CINE-STESIA: Midnight Cowboy

Bienvenidos a nuestra nueva sección directo desde La Paz, Bolivia, destinada a orientar y ayudar al público a (re)descubrir películas clásicas (entre tradicionales y de culto) a través de reseñas que no solamente se refiera a la película como tal, sino que también puedan ser ubicadas dentro de su contexto social, cultural o hasta económico, como una respuesta de la sociedad hacia su realidad imperante en ese momento.

Comencemos entonces re descubriendo Midnight Cowboy, primer filme clasificado como clase X en ganar el Oscar a Mejor Película en 1970 porque muestra, con total dureza y hasta crueldad que, algunas esperanzas pueden y deben morir

 

Midnight Cowboy (1969)

Dirigida por: John Schlesinger

Protagonistas: Dustin Hoffman, Jon Voight y Sylvia Miles

“I’m going to use you. I’m going to run you ragged!” (Voy a usarte. Voy a dejarte hecho harapos)

 

Sin duda las actuaciones de Jon Voight, que debutó con este filme, y de Dustin Hoffman, que venía luego de su excelente interpretación en “The Graduate” (1967), han dejado una huella imborrable en la memoria cinéfila. La melancólica e insistente canción de Harry Nilsson durante el metraje, no hace más que realzar las desdichas y penurias de estos dos marginados que sucumben en medio de los sórdidos rincones de una indómita y amenazadora Nueva York.

Voight (padre de Angelina Jolie por cierto) interpreta a un provinciano de Texas que se considera a sí mismo como un codiciado objeto de deseo sexual para las mujeres y parte en un largo viaje hacia la Gran Manzana cargado de ilusiones y con la esperanza de convertirse en un gigoló, condición que parece haberse originado a raíz de las perturbadoras situaciones que atravesó durante su infancia y adolescencia. A su llegada, el drástico cambio social y su precipitado comportamiento, le depararán desde el principio, un total rechazo o ser simplemente usado por aquellas mujeres que creía caerían rendidas a sus pies.

Su desconcierto y vagabundeo posibilita que conozca al personaje de Hoffman, un timador y oportunista que sufre de tuberculosis y, al que paradójicamente, todavía le queda una pizca de dignidad. Su sentido de supervivencia, forjado en esas sucias calles cometiendo crímenes de poca monta y en esa pocilga que llama casa, le permite percibir una oportunidad de sacarle provecho a ese encuentro y de imaginar algo parecido a una esperanza de liberación.

Durante la cabalgata que se realiza a lo largo de la película van desfilando excesos, repugnancia, drogas, depravación, pederastia y prostitución los cuales envuelven a nuestros personajes atrapándolos bajo el caos de esa ciudad y, es en este ambiente de total fatalidad y derrota, en el que se rescatan a si mismos rompiendo y lapidando sus propias esperanzas para tratar de encontrar la liberación y la paz.

Esta es la historia de una amistad teñida de engaño y manipulación pero también de entrega y solidaridad, una historia de lucha y empuje con continuas y dolorosas derrotas pero manteniendo la fe en el mañana, una historia de aprendizaje pintarrajeada por la violencia y las perversiones que, algunas veces, son necesarias para la formación de la experiencia y el carácter.

Una historia de esperanzas manchadas con decepción, miseria y extinción que deben morir para encontrar el renacimiento y la libertad definitiva.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Rafini    

Apasionado investoriador musical (investigador e historiador), cinéfilo incurable y voraz lector


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*