Dark Crimes: Crónica de un Jim Carrey deprimido

Enterarse de esta película y observar su primer trailer te incita a querer saber más. Ver a Jim Carrey alejado de su zona de confort fue algo que me llenó de curiosidad, pues descubrirlo en un thriller es algo fuera de lo común cuando se está acostumbrado a verlo solo como un actor cómico (salvo contadas excepciones). Cuán grande fue mi sorpresa al ver la nula promoción de esta película y un estreno en cines que básicamente pasó desapercibido, tal vez auspiciada por calificaciones pésimas dentro del círculo de críticas en la web. Así que mi próxima y definitiva misión sería descubrir si Dark Crimes era tan mala como lo auguraban y por qué.

Adaptada como Crímenes Oscuros para Latinoamérica, la historia gira en torno a Jack Tadek, un detective que intenta resolver el asesinato de un hombre de negocios cuya muerte coincide con el descrito en la reciente novela publicada por Krystov Kozlov. Tadek intentará demostrar la culpabilidad del escritor mientras nuevas pistas se unen a la investigación que cada vez se vuelve más turbia.

Basada en un artículo del periodista del New Yorker, David Grann, True Crime: A Postmodern Murder Mystery, el filme es una producción polaca dirigida por Alexandros Avranas que incluso tiene fecha de estreno oficial en octubre de 2016; además de ser clasificada como C por su alto contenido violento y sexual.

La película se puede sentir desastrosa desde los primeros minutos. El falso acento de Carrey es solo el inicio de una serie de características de personajes planos que jamás terminan de encajar. En lo personal, el antagonista fue lo que me resultó menos atractivo, mostrándonos a alguien que de manera forzada nos inculcan como “el malo” y el cual parece un chiste poco creíble entre tanta oscuridad en el ambiente que pretende mostrarnos la trama.

El ritmo tan lento de la historia, lejos de ser solo parte de una llamada “cinta de arte”, vuelve aburrido todo el desarrollo que evidentemente guía hacia un plot twist que lejos de sorprender solo hace desear que ya acabe la película. Nada intriga, nada incita a querer saber más de un relato que no parece tener nada interesante qué contar.

Desapercibido, es el adjetivo perfecto para describir tanto a Jim Carrey como a la cinta. Una historia para ver y olvidar, sin nada qué aportar dentro del vasto mundo del séptimo arte, demostrando que no por nada la exhibición de este filme resultó casi nula. La audiencia no quiere ver a Carrey oscuro y deprimido.

 

En México, Dark Crimes es exhibida desde el 2 de agosto solamente en Cinemex.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


1 comentario

  • Hola!!!! no puedo estar más de acuerdo contigo. Me tragué la película entera sólo con la esperanza de que, en algún momento, se volviera interesante. Para colmo, no entendí el final. Que la asesina era ella sí, pero ese Jim Carrey tirado en el sofá…..es que estaba muerto? Busco la explicación en Internet pero no encuentro nada.¿Me iluminarías?
    Por cierto, también nací en la época equivocada…..Me chifla una buena película de cine clásico, un buen blanco y negro sin efectos especiales donde la trama y la actuación se muestran desnudas. Nada como un chute de Bette Davis para ocupar dos horas y alimentar el alma. Gracias!!!!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*