Chernobyl, La Película: Un romance muy nuclear

Después del éxito (y la exposición) de la serie  Chernobyl de HBO, parece que los rusos no se quisieron quedar atrás y decidieron hacer su propia versión de los hechos. Debo decir que entiendo y defiendo el derecho de replica, todos lo merecemos, pero hay que hacerlo bien y ahí fue donde les falló a los rusos, ya que minimizan y romantizan la catástrofe más grande provocada por el hombre en la historia.

Todo comienza en una peluquería en el pueblo de Pripyat, donde vemos como  Olga (Oksana Akinshina) se reencuentra con su antiguo amor Alexey, el bombero (Danila Kozlovskiy, actor y director). Después del rechazo de ella en la peluquería, Alexey la espera afuera en su carro y la convence de pasar la tarde juntos. Todo es maravilloso, comen en un restaurante, toman una nieve en el parque, él la convence de subir a una rueda de la fortuna (la famosa que sale en todas las fotos de Chernobyl), se besan, hay gente feliz en la calle, música moderna (de los 80) tocando por todos lados y  todo tan normal como cualquier ciudad socialista de aquella época (sarcasmo). Al terminar la tarde, Alexey lleva a Olga a su departamento y ahí descubre algo que cambiará su vida. Empieza un conflicto amoroso entre Olga y Alexey. Este deja la estación de bomberos para mudarse a Kiev y se quiere llevar a Olga, pero ella no quiere y ahí tienen algunos problemas y discusiones.

¿Y lo de la explosión de Chernobyl? Se estarán preguntando ustedes como yo cuando ya llevábamos mas de 30 minutos de película. De repente, en la madrugada ¡PUM! Explota la planta y uno pensaría que ahí empieza la historia de la catástrofe, pero no. Por la mañana vemos como nuestro Alexey está dejando la ciudad, le caen unos pájaros en el parabrisas del carro, casi choca con un camión de bomberos y decide regresar a ver en que pasa y en que puede ayudar. Hasta ese momento vemos lo de la planta, pero tampoco tanto, porque nos tenemos que preocupar por Olga y Alexey.

De la catástrofe se ve poco, que si como se organizan para abrir una válvula y no seguir afectando al resto del mundo, de la necesidad de arreglar eso antes del desfile del primero de mayo (si, le dan tremenda importancia a ese desfile, tampoco es que tengan encima el desastre nuclear mas grande jamás registrado, lo importante es el desfile).

Tratan de poner a Alexey como un gran héroe porque pone de lado su reencuentro con Olga por ir a ayudar a los demás bomberos, pero no logran convencer nadie. Las escenas donde están tratando de hacer algo en la planta son realmente malas, muy oscuras y muy mal editadas. Las actuaciones encima de esto son pésimas, los diálogos sosos y muy poco creíbles. Nada en esta película funciona, evítenla.

Lo siento por los rusos, desperdiciaron su derecho a contar algo real y prefirieron irse por una historia que ojalá hubiera sucedido, pero que en la realidad fue y sigue siendo, mas cruda.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*