Danny Boyle ¿Soberbio ejecutor de imagen o revolucionario convertido en prostituta?

Habría que ser un verdadero necio para no reconocer a un genio cuando se le ve irrumpir de una manera única y por demás brillante el mundo cinematográfico, pero al mismo tiempo, habría que ser doblemente terco para no aceptar que la prostitución artística es tan común como la sexual  y que desgraciadamente, el oriundo de Manchester es una de las más notorias víctimas dentro de este panorama contemporáneo en el séptimo arte.

De 56 años y poseedor de una cavidad craneal tan bizarra que supongo está construida de tal manera para albergar y proteger un cerebro y talento artístico innegablemente revolucionarios, Boyle quizá fue en algún tiempo el mejor y único cineasta que comprendía y sabía traducir el aspecto visual al musical y viceversa, logrando una conjunción onírica que incluso en sus productos mediocres y algunos basuras, resalta de manera astuta escondiendo todo fallo y pretensión argumental. Es de hecho su aspecto audio – visual como elementos comulgados y separados, el apartado de su lenguaje cinematográfico que siempre representan una excelencia para el inglés, repito, justificando bodrios prohibidos para cualquier ente que presuma de un IQ promedio o en el otro y mejor lado de la moneda, perfectas plataformas que terminan solamente por ensalzar el producto fílmico que también en muchas ocasiones se erige al status de culto.

Amante de la buena música y poseedor de un humor negro envidiable que le permitió retratar la naturaleza humana más insensible y por ende realista para distinguirse de toda una gama de cineastas que optaban por maquillar la realidad, Boyle gustaba a través de una edición frenética y una excepcional fotografía (Siempre supervisadas por el mismo), proyectar uno de los  tonos, estilos y comportamientos humanos más verosímiles y crudos de los que el cinéfilo de la generación tenga memoria.  Habría que agradecerle a Boyle quitarnos la imagen del inglés adulto promedio, serio, formal y falso, al cual sustituyó por el inglés joven romántico, de excesos y estructurado en una ambientación real y sin concesión alguna de una Inglaterra y sus naciones aledañas intocables, a las cuales el autor terminó dotando de una personalidad y al igual que sus personajes, desnudarlas transmitiendo todos sus pecados

Es una verdadera desgracia que esa envidiable originalidad se haya convertido en un arma comercial más del modus operandi gringo, por eso, es justo y necesario pasarle la regla del cazarrecompensas a Boyle, un cineasta clave para la generación, que como ningún otro, llevó a cabo verdadero cine juvenil, pero como la mayoría, terminó sucumbiendo ante la industria y ante una creciente demanda falta de cultura y adepta al fácil argumento, al star system lame culos de celebridades y a la pretensión de las mismas herramientas cinematográficas que lo catapultaron como un grande en el principio de su carrera: la fotografía, la edición y la música.

5. Excelsa

4. Buena

3. Mediocre

2. Absurda

1. Cochinada

0. Sin comentarios

 

La era inglesa de Danny, Johnny y Eddie

Para merecer hay que construir, estatuto que Boyle respetó durante 7 años en los cuales, refugiado en series y films para la televisión, pulió su estilo visual que desde de 1987 se mantuvo in crescendo e incluso, otorgándole una muy escondida joya policiaca que su cazarrecompensas logró ver hace muchos ayeres; su nombre fue For the Greater Good de 1991, una excelente pieza que sin duda alguna le dio la confianza necesaria para dar el salto esperado 3 años después al formato que lo aguardaba con la manos abiertas (Por favor si alguien sabe del paradero de esta película, hágamelo saber urgentemente pues mi aún infantil mente de 15 años no alcanzó a percibir de manera completa este magistral film televisivo aproximadamente en 2001) .

Sin embargo, y he aquí quizá la razón de su futura debacle, Boyle siempre se ha caracterizado por ser un excepcional alfarero visual, pero no el manufacturero de la materia prima ¿Quién sería el capaz de soportar el intelecto y el arte audio – visual que Boyle derramaba? Su nombre es John Hodge, el complemento ideal y el 50% del porque Boyle se convertiría en un joven director de culto. Solo faltaba el rostro que cargaría con toda la tridimensionalidad de Hodge y con la visión de cineasta, tarea que recaería en un muy joven y talentoso actor de 23 años llamado Ewan McGregor ¡El equipo estaba completo! ¿El resultado? Un thriller que no solo rompió el paradigma de un fanfarrón cine inglés, sino también una de las premisas más inteligentes, sencillas y hábilmente filmadas de la historia.

Shallow Grave significaría un balde lleno de frescura para el cine inglés y para el género, de un ritmo ágil, con fallos diminutos en su ambientación y credibilidad histriónica justificados gracias un guion lleno del humor de negro y de diálogos perspicaces, y de una duración sencillamente necesaria (90 minutos), el trio Boyle – Hodge – McGregor sentarían las bases argumentales – visuales – actorales que definirían el cine del primero y forjarían el prominente futuro que demasiado pronto se vería glorificado ¿El porqué del bajo perfil comercial de este cinta? Un verdadero misterio, el cual tal vez se revele por la sencillez de su propuesta que gracias a esta misma naturaleza también se ha posicionado como un ejercicio de culto. Mejor que quede así ¿No? Como una tumba.

El reconocimiento mundial llegaría solo un par de años después con una película que definiría a toda una generación gracias a su apasionada puesta en escena, sus entrañables actuaciones, su ruda ambientación, sus humorísticas y progresivas situaciones, su fastuoso guion y una muy agitada introducción, secuencia memorable que por sí sola labraría para siempre el estilo de este trío, donde un joven escoces corre desesperada, frenética y divertidamente mientras su voz off dispone una serie de aseveraciones acerca de su grupo de referencia cultural, segmentado por la época y estilo de vida, por la música y el exceso, un régimen que bajo las notas de Lust for Life de Iggy Pop se convierte en un parte aguas cinematográfico de nombre Trainspotting, un pedazo de obra maestra ingeniosa y sagaz basada en la novela de Irvine Welsh.

Tan alta sería la cúspide construida por el cineasta y sus cómplices de cabecera, que después de 17 años Boyle aún no ha sido capaz de empatar la calidad vertida en una pieza armoniosamente desesperante, crudamente maravillosa sin precedente y aún sin equivalente. Trainspotting se convertiría en un deber para todo aquel que se diga amante del séptimo arte,

Un elemento interesante en la filmografía de Boyle – Hodge, es el tono de thriller, nunca abandonado incluso en historias definitorias de la juventud inglesa que bien podríamos ver como comedias negras o incluso de aventuras, lo que nos muestra la espléndida complejidad y el equilibrio narrativo provisto por este para sus creativas originalidades o adaptaciones. Su tercera colaboración no sería ajena a este estilo, pero si sufriría de una baja de estructura y habilidad narrativa notables, lo cual quizá se deba a un implícito tema romántico – fantástico entre dos jóvenes, un secuestrador y su víctima, y la intercesión de dos ángeles para hacer que la pareja consume su amor. En esta ocasión McGregor termina por resaltar por sobre el guion de un venido a la baja Hodge ¿La consecuencia? Boyle decae con este (Como E.T. y Elliot)

Llegaría entonces la inevitable desdicha. McGregor recomendaría y convencería a Boyle de llevar a cabo la adaptación de la novela  de Alex Garland “The Beach”; el cineasta decide llevarla a cabo junto con su guionista de cabecera, pero la productora tiene otros planes, entre los cuales no solo están los cortes y las restricciones para que la edición final del film sea tragable y aceptable para el público gringo juvenil falto de neuronas y de nula capacidad de captar el realismo del cine Boyle, sino también la exclusión final de McGregor, sustituido por un actor posicionado y reconocible para las masas (un joven y aun nefasto Leonardo DiCaprio).

The Beach marcaría un antes y un después en la filmografía Boyle; sería el contundente desentendimiento con Hodge y McGregor, los cuales fueron machacados y humillados por la vendimia de Boyle al star system gringo al cual acababa apenas de conocer. Como una vil puta barata, Danny dejaría de lado su estilo y construiría un verdadero cochinero, una de las cintas más desastrosas y barbáricas de las que tenga memoria en donde un guion mutilado solo sirve de medio cimiento argumental para que Boyle se transforme en un “lame rabos” de una joven estrella en ascenso llamado Leo, desperdiciando así una premisa más que prometedora y acorde a su tono, pero que mientras que el nombre Hollywood se interponga, la prostituta de Boyle cederá.

Habiendo realizado un video de eventos sobre el cuerpo de DiCaprio, los acostones de DiCaprio, el caminar de DiCaprio y las camisas squalo de DiCaprio, procesando la enemistad con sus complementos artísticos y autorales y terminando de probar y disfrutar el látigo de la industria estadounidense, era momento de regresar a su natal Inglaterra.

 

Profeta en su tierra

Una nueva etapa estaría por comenzar, el thriller persiste con nuevas combinaciones, pero los amigos y cómplices cambiarían. Pareciera que su suelo natal le da vida y fuerzas para su regeneración artística, tanto así, que Boyle se encargaría en esta segunda época de su carrera de redimir y traer nuevamente a la vida a géneros por demás muertos. Sustituiría a Hodge por uno de los culpables indirectos del conflicto playero, el autor y ahora guionista Alex Garland, y a McGregor, con un equivalente irlandés de 25 años llamado Cillian Murphy ¡Hora de trabajar y de nuevo redefinir géneros!

Típico de Boyle, la ironía que en el papel cinematográfico significaría revivir a los zombies, seres fantásticos e íconos de la cultura que hasta ese 2002 solo contaban en la pantalla grande con el antecedente de calidad del maestro George A. Romero. Afortunadamente para nosotros era el tiempo perfecto para una construcción audio visual a la altura de dichos íconos y de la filmografía pre vacacional de Boyle, una historia tenebrosa que Garland se encargaría de situar en un Londres protagónico y que bajo la visión Boyliana, alcanzaría la superioridad una vez más manteniéndose fiel a su estilo oriundo, ahora combinando el thriller con un inquietante y hábil terror y una fotografía tan sencilla como escalofriante en un formato totalmente digital y con una cámara en mano que proyectaba la desesperanza provista por una infección mortal que convertía a los humanos en zombies híper violentos. Mención aparte para su reparto que alcanza la misión de dotar al relato de la credibilidad necesaria.

Aunque el corte final del film denota vestigios de la pérdida de calidad del cineasta gracias a una muy floja conclusión en comparación con la que sin duda es la secuencia más memorable de su filmografía (Londres desierto), 28 Days Later automáticamente se posicionaría como uno de los films más respetados del género y de su filmografía en un tiempo donde aún no todo era zombie en cine y televisión

Aunque pareciera que su siguiente film se salía de su estándar, Millions no es nada más y nada menos que una adaptación infantil de los elementos Boyle que, no por ser protagonizada por dos excepcionales escuincles (Alex Etel y Lewis McGibbon), tiene que ser un producto ajeno a su ya cautiva audiencia joven – adulta. Millions retorna a la bases de su cine grata y sorpresivamente sin el soporte de sus recurrentes conocidos (Ni Hodge, ni Garland, ni McGregor, ni Murphy), entregando el que sería su film más sincero que como manual de la serie de libros “for dummies”, revelaría todos sus secretos argumentales aderezados con una guía de la A la Z de cómo desarrollar una de sus tramas. Por eso mismo la pareja atípica, el humor negro y el dinero, el eterno vehículo de sus primeros y más aplaudidos thrillers y principal detonante del conflicto perfectamente definido y desarrollado (Dos niños se encuentran un paquete de millones de libras días antes de que la nación europea se rinda al euro), son piezas fundamentales para esta cautivadora historia irónica e injustamente percibida como uno de los ejercicios más olvidables dentro de su carrera.

Boyle también es tibio, no solo su carrera se dedica a entregar coas de buenas a brillantes o bodrios infumables, pues también sería víctima de la sobrevaloración, recurrente enfermedad del séptimo arte que el inglés comenzaría a sufrir en 2007 cuando su tono se trasladó directito al sol. Sunshine, de BoyleGarlandMurphy, sería el nexo y puente entre esta segunda etapa y la desastrosa conclusión y actual status; un film de momentos donde el thriller no logra encajar en una premisa de ficción especulativa donde un grupo de científicos debe viajar al sol para reactivarlo. Es aquí cuando Boyle nuevamente denota su coqueteo con la industria hollywoodense, armando una historia llena de clichés y totalmente predecible, ajena a ese suspenso tan bien manejado en la que hasta ahora era una buena filmografía con un gran bache. La debacle era inminente.

 

Violado con y por el Oscar

Oscar, esa maldita estatuilla jode carreras, elitista y amante de la comercialidad y telaraña para algunos genios que deciden probar las mieles de la gloria del glamour y de la aceptación por las masas a consta del abandono de su estilo y dejándose prostituir por el sistema.  Lamentablemente Boyle había retornado a este, dejando como a perros en la calle nuevamente a sus más allegados y realizando un film que vería sus mayores virtudes en la edición y la selección musical aun cuando esta sea un claro homenaje a la industria de Bollywood.

Estamos ante el Boyle de relleno, un títere que usará su lenguaje visual para rellenar una historia que se hubiera podido alargar y alargar en proporciones épicas si los productores hubieran decidido convertirlo en un serial de televisión. El argumento, por demás plano y encima sobreactuado, tratará del “Forrest Gump” hindú con canciones que engalanen su origen. Si bien la ambientación, la fotografía y la edición serán como la flauta de Hamelín para el Oscar, académicos, votantes y para la audiencia más incauta, Boyle esconderá sus carencias tras estas haciendo que su Slumdog Millionaire se convierta tal vez en la película ganadora del Oscar más sobrevalorada de la historia, una mediocridad que bien pudo haber encajado en cualquier cineasta de medio pelo, pero que en manos de Boyle da pena ajena y tristeza ver. El artista se había convertido en un mero artífice técnico, morboso y ridículo, cortaría su frescura y su suspenso de un tajo por el clásico cuento de hadas americano pero ambientado en otra cultura ¡Sino imagínense! Lo de Forrest Gump hubiera sido demasiado obvio. Un dato interesante es que en aquel año, una cinta de corte muy similar (pero con un poco de mejor calidad) llamada The Curious Case of Benjamin Button era la más cercana competidora ¡Ni a cual irle!

La vendimia total llegaría apenas dos años después, cuando Boyle decida contar una historia de 15 minutos y agregarle 80 más ¿Cómo? Fácil, pongamos al insufrible James Franco en escena haciéndose el chistosito en monologo; después agreguemos flashbacks y escenas dela naturaleza con un buen soundtrack; después a estas mismas escenas acelerémoslas en tiempo para que parezcan otras mientras mostramos el desierto, agua y los antecedentes del conflicto por quinta vez; por último, apliquémosle el morbo de ver una auto mutilación muy realista que nos llevará a apreciar de 15 a 20 minutos de esos 80; no olviden agregar secuencias intrascendentes de turistas y ¡Vualá! Tenemos 127 horas en 95 minutos. Nuevamente Boyle se vuelve una más de sus herramientas sin pizca de esa brillantez narrativa ya extinta ¿Quieren confirmarlo? Basta con hacerle caso al Dr. Waters y a su crítica de Trance y créanme, que si alguien sabe del estilo Boyle, ese es el Dr., uno de los amantes más aferrados de la filmografía del inglés antes de su decadencia.

 

El veredicto

Teniendo en cuenta su último y mediocre trabajo en Trance, Boyle bajo la regla del cazarrecompensas obtiene un 3, un apenas mediocre gracias solamente a su prostitución desvergonzada que lo ha llevado a desvincularse profesional y amistosamente de aquellos sin los cuales nunca hubiera podido brindar aquellas joyas que al principio y mediados de su carrera lo posicionaron como un director único, de propuesta y estilo revolucionario; aquel joven ingles que irrumpió en la escena, rompió paradigmas y terminó en el hoyo de Hollywood, quizá no físicamente, pero al menos Trance denota que si en esencia.

¿Regresará? Difícilmente, pues probando las glorias comerciales y poseedor de una ética laboral totalmente cuestionable, Danny Boyle será un anecdotario más de lo que fue un buen cineasta, uniéndose a nombres como Burton, Raimi y Singer.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


24 comentarios

  • Se ven venir los trolls/fanboys de Boyle, de cualquier manera a mi Slumdog Millionaire no se me hace tan mala, al menos no la mas sobrevalorada de la historia (Ese lugar lo tiene Titanic).
    Saludos.

    Responder
  • Tu articulo mi estimado no es más que una descarga personal ante un director que como todos tienes sus caídas pero que ha sido influencia para muchos de los que tanto halagas como prostituta ciega (Rían Johnson). Uso la palabra prostituta porque te manejas muy bien con ella jeje. Ahora bien Danny es un director versátil que quizás para personas como tú que aparentan y que saber de cine les cuesta hacer la transposición de un estilo fílmico a otro, slumdog millionaire por ejemplo me parece que posee muchos puntos a favor tanto argumentales como visuales, es un film que da en el clavo mezclando emoción, suspenso, drama y comedia en un cóctel sensitivo que la mayoría disfruto y disfruto (incluyéndote seguro), no me parece que seas tan parcializado al decir que es un ladrón de óscar ( ese año lo tenía bien merecido), si todos fuéramos tan poco objetivos a la hora de criticar como tu el mundo del cine no tendría brillo y diversidad y solo se vería el cine que le gusta a un tipo de persona y ya, por eso la defensa a Danny, por ser un cineasta sin encasillar y por jugar con géneros y estilos que a la mayoría terminan gustando. Espero aprendas a ver el cine y no a los cineastas que te caen mal, para criticar, y al mismo tiempo ser una prostituta de tus cineastas favoritos que al final son igual o más sobrevalorados que los que criticas.

    Responder
    • Mi estimado Jesus, creo que su respuesta se centra mas en la ultima etapa de Boyle y en su justo “cero objetivo hacia Slumdog Millionaire”. Permitame defenderme de sus acusaciones que tienen en cierto punto muy buen argumento y forma y dan cabida a un buen debate (Creame que aprecio eso)

      Ahora que usted me llama prostituta ciega, permitame replicar de su infumable y estúpida comparación con Rian Johnson, un director que apenas aborda su estilo y que como todos, tiene influencias. Estamos hablando de un Boyle totalmente revolucionario en su tiempo y venido a la bajar en los ultimos años con productos que deja de lado su estilo y apegados mas a la comercialidad de un Hollywwod, señalo, que tampoco es ajeno a la calidad visual pero si argumental. Me doy cuenta que el que no sabe de cine y no es objetivo es otro (Y quiza ni leer), pues este articulo describe una etapa en que este autor irrumpio de manera impresionante en el septimo arte y no solo en una reseña de su amada pelicula ganadora del Oscar (Espero que haya visto las 10 cintas de Boyle)

      Mi estimado de sus acusaciones ya no tendré que responderle, pues en esta sección hemos analizado varios directores teniendo en cuenta su estilo y vendimia comercial. Para final, esperemos que Boyle regrese a su estilo en Trainspotting, Shallow Grave, 28 Days Later o Millions, excelentes peliculas y superiores a su mediocre producto hollywoodense que si tiene calidad y si es entretenido, pero ¡Por favor! Si tanto le lame el culo a Boyle, dese cuenta que en el existe mas nivel narrativo y artístico que sus ultimas 3 peliculas en las que ha decaido impresionantemente.

      Lo invito a ver y leer bien, para que vea que apreciamos la obra de Boyle, pero simplemente esperamos mas de el, se lo merece y no los merecemos
      Saludos

      Responder
  • Aun le tengo esperanza al buen Boyle. Necesita descansar unos 6 años y venir con algo magistral, digo yo. Creo que el sería el indicado para hacer una película de la novela NADA http://www.elplacerdelalectura.com/2011/01/nada-janne-teller.html y lo alejaría de las luminarias para ponerlo donde debe estar, el buen cine.

    Responder
    • Fijese mi estimad monarca que quiza si le falte un muy buen descanso, porque el talento lo tiene, y el talento de un revolucionario. Interesante su propuesta para el director, esperemos que aun mas que poder dirigir poryectos interesantes salga urgentemente de esa farandula para recobrar su estilo

      Saludos estimado!

      Responder
  • Boyle es un excelente autor en sus tres primera películas. Gracias a su capacidad visual pero sobretodo a un gran actor como MacGregor (otro caído de mala manera). Las demás películas van de mal en peor, salvo 28 days later. Por cierto Sr. Mandaloriano, nunca he entendido su puntaje ni sus gráficas, mire que poner slum… igual que shallow… y poner arriba a millions… jajaja, pero bueno…

    Responder
  • No puedo creer que digas que “El Curioso Caso de Benjamin Button” es mejor que Slumdom Millonarie, al menos esta ultima es visible y no te dan ganas de darte una balazo cuando la terminas de ver.

    Con todo lo demás muy de acuerdo.

    Responder
    • Ligeramente al parecer de su servidor mi estimada, pero muuuuy ligeramente, por eso remato ¡Ni a cual irle! XD pero siento que Fincher logra una mejor narrativa sin tantos aspavientos en edición, siendo incluso la historia un poco mas compleja (si se puede llamar a esto complejo), le digo, ni una ni otra, pero me parece que el film ignorado ese año en Oscar es un poco mejor que la fabula de imágenes de Boyle

      Le agradezco su comentario y siga en Cinescopia!

      Responder
  • Fett, te estás metiendo con mi segundo director favorito y no sólo eso, por primera vez estoy en total desacuerdo contigo.

    Antes de dar mi punto de vista, debo decir que, si llego a sonar como uno de esos trolls que se la pasan spameando a la gente de Youtube, lo siento no era mi intención:

    -Trainspotting (4.5/5): La razón por la cual ésta no me parece la mejor de Boyle es que la trama tiene demasiadas similitudes con La Naranja Mecánica (protagonista anti-héroe rodeado de “amigos” que disfruta de las drogas/la ultraviolencia, ocurre un evento que lo cambia por completo [sobredosis/Método Ludóvico], empieza a ver la vida de otra manera, se deshace de sus “amigos” y logra entrar en una nueva etapa ya reformado. Incluso Ewan McGregor dijo que se inspiró en Alex DeLarge para construir a Mark Renton). Sin embargo las actuaciones están bien hechas, la banda sonora es excelente y los efectos son creíbles.

    -Life Less Ordinary (3/5): Todavía tengo sentimientos encontrados con ésta. Las actuaciones están bien a secas (excepto Cameron Díaz, ¿qué demonios hace aquí?) pero combina demasiados géneros y ninguno cuadra, la música baja de calidad y pareciera no tener razón de ser, pues si la comedia no es negra y el romance no es dramático a Boyle no le sirve, al grado en que terminé diciendo, y haciendo honor a la crítica que está en el DVD, ¡esto no tiene pies ni cabeza!

    -La Playa (2/5): Boyle demuestra que las súper producciones de alto presupuesto no son lo suyo (de ahí su negativa de dirigir a James Bond). La trama trata demasiados temas y a ninguno le da el suficiente tiempo de desarrollo (sin mencionar que Apocalypse Now y El Señor de las Moscas trataban mucho mejor los mismos temas), las actuaciones son horribles (¿a poco Leonardo actuaba así antes?) y hasta el montaje da vergüenza. Pero visualmente está al nivel de los drogadictos y los hindúes, la banda sonora encaja a pesar de ser raro poner electrónica en un ambiente tropical, Tilda Swinton es la única que le saca provecho a su personaje y el final ensalza lo poco que tuvo la trama. Sólo una película así de mala puede hacer que McGregor y Boyle no sólo dejen de trabajar juntos, sino también dejen de ser amigos.

    -Exterminio (4.5/5): La reconciliación ha llegado. Esta película demuestra lo que se necesita para hacer una buena historia de terror: puedes poner sustos repentinos pero si no funcionan o el público se cansa rápido, necesitas un plan B y ésta lo tiene: crear una atmósfera de soledad, desesperación y supervivencia. La historia es genial (sin ésta no existiría The Walking Dead), casi como si fuera un manual de supervivencia, los efectos son sobresalientes y los zombies son espeluznantes. Sin embargo los personajes no son interesantes pese a las buenas actuaciones y la banda sonora es demasiado “alegre” para el ambiente.

    -Millions (4.5/5): La infravalorada. Boyle se arriesga y sale victorioso, las actuaciones son excelentes (pese a que el protagonista fastidia demasiado), la banda sonora es grande, en gigantesca parte por el tema de DelBosco, la dirección es humilde y la historia es buena pese a sus referencias a su ópera prima.

    -Sunshine (4/5): ¿Floja? Sí. ¿Predecible? Sí. Pero en lo demás se mantiene en un cierto nivel bueno. La trama tiene originalidad pero a la vez le falta (las referencias a Solaris y Alien son muy obvias) y logra un suspenso igual, aunque ne menor medida, el suspenso de los zombies. Pero lo que me molestó fueron en los personajes. Si verlo dirigir a 6 drogadictos fue genial (normalmente suele haber 2-4 protagonistas en sus películas), verlo dirigir a 8 astronautas iba a ser mejor. Decepcionante. Sólo 4 (Cillian Murphy, Rose Byrne, Chris Evans, Michelle Yeoh) tuvieron suficiente desarrollo y el resto sólo para ser sacrificados. Asimismo yo esperaba escuchar el tema de Linkin Park Leave Out All the Rest en alguna parte de la película (su video musical está inspirado en ésta) y al final me quedé con las ganas.

    -Quisiera Ser Millonario (5/5): A ésta no me la tocas. Es una a la que le tengo mucho cariño: fue la primera del director que vi, fue la primera película romántica que me gustó, me hizo sentir que yo la estaba protagonizando y no sólo es la mejor del director, en mi opinión, y mi favorita suya, sino que es de mis películas favoritas de todos los tiempos. Todas las actuaciones están impecables, la banda sonora es de mis favoritas, los visuales son sorprendentes y siento que Boyle decidió arriesgarse (y no prostituirse como dicen), cambió su lenguaje (hasta aquí todas sus películas eran demasiado duras), cambió sus cartas y salió victorioso. Cierto que la historia no es nueva y me da tristeza que Dev Patel, aún siendo el protagonista, no haya despegado como pasó con Freida Pinto. Pero eso se lo puedo perdonar. Por cierto, creo que su Óscar se lo tiene bien merecido debido a la falta de competencia (Frost/Nixon y Benjamin Button fueron buenas, Milk fue regular y The Reader no la he visto).

    ¿La película ganadora del Óscar más sobrevalorada de la historia? En serio. ¿Y Qué Verde era mi Valle? ¿y El Apartamento? ¿y Rocky? ¿y Gente Ordinaria? ¿y la Señorita Daisy? ¿y Danza con Lobos? ¿y Titanic? ¿y Shakespeare Apasionado? ¿y Belleza Americana? ¿y Gladiador? ¿y Crash? ¿y Hurt Locker? ¿y El Discurso del Rey?

    -127 Horas (5/5): ¿Sobrevalorada? Sí. ¿Ridícula por hacer una biopic de un tipo cualquiera que más allá de la experiencia que tuvo no ha hecho nada más para justificar su biografía en Wikipedia? Sí. Y aún así es de sus mejores. Boyle combina bien sus lenguajes suave y dulce (sus 2 millonarios) y fuerte y crudo (los drogadictos y los zombies) y nos proyecta los pensamientos y sentimientos de Aron Ralston, que además es el mejor papel de James Franco. La banda sonora es genial y los visuales son espectaculares. Aún cuando a veces se puede poner repetitiva tiene una razón: esto no fue ficticio, sí pasó. Cuando haces una biopic tienes que seguir al pie de la letra lo ocurrido y no cambiar detalles de gran importancia, y además si al tipo del que haces la película le gustó (si es que todavía sigue vivo), y en este caso fue así, es una muy importante opinión para los demás (de lo contrario ahí tienes a Patch Adams). Finalmente, de todas las películas de sobrevivir y de no rendirse jamás que he visto, ésta ha sido la mejor.

    -Trance: Otra de sentimientos encontrados. El lenguaje fuerte ya no tiene tanta potencia (culpa de John Hodge), la historia tiene suficientes giros como para competir con los de Wild Things (o sea muchos, culpa de John Hodge y de Boyle) y Rosario Dawson está nefasta (copy-paste de los anteriores). Pero la banda sonora está genial y James McAvoy y Vincent Cassel logran sobresalir muchísimo. Tendré que volverla a ver para aclarar dudas y darle una calificación definitiva pero por el momento le doy 3/5.

    Suponiendo que a Shallow Grave le dé un 4 (si alguien sabe dónde conseguirla avísenme), el total es 3.9, poniéndolo como un buen director.

    Ahora, si me disculpan, me voy a dar un baño con agua fría…

    Responder
    • A ver mi estimado médico, respire profundo y cuente hasta 10.
      A diferencia de los trolls mi estimado, con ud se puede debatir amplia y gratamente, pues nunca caemos en ofensas burdas que no tienen nada que ver con el análisis cinematográfico e incluso con el gusto del cinefilo

      Leyendo su artículo XD, me parece que no estamos tan en desacuerdo mas que al final donde usted considera las obras mas comerciales de Boyle cmo obras maestras incluso pr encima de sus primeros ejercicios. Me parece que debo estar en total contra, pero es lo bonito de platicar con alguien como usted. Mire…. creo que a pesar de la clara referencia a Kubrick y Burges, Boyle con Shallow y Trainspottingm incluso con 28 days later y Millions logró un estilo fuera del estatus y parametros de Hollywood; como se lo dije yo respeto mucho esa visión y el britanico es uno de mis directores favoritos pre Slumdog ¿Pero que hace a esta el blanco de mis angustias? Esa misma perdida de identidad que vimos ya con The Beach, la pelicula ganadora del Oscar (Ok, quiza exagere en decir “la mas sobrevalorada” pero si es de las mas sobrevaloradas) es una plataforma de una esplendida edición, soundtrack, fotografía y ambientación, pero queda corta en todos los demas rubros, en otras palabras, la tecnica le gana al arte y Boyle cae derecho al modus operandi de Hollywood construyendo una cinta con la guia de “como ganar sobrevaloradamente el Oscar” escrita por James Cameron, Robert Zemeckis, Kevin Costner entre muchos otros. En verdad no me parece comparable Slumdog con esas joyas del principio de su carrera, notelo en el mismo lenguaje cinematografico, en su corte de escena, en su fotografia , en sus cuadros hiperrealistas, en su trasfondo y transformacion de una sociedad que se nos dio a conocer como algo totalmente distinto a lo que percibiamos, pero bueno, en gusto se rompen generos

      En cuanto a 127 Hours, en verdad estimado, este pudo haber sido un documental de Bio Channel, pero Boyle lo embelleció con música, flashbacks y una edición por demás redundante que hace a una remisa simple caer al publico en una escena groseramente morbida haciendo de esta la ventaja de un film que pudo haber sido de 30 minutos a lo mucho

      En cuanto a Trance volvemos a estar de acuerdo

      Ahora a bañarse con agua fria XD. Para conseguir Shallow Grave, lo puede hacer en cualquier videoclub de esos clandestinos, aún esta disponible en muchos lugares

      Saludos y gracias por su siempre disfrutable y atinado analisis y comentario

      Responder
  • Completamente de acuerdo Fett, yo creo que nuestra ira (plenamente justificada) es que habiamos encontrado en Boyle un director que no se arrodillaba, que no seguia los parametros hollywoodenses para contar historias y como ud lo dice un grandisimo ejecutor de imagenes junto con musica (trainspotting: suena Lou Reed en una de las mejores secuencias de cine que he visto, asi como en shallow grave: la espectacular bso y el final con Andy Williams)

    Por otro lado se me hacen muy parecidas para cada genero exterminio y sunshine, me refiero a que empiezan con una premisa excelente y decaen a partir de los 3/4 de la pelicula, cuando no justifica el guion muchas cosas que uno ve y en cada revision se pone peor, saliendo mejor librada exterminio.

    En cuanto a slumdog y 127 hours son una payasada pro-premios ridiculos (oscar), preguntas tan estupidas en slumdog que lo mejor que hubiese pasado para la historia es que el protagonista contestara mal y terminar con nuestro sufrimiento para 127 hours me quedo con cualquier programa de discovery channel tienen una mejor propuesta que esta ridiculez.

    Comparo a Boyle con Tarantino en la medida que sus 2 primeras peliculas son absolutamente ingeniosas y nunca han podido llegar a sacar una nueva pelicula de esa magnitud. Teniendo mas altibajos Boyle, esperemos que algun dia recuerden que fueron contestatarios.

    Responder
    • ¡Hasta que doy una con usted estimao! Ya hacia tiempo XD
      Totalmente de acuerdo con su atinado complemento en cuanto a los dos productos pro premios de los que menciona

      Esa capacidad audio – visual definitivamente ensalza la labor de Boyle que ironicamente, tambien fue uno de ls factores que lo hundió en su reciente etapa

      Gracias por el comentario! Saludos!

      Responder
  • bien mi amigo no me canso de reir por la forma tan absurda de responder mi comentario (Si no vas a aguantar diferentes percepciones para que publicas). lo cierto es que gracias a dios si he visto las peliculas de boyle, y lo considero un maestro que se ha sabido manejar entre aspectos diversos de la cinematografia, defiendo Slumdog millionaire debido a que sus comentarios acerca de las peliculas restantes me parecen acertados y logicos ( salvo por un 40 % de su grafica con el 60% restante estamos por buen criterio). si bien es cierto, lo dijee.-ha tenido sus caidas- (¿que director no?), pero no me parece razon suficiente para enmadrarse con obras que merecen su respeto, el hecho de que a usted no le haya gustado la pelicula slumdog no le da derecho a desprestigiar una obra de alta calidad como la nombrada antes. caemos en una critica encasillada, personal, parcializada y muy mal argumentada de su parte, (debe admitirlo). ahora el hecho de haberlo llamado prostituta es debido a que usted utiliza mucho esa palabra (mire que leo su pagina y me parece estupenda), y la discordancia de sus palabras hacia algunas obras en comparacion con otras hacen pensar que usted a veces se parcializa con algunos directores ( lo cual no es justo viniendo de una pagina de cine tan concurrida), asi que se aplica el dicho; con la misma vara que mides seras medido y para mi usted es eso a veces (una prostituta mal argumentada).
    por ultimo me entristecio su respuesta de lamer bolas (esperaba algo mas profesional), a eso solo puedo decir que el ladron juzga por su condicion lo que quiere decir que bastantes que debio lamer usted para hacer ese comentario.
    espero con ansias que evalue su temperamento y sepa responder con objetividad, ya que su pagina es entretenida y en muchas ocaciones acertada, solo tiene en mi un lector mas que quizo mostrar su punto de vista para la autoevaluacion de los implicados, en este caso.

    Responder
    • Me da gusto mi estimado que sea un asiduo lector. Espero que siga en Cinescopia y como usted mismo lo dice, no se fanatice si a usted le parece slumdog la joya resplandeciente de la filmografía Boyle (Aunque estamos en desacuerdo en algunas por lo leido). Si es un asiduo lector y la pagina le parece buena, me sorprende entonces su respuesta.

      Veo que se ofendió también por el lame bolas, mi disculpa, pero segun usted la vara debe ser la misma. En ningun momento este post pretendió ofender a nadie (Si asi lo hubiera sido creame que soy el primero en aceptar ofensas sin replicas como lo he hecho en muchos post que si ofendo), pero bueno, si es su comentario el 60% es para ofender y no para argumentar sobre “la obra fílmica”, entonces creo que la respuesta ofensiva no estuvo tan mal después de todo

      Espero que siga leyendo a esta su prostituta preferida XD pero admitamoslo mi estimado, la época revolucionaria de Boyle es todo lo contrario a su producto Slumdog, el cual dista de ese talento para rendirse ante la guia Hollywood y excelentes elementos técnicos que el británico siempre tendrá bajo la manga para engañar a uno que otro incauto

      Le mando un muy cordial saludo y en verdad espero que este pequeño y burdo debate con olor a trifulca no lo aleje de una de sus paginas preferidas

      Responder
  • No se preocupe amigo habria que ser el triple de terco para no degustarse leyendo una de las mejores paginas de cine… discordancias siempre existen ( somos diferentes no???.) saludos y siga asi,,, que paginas de cine hispanas buenas como estas hay pocas….

    Responder
    • Hasta nos sonroja con su comentario mi estimado. Se saca algo bueno de este debate-trifulca y es que compartimos el gusto a pesar de nuestras discordancias.
      Le mando un cordial saludo y esperemos contar mas con su participación. Siga en Cinescopia!

      Responder
  • Any

    recommendations?
    Hi there! Do you know

    if they make any plugins to help with Search Engine

    Optimization? I’m trying to get my blog to rank for some targeted

    keywords but I’m not seeing very good success

    Responder
  • Que pagina de cuarta, pero bueh, que se puede esperar de un “critico” que sabe menos de cine que mi hermana, jajaja!

    Responder
  • íjole muchos comentarios que me encantaría leer… mi opinión personal ya la tiene el Fett, Danny Boyle es un grande con o sin Hollywood, con o sin Ewan, a pesar de Leonardo y de Cameron Diaz, sale extra bien librado de las circunstancias, finalmente para mi todas (salvo sunshine) son películas que disfruto ver una y otra vez, sunshine confiezo que no la he podido ver porque me aburre al minuto 2… pero de ahí en más la crítica me viene valiendo, no soy troll, simplemente disfruto cada detalle de lo que proyecta, y el secreto está en identificarte con alguna situación o personaje de manera pintoresca por muy cruda que parezca… gracias Señor Fett por este artículo que no sabía que existía y que a mi manera de ver es usted muy objetivo pero de pronto muy duro con sus críticas, de igual manera es un placer leerle y tenga por seguro que soy su fan número uno… de todo cinescopia 🙂

    Responder
    • Muchas gracias mi estimada Marisol, siempre grato hablar y debatir de cine con usted. Boyle es un grande venido a la baja estamos de acuerdo, pero ahi quedara su filmografia pre gringa que sera recordada por siempre
      Jajaja muchas gracias por de fan numero 1 ya sabe que se aprecia mucho. Saludos

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*