Clone Wars: En las Alas de los Keeradaks.

Querido padawan, este texto incluye spoilers del capítulo. Si la Fuerza no te ha indicado el camino para poder ver dicho capítulo es mejor detenerse y meditar, si aún así quieres proseguir, es bajo tu responsabilidad.

“La supervivencia es un paso en el camino de la vida”.

Una semana más mis jóvenes padawans que se libera un nuevo capítulo de la última temporada de Clone Wars, esta vez con un episodio lleno de acción que empieza justo donde nos dejó el anterior, y ademas siendo el capítulo con menor duración de lo que va a hasta ahora, con solo 17 minutos de duración (ya quitándole los créditos finales y la intro).

Así como dice la leyenda introductoria, este capítulo solo se trata de sobrevivir; ya con el Clon Echo liberado por el capitán Rex, el general Skywalker y “el lote malo”, ahora solo tienen que escapar de la base Separatista de la Tecno Unión, con un Wat Tambor asediándolos con múltiples batallones de droides. Esto como primer tercio, donde vemos a Anakin, Hunter, Wrecker y Crosshair cada uno con un estilo diferente para deshacerse de los droides.

Acorralados dentro de la sala donde tenían prisionero a Echo, el singular equipo no tiene escapatoria, hasta que Echo les dice donde hay un “conveniente” ducto de ventilación para poder escapar; librándose por un momento de los droides, salen al exterior de la base, pero una vez más son acorralados por los enemigos, así como de las nuevas amenazas que el título presenta: las alas de los Keeradaks, un criaturas aladas en forma de reptil y murciélago (que los nativos usan).

Una vez libres, el equipo regresa junto con los Poletec (nativos de ese sistema) y es aquí donde Rex da su discurso para que los estos peleen a su lado, ya que ellos se habían mantenido neutrales en toda la guerra, pero al ver lo que los Separatistas y la Tecno Unión le hicieron al clon Echo, donde le quitaron su humanidad para convertirlo en más un robot que humano, deciden aceptar la invitación.

Debemos de recordar que la Tecno Unión a ojos de la República siempre se mantuvo “neutral” en la guerra de los Clones, pero por debajo de la mesa siempre estuvieron de lado del Conde Dooku y de los Separatistas; además ellos le proveían de tecnología y de droides para la guerra.

Una vez que los republicanos escaparon, Wat Tambor no se quedaría de brazos cruzados, así que manda todos los refuerzos en contra de ellos y de los Poletec, y es justo en estos últimos siete minutos de capítulo donde está lo más impresionante, ya que solo hay cuatro diálogos y lo demás es acción.

Toda una destreza en la narrativa visual, acompañado de varios planos secuencias que ya los quisiera Sam Mendes, y con un uso de cortes rápidos para mostrar la batalla entre los droides Separatistas de la Tecno Unión y los republicanos bajo el mando de Anakin. La dirección ágil de Bosco Ng, hace que este último tercio del capítulo sobresalga a los dos anteriores, pasando la acción a cada uno de los personajes, y mostrándonos lo cruel que es la guerra al ver cómo un droide dispara a quema ropa a un Poletec que está tirado en el piso.

El capítulo culmina con el ejército droide derrotado gracias a la ayuda de los Poletec y de la fuerza de Ataque 99, sumado a las destrezas Jedi de Anakin, con ellos subiendo a una nave en dirección a Anaxes. Pero no todo es miel sobre hojuelas ya que Wat Tambor no dejará ir así como así a su inversión y hará lo que sea por recuperarla.

Como vimos desde el principio de esta temporada y de este arco narrativo donde el foco son los clones, ayudando a humanizarlos y mostrándonos sus sentimientos, y la camaradería qué hay entre clones y Jedis, para lo que luego vendrá en la traición de los clones en la Orden 66. El capítulo siguiente es la culminación de este primer arco narrativo de la temporada, y solo queda meditar en la espera a que llegue y que la desesperación no nos haga caer en el lado oscuro Padawans.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Ivan0     boxd.it/qEKB.

Cinefilo y seriefilo (si es que esa palabra existe) de corazón, realizador frustrado pero la opinión escrita es lo que se me da mejor. Amante de los musicales por muy malos que estos sean cof cof “Cats”, Soy millennial y no tengo problema alguno con eso; y llorar en el cine es la mejor terapia que uno pueda pagar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*