Dark Phoenix: Un despido injusto para los mutantes

Después de ver el final de X2: X-Men United (Bryan Singer, 2003) esperábamos ver en la tercera entrega de aquella primera trilogía a la Dra. Jean Grey en su versión como Dark Phoenix en todo su esplendor. Sin embargo no fue así, y la recepción de The Last Stand (Brett Ratner, 2006) no fue la esperada, en especial por parte de la crítica, dejando incluso en riesgo a la franquicia hasta que llegó Bryan Singer (de nuevo) y salvó todo, al menos por un tiempo. Años después ya existiendo una nueva trilogía, se anunciaba una nueva entrega de los mutantes con Jean Gray como su protagonista, de hecho llevaría por título Dark Phoenix. Esta noticia se dio a conocer en 2017, aún cuando su antecesora X-Men Apocalypse (Bryan Singer, 2016) no había sido del todo bien recibida; pero se manejó como la última película sobre los mutantes a cargo de FOX, antes de la llegada de estos personajes a Marvel Studios. Así, por todo esto quizá,  las expectativas de Dark Phoenix son (eran) demasiado altas, notándose cierta incertidumbre cuando se anunciaban retrasos en la fecha de estreno, y que se volverían a grabar algunas escenas cuando se suponía que ya estaba concluida la etapa de grabaciones. Sinceramente pudieron ahorrársela, nadie la extrañará y mejor le hubieran dado un respiro a la franquicia antes de que Marvel continuara con ellos. Y es que en la película en su debut como director del también guionista y productor Simon Kinberg (Mr. & Mrs. Smith, 2005) quien había participado en entregas anteriores como guionista (en ésta también escribe), nada parece tener sentido.

Como mencionábamos, la cinta se centra en el personaje de la Dra Grey y en su conflictuada mente. Vemos como de niña un trágico evento la lleva a conocer a Charles Xavier quien se encargará de educarla y protegerla, aunque parecería que lo que hace es más bien aprovecharse de sus poderes aunque lo trate siempre de encubrir como cariño. Al menos así lo plantean aquí, lo cual también se aprovecha para estar al día en cuanto al discurso feminista se refiere, es la mutante (mujer) usada y sometida por los hombres, después se sabe poderosa y quiere vengarse de todos. Incluso Raven hace la “sugerencia” a Charles de cambiar el nombre a X-Women, un comentario por demás sobrado, pero bueno, es lo que dictan estos tiempos. Decía que se sabe poderosa, más no sabe como controlar ese increíble poder del que ahora es dueña, y va en búsqueda de respuestas, aunque esa búsqueda no llega a nada. Y es que fuera de close ups a su rostro (y a su increíble y recargado maquillaje), y pedir a gritos que se callen todos, no aporta mucho más. Me parece, y así lo veía desde Apocalypse que le queda un poco grande el personaje a Sophie Turner (Game of Thrones, 2011-2019), aunque la culpa no es totalmente de ella, es evidente porque es sobre quien recae la historia, pero con un guion notoriamente manipulado y una pésima edición, tampoco había mucho que hacer.

No hay un buen seguimiento con respecto a Apocalypse, no explican cómo llega cada uno de los personajes a donde están, los mutantes de repente son estrellas adoradas por las masas y amigos del Presidente de los Estados Unidos (???), falta de continuidad ya no digamos en la película, sino en las mismas escenas. Pero creo que lo más criticable de la película es que los personajes se perciben enfadados. Por una parte se encuentran los mentores a quienes vemos desde First Class (Matthew Vaughn, 2011) haciendo los mismos ademanes de siempre. McAvoy se ve harto, está ahí por cumplir y el gesto de la mano en la sien se nota que ya ni él se lo cree. Fassbender, por otra parte a pesar de que se ve también un tanto desgastado como Magneto, lo hace bien, y creo que sigue siendo el mejor personaje de toda esta segunda etapa, supo entender muy bien a Eric Lehnsherr desde el principio y cumple perfectamente cerrando aquí su ciclo. Lawrence y Hoult como segundos al mando no lo hacen mal, pero es lo mismo que con los primeros, se nota el desgaste de sus personajes hasta en ellos mismos. Y están también los mutantes más jóvenes que vimos en Apocalypse, la misma Turner, y el resto de sus compañeros que siguen pareciendo adolescentes temerosos a pesar de estar conscientes de sus poderes.

El discurso clave de estos personajes de Marvel Comics de tolerancia e inclusión está completamente ausente, se enfocan en el conflicto interno con uno de los suyos, formándose 2 (3?) bandos que luchan entre ellos, para al final siempre si unirse en la misma batalla contra unos aliens que pretenden usar a Jean Grey a su favor para apoderarse de la Tierra (con una Jessica Chastain demasiado desperdiciada). Dicha batalla tiene lugar en un tren, en una ruta  que no sabemos de dónde partió ni a dónde va, pero por algo están todos ahí. Lo dicho, nada tiene sentido y sin embargo, el final es muy predecible.

Es triste al final pensar que esta sea la cinta de despedida de este equipo de mutantes. Sobre todo sabiendo que es una película de superhéroes y es muy aburrida, en la cual participan actores talentosos y con potencial pero completamente desperdiciados, que cuenta con una trama completamente plana con una o dos escenas de acción que salvan un poco la película aunque de cualquier manera será completamente olvidada. En fin, mejor esperemos a ver en algunos años que nos preparan Disney y Marvel con estos personajes que aún pueden ofrecer mucho; pero por su bien, por ahora déjenlos descansar.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Clementine   @@lupistruphis  

Escéptica ante todo, pero con una gran curiosidad. Amante del café y del aroma a libros viejos. Nostálgica e idealista sin remedio. Alguna vez de niña me llevaron al cine, y siempre vuelvo a él porque siempre me salva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*