lo único que hay es polvo y uno que otro árbol o ruinas que fueron muy bien utilizados. Pero fuera de eso de verdad que no se siente desesperanzador… No al nivel desesperado que uno pensaría.

Lo único rescatable es la actuación de Martin Freeman que sin embargo no llega a niveles de excelencia, así que a mi parecer Netflix no arriesgo mucho, no se atrevió a más y navegó por aguas tranquilas para tener resultados esperados.

En conclusión. Puedo decir que con el cortometraje tuvimos suficiente. Esta es una película buena a secas. Olvidable totalmente que no aporta nada así que… decidan ustedes.

Aquí les dejo el cortometraje en que está basada la película, pero les ADVIERTO que ES SPOILER, así también les dejo el trailer de la película.

Trailer Netflix

¿Ya la vieron? ¿Qué les pareció?

Aquí el cortometraje en que se basa

¡Hasta la próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*