Clone Wars: “Parte 1: Los Amigos no se Olvidan”

Querido padawan, este texto incluye spoilers del capítulo. Si la Fuerza no te ha indicado el camino para poder verlo, es mejor detenerse y meditar, si aún así quieres proseguir, es bajo tu responsabilidad.

Capitulazo el que Dave Filoni y compañía nos acaban de dar, sin duda el mejor que hemos visto en esta última temporada y quizá también de toda la serie, una mezcla de nostalgia por la vieja Star Wars entrelazada con nuevas historias que se vuelve algo muy digno de ver. Es muy gracioso que lo que “ The Rise of Skywalker” no nos dio a los warsies, se nos de con dos series de tv: por un lado lo que vimos en “The Mandalorian” y ahora con la temporada final de Clone Wars. Y con este capítulo empieza el inicio del fin, repleto de detalles que lo convierten en un episodio muy importante, desde el inicio con ese logo de “Lucas Film” como en la trilogía original, y además la música utilizada durante el capítulo es la original de John Williams.

Así que Padawans, prepárense para ver el asedio de Mandalore.

El capítulo comienza con la ya mítica voz en off del narrador que nos indica que el Borde Exterior está bajo asedio, las fuerzas Separatistas han lanzado una gran ofensiva bajo órdenes del General Grievous. En respuesta al ataque, el general Jedi Yoda ha mandado a la mayoría de sus Jedi a luchar al borde Exterior para detener más fuerzas droides.

En el planeta Yerbana, la legión 212 comandada por Cody está siendo fuertemente atacada por los Separatistas; algo interesante de este capítulo es como se nos presentan tanto a Obi-wan, Anakin y Ahsoka, la forma en la que Obi-Wan entra en acción durante los primeros segundos del capítulo salvándole la vida a Cody de un misil que iba directo a él, está construida de forma espectacular (y también muy irónica, ya que el mismo general Cody traicionaría a Kenobi lanzándole un misil durante la Orden 66 días después).

Al igual que la presentación de Anakin que entra en acción de forma tranquila y un poco arrogante, ya que viene a ayudar a Kenobi; una vez ganada la batalla gracias al plan de Anakin, son mandados llamar a la nave principal ya que han recibido un mensaje especial de parte de “Fulcrum”. Una vez en la nave, Fulcrum es nada más que Ahsoka, (ver el encuentro entre ellos dos es algo que toda latinoamericana unida estaba esperando, por un lado se siente la tensión qué hay entre los dos, pues Ahsoka se muestra un poco cortante con Anakin).

Ahsoka llega acompañada por Bo Katan y vienen a pedir la ayuda de la República ya que saben donde se encuentra Maul y sus hombres, y como ellas no tienen las fuerzas militares para hacerle frente, es necesario que unan fuerzas. Pero Kenobi se muestra reacio a dar dicha ayuda ya que eso rompería con miles de pactos y tratados que se hicieron con Mandalore desde hace más de cien años. (Recordemos que Mandalore estaba separada de la República, como un sistema libre y autónomo.)

Si bien el pedido de Ahsoka no sale tan bien como ella esperaba, vemos cómo todavía los Clones la saludan como si fuera una general Jedi a pesar de ya no pertenecer a la Orden, y como muestra de esa lealtad de parte de los Clones, el batallón 501 de Anakin es dividido en dos, ahora el batallón 332 a cargo del nuevo Comandante Rex se hará cargo y viajarán a Mandalore para combatir a Maul y sus Mauldalorians. Además de que recibirá de regalo los dos sables láser que usaba cuando estaba en la Orden, y que Anakin reparó, con esto Ahsoka acepta su pasado Jedi y se acepta como usuaria de la Fuerza sin tener que ser una Jedi.

Pero las alarmas suenan y entra Obi-WAN con la noticia de que el General Grievous está atacando la capital Coruscant y que además han perdido todo contacto con el Canciller Palpatine (y es aquí jóvenes Padawans donde Clone Wars y el Episodio 3 se empalman) y es donde vemos la despedida más triste de toda la serie, Anakin y Ahsoka, donde maestro pasa la estafeta a la aprendiz y Ahsoka se convierte en la verdadera protagonista de la serie, ya que después de esto Anakin y Obi-Wan entrarán a la pelea espacial en Coruscant del inicio del Episodio 3, la última vez que Ahsoka vería a Anakin con vida y todavía siendo Skywalker y no Darth Vader. Un simple “buena suerte” de parte de los dos, y Anakin se aleja por el pasillo dándole la espalda a su antigua y joven aprendiz.

Ya entrando en el último tercio del capítulo, vemos el inicio del asedio a Mandalore, cientos de naves descienden sobre el planeta, y vemos el fabuloso descenso de Ahsoka brincado de nave en nave, esquivando y peleando contra los Mandalorianos de Maul, sin necesidad alguna de un jet pack, la Togruta hace una caída y aterrizaje perfecto digno de una Jedi. Así la batalla comienza, dentro de la ciudad pero sin señales de Maul; ya en la sala del trono Bo Katan tiene su propia venganza ya que derriba al Primer Ministro y lo obliga a decirle el paradero de Maul.

Pero cuando creíamos que ya estaba ganado, el primer ministro le dice que Maul está esperando al Jedi, pero desgraciadamente ella trajo al Jedi equivocado, así Bo Katan se da cuenta de que cayeron en una trampa, pero cuando quiere avisar a Ahsoka ya es demasiado tarde. Ahsoka ha entrado en las alcantarillas debajo de la ciudad en busca de Maul, y uno a uno va perdiendo a los hombres que llevó, quedando ella sola y acorralada. Es entonces cuando vemos al villano real de la temporada, y esos ojos rojos iluminan la oscura pantalla, escuchamos a Maul preguntándole a Ahsoka, ¿qué haces tu aquí? Y con tremendo cliffhanger termina el capítulo.

El mejor capítulo de la temporada hasta ahora y uno de los mejores de la serie en general, lejos de las escenas de acción que no le piden nada a su contraparte en live action, la dirección y la fotografía es algo digno que destacar y qué decir de la música, John Williams dándolo todo con esas partituras de la música original, y solo pensar que en tres capítulos esta historia se acaba.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Ivan0     boxd.it/qEKB.

Cinefilo y seriefilo (si es que esa palabra existe) de corazón, realizador frustrado pero la opinión escrita es lo que se me da mejor. Amante de los musicales por muy malos que estos sean cof cof “Cats”, Soy millennial y no tengo problema alguno con eso; y llorar en el cine es la mejor terapia que uno pueda pagar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*