Color me Kubrick 2ª Parte

Fotógrafo de profesión y ganador de reconocimientos por captar innumerables bellas imágenes para medios impresos, es hora de alcanzar su destino.

Como todo un Maestro, solo bastan dos ensayos para empezar a transformase en el máximo cineasta: “Free & Desire (1953)” y “Killer’s Kiss (1955)”; la primera la enlatará para nunca ser vista debido a la vergüenza profesional que el mismo menciona y la segunda la utilizará como plataforma para mostrar su don en la fotografía y conseguir el dinero necesario para el verdadero inicio de su leyenda.

Con solo 28 años dirige “The Killing (1956)” film noir con un excelente Sterling Hayden en el protagónico y que narra la historia de un atraco en el hipódromo. Kubrick comienza dar a notar todas las perfecciones que estarán en su filmografía y se da a conocer como una persona humilde, tranquila y de un fuerte carácter, cualidades que lo encaminaran a forjar todas sus siguientes obras adelantadas a la época.

Su siguiente obra lo etiquetará como el cineasta en conflicto con el “modus operandi” natural y estandarizado en las épocas del cine. “Paths of Glory (1957)”, el film “anti-bélico” por excelencia, pondrá el nombre del Maestro en boca de todos, alborotando los patrones establecidos, escandalizando a la industria y haciéndose amar por el espectador. Esta obra se prohibirá en Francia y varios países europeos, gracias a la trama de 3 soldados que tienen que ser sacrificados, como viles “conejillos” por la negligencia accidental del ejército francés de no salir de las trincheras durante una batalla en la Primera Guerra Mundial.

Revolucionario. Kubrick nos muestra sus primeros trazos simétricos y el uso que le puede dar a una cámara en los 50’s, para mostrar los recorridos por las trincheras y representar las imborrables batallas. Como el artista completo que es, los aspectos de ambientación y fotografía ensamblan perfectamente en una fastuosa dirección de actores al mando de un Kirk Douglas, actuaciones que resaltan por su realismo y naturalidad del estándar histriónico de la época.

La obsesión y el perfeccionismo que lo condenaran empiezan a asomarse. Tras dirigir y dejar ese innegable sello en “Spartacus (1960)”, proyecto en el cual entro como Director emergente y acabó su relación con el actor y productor del film Kirk Douglas, tras la poca libertad creativa que el cineasta tenia sobre el producto, filma después de 5 años su tercera cinta legendaria ¡5 años! Que reflejan un exagerado trato a la trama y a la producción que de nuevo será victima de la censura:

“Lolita (1962)”, obra que inaugura otra afición de Kubrick hacia el erotismo y la exploración de la sexualidad. Basada en el libro del mismo nombre de Nabokov, Kubrick se toma la libertad de experimentar y transformar la historia de un hombre maduro que se enamora de la sexy y pecaminosa hija menor de edad de su arrendadora, con la cual se une en matrimonio con el fin de no despegarse de su Lolita. Sin duda un tema fuerte para los principios de los 60´s y que reafirma que este cineasta revolucionario nuca será doblegado.

El resultado muestra a un Kubrick mucho mas maduro, obsesionado con las tomas y sus bella fotografía y afianzará una sociedad pasadera e inolvidable con el soberbio Peter Sellers, con el cual hay rumores que no puede llevar una buena relación, debido al status del actor y al carácter de ambos. Sin embargo, la profesionalidad de ambos otorgará al Director su mayor logro hasta ahora:

“Dr. Strangelove or: How I Learned to stop worrying and love the Bomb (1964)”, mítica sátira a la Guerra fría que atrapa al espectador desde sus créditos iniciales y ofrece uno de los mejores films de humor negro que pueda haber en la historia.

Esta sublime y divertidísima película, se independiza una vez mas de un relato, trayendo la historia sobre el ataque a las estaciones rusas por parte de un General norteamericano, el cual se ha dado cuenta que la guerra va mas allá del posible enfrentamiento nuclear, sino también de la perdida de los ¡fluidos vitales! y la energía del mismo humano (Las secuencias con Sterling Hayden y Sellers son inolvidables).

La comicidad se soporta en uno de los mejores guiones del Maestro el cual, deja improvisar al oficio actoral representado por un elenco multi estelar: Sterling Hayden, George C. Scott y por supuesto Peter Sellers interpretando a 3 distintos personajes y haciendo uso de los “gags” y del humor que lo distinguirán como uno de los mejores comediantes en el Cine.

Kubrick de nuevo vuelve al ojo al huracán con su sátira acerca de la política y la guerra. El mundo artístico esta preparado para su siguiente obra pero ¿la sociedad lo estará?

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*