Clone Wars: “Parte 4: Victoria y Muerte”

Querido padawan, este texto incluye spoilers del capítulo. Si la Fuerza no te ha indicado el camino para poder verlo, es mejor detenerse y meditar, si aún así quieres proseguir, es bajo tu responsabilidad.

Una era ha terminado de forma agridulce, casi doce años y siete temporadas fueron más que suficientes para relatar las famosas “Guerras Clon” o “Guerras Clonicas”, después de que se emitiera el primer capítulo de la serie y presentarnos en una película que casi nadie vio, a una nueva padawan, que sería entrenada por el mismísimo Anakin Skywalker. Este hecho traería confusión e inconsistencias a la trilogía de precuelas donde en ningún momentos se menciona a la famosa Padawan de Anakin, pero bajo la tutela del propio creador (Lucas), Dave Filoni se encargaría de acomodar todas las piezas para que esta nueva historia se acople a la perfección con la saga principal; además de que terminaría siendo Clone Wars su tesoro más preciado, proyecto con el cual se le daría la oportunidad de experimentar tanto con historias como con la forma de contarlas bajo la directiva de ser un programa infantil.

Con este enfoque, la serie estaría dirigida a un público infantil-juvenil, con un personaje que rondaría la misma edad de su Target, así a Ahsoka Tano la conoceríamos entre sus 13 y 14 años de edad, para que con el pasar de las temporadas ella creciera a la par de los niños que verían la serie. Pero como todos conocemos la historia, al venderse los derechos de la marca a Disney, el bebé de Filoni quedaría a la deriva, y cerraría de forma irregular su serie. Enfocándose en otros proyectos, Filoni nunca olvidaría al personaje con el que inició en Star Wars y traería de vuelta a Ahsoka Tano a la serie de Rebels.

En Rebels estaría de forma esporádica y tendría dos grandes encontronazos con personas de su pasado, un Darth Maul ya envejecido y casi loco, y a su antiguo maestro convertido en todo un Lord Sith. La pelea entre Vader y Tano en Malakor marcaría un hecho importante en la serie y dejaría a un Darth Vader muy dañado con la incógnita sobre la muerte de Ahsoka. Para luego, en la última temporada de Rebels, revelar que Ezra Bridger gracias al uso de la Fuerza y de otros artefactos, salvaría a Ahsoka de las manos de Vader. Y en una última secuencia de dicha serie, mostrarnos a una Ahsoka mucho mayor, que con la ayuda de Sabine Wren va en busca de Ezra Bridger.

Pero antes de todo eso, Ahsoka viviría en carne propia la Orden 66, y el último capítulo empieza justo donde termina el anterior, con Rex, Ahsoka y los droides atrapados en la bahía médica, mientras Maul demuestra la máquina de matar que es, y con la gran habilidad del uso de la Fuerza, se mete en él área de los híper propulsores, destruyéndolos por completo y haciendo que el crucero “Bellator” salga del híper espacio dejándolo tan dañado que es imposible detener su caída, tanto que es atraído por la fuerza de gravedad de una luna cercana.

Por otro lado Ahsoka, Rex y los astromecanicos logran escapar y dirigirse al hangar principal para tomar una nave transportadora y huir, pero todo se complica cuando los Clones se interponen entre la nave y ellos; en una última conversación Rex quiere darle a entender a Ahsoka que sus hombres ya no son ellos mismos y qué harán todo lo posible para matarlos, tanto así que están dispuestos a quedarse en la nave que está fuera de control y morir con ellos. Ahsoka le quita el casco a Rex y descubre que está llorando, y le dice que ella no será la persona que mate a los Clones, ya que ella los conocía muy bien a todos y sentía gran empatía con ellos, a pesar del cambio que vivieron sin pedirlo. Con la ayuda de los astromecanicos urden un último plan para poder escapar.

Simulando que Rex tiene esposada a Ahsoka pide a sus clones que no la maten porqué ella ya no era una Jedi, a lo que el clon Jesse no cree y sentencia a Rex como traidor y rebajándolo de su cargo de Comandante; la última pelea comienza a bordo del Bellator que se dirige más y más a estrellarse con la luna. Momento que Maul aprovecha para tomar la nave y escapar, pero no contaba con qué Ahsoka se interpusiera y con la Fuerza lo detuviera, el problema es que Rex ya no puede seguir, así que Ahsoka deja ir a Maul para regresar y ayudar a su amigo. En medio de la pelea contra los clones Rex diría la última línea de diálogo, un simple “Vamos” dirigido a Ahsoka para que suba a una “Y wing” y huir. A partir de este instante, todo el último tercio del capítulo seria en “silencio” ya que con solo imágenes y música sin ningún diálogo la serie terminaría.

La caída en picada del Bellator sobre la superficie de la luna, con una Ahsoka volando y tratando de subir a la nave donde está Rex, la muerte de los astromecanicos que ayudaron a la Togruta en su huida, para pasar a ver el cementerio de clones. Sobre picas clavadas en la tierra, los cascos de los clones con el símbolo pintado de naranja de Ahsoka, marcarían el lugar de descanso de la mitad de soldados de la Legión 501 de Anakin. Hermanos y amigos, Rex y sobre todo una Ahsoka que con la guerra tuvo que madurar de forma muy rápida, entendió que la caída de la República y de la Orden Jedi estuvo manipulada por fuerzas más poderosas que ella; así decide dejar el sable láser que Anakin le regaló al principio de la temporada y esconderse en algún sistema del Borde Exterior.

El epílogo del capítulo muestra el mismo lugar donde la Bellator se estrelló, solo que ahora cubierto por nieve (obvio detalle del paso del tiempo); una figura obscura llega al lugar, y lo primero que se escucha es esa respiración robótica, la figura de Darth Vader  llega al lugar donde están los clones enterrados, ahí descubre el sable láser de su aprendiz, lo toma en sus manos y lo enciende, la luz azul del cristal kyber destella sobre la nieve blanca, Vader lo apaga y se lo lleva consigo como un último recuerdo de su aprendiz que en ese momento él cree que está muerta. Así la cámara hace un close-up a un casco pintado de naranja y que refleja la silueta alejándose de Vader.

Y con esta imagen termina la última temporada de Clone Wars, como lo dice su título “Victoria y Muerte”; si bien no es un final perse para los protagonistas (Rex, Ahsoka, Maul y Anakin) ya que conocemos muy bien lo que pasará después, desde el inicio del capítulo se siente ese aire desesperanzador. Este final es muy pequeño para la gran escala de sucesos que la Galaxia está viviendo en los momentos en los que el Bellator está por estrellarse con la luna, aún así se siente un final digno, emotivo pero sobre todo muy Star Wars. En detalles técnicos no hay más que agregar, las secuencias de acción y el ritmo del episodio son tan trepidantes que hace que el capítulo se sienta aún más corto de lo que es, y todo acompañado de la música original de la serie con notas a lo hecho por Williams.

Las guerras Clon han terminando, pero todavía hay más historias que contar, y sobre todo sabiendo que Ahsoka vive, y que Filoni siempre estará a lado de ella en cada paso que de en esta Galaxia muy muy lejana.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Ivan0     boxd.it/qEKB.

Cinefilo y seriefilo (si es que esa palabra existe) de corazón, realizador frustrado pero la opinión escrita es lo que se me da mejor. Amante de los musicales por muy malos que estos sean cof cof “Cats”, Soy millennial y no tengo problema alguno con eso; y llorar en el cine es la mejor terapia que uno pueda pagar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*