David Fincher ¿Cineasta clave para el cine moderno o videoclipero con suerte?

Miembro de la realeza cinematográfica, podríamos decir que David Andrew Leo Fincher fue moldeado en cuna de oro y provisto desde su nacimiento de un status que lo llevaría consecuente y rápidamente a ocupar un lugar como uno de los directores más influyentes, frescos y sobresalientes de la época contemporánea del séptimo arte. Nacido en Denver en 1962, su padre fue un afamado reportero y jefe editor de Life, pero igual o quizá más importante que eso para su carrera, su vecino desde muy temprana edad fue el jefe de ILM, George Lucas, al cual le trabajó durante la década de los 80’s no sin antes ya contar con una presumible experiencia como animador, asistente de producción y supervisor de efectos especiales en Korty Films, esto apenas a la edad de 20 años.

tumblr_mtupwepURG1rovfcgo1_500

En sus primeros trabajos bajo las órdenes de Lucas, Fincher participó como asistente de fotografía para Return of the Jedi y The Temple of Doom, sin embargo su lealtad hacia la empresa de la luz y la magia sería escasa, pues algunos verían en el chamaco de 24 años un potencial superlativo en el manejo de la imagen y rápidamente lo exportarían a Los Angeles para convertirse en uno de los directores de spots televisivos más importantes dentro de la industria, dirigiendo campañas a prestigiosas marcas tales como Nike, Converse, Coca-Cola, Pepsi, Chanel y Sony entre otras . Este acervo técnico y de lenguaje publicitario sería clave años más tarde para forjar un tono y estilo brillante en el apartado estético, pero sobre todo ágil en su ritmo y narrativa, complementando su trabajo justo antes de ingresar a las filas del séptimo arte (E intercalándolo en sus primeros años) con la dirección de videoclips a importantes figuras dela música como George Michael, Madonna, Michael Jackson, Sting, Aerosmith y The Rolling Stones.

David-Fincher-Social-Network_0

Captador de la atención, Fincher parece basar toda la construcción de su film en un mismo “concepto rector”, término meramente publicitario que se convierte en el elemento imprescindible de dicho apartado, siendo este el corazón creativo, el arte conceptual, el objetivo de la estrategia comunicativa que da coherencia a toda una campaña. Resulta obvio entonces que este ente publicitario superdotado haya aplicado sus conocimientos y sus más fieles ideologías propagandísticas al lenguaje cinematográfico, siendo esto tal vez la principal razón por la que se ha ganado muchos seguidores, pero también demasiados detractores, de entre los que destaca la misma industria estadounidense que lo ha cepillado de varias premiaciones e incluso llegar a humillarlo frente a producciones burdas y de emotividad televisiva ¿Irónico? Para la audiencia quizá, pero para Fincher esto se ha convertido a través de los años en una razón de conflicto público al constantemente atacar con declaratorias poco afortunadas a Hollywood refiriéndolo como no más que un titiritero (¿Tiene algo de razón?).

ttfincher

Pero para comprender la obra de Fincher habría que analizar más allá de esta comunión de lenguajes en su innegablemente fantástica parte visual, pues escudriñando en su contexto Fincher podría sentirse orgulloso que como un Kubrick, un Buñuel, un Scorsese, un Tarantino, un Eastwood, un Kazan (Guardando el respeto y la distancia adecuada entre estas leyendas), el cineasta de Colorado ha logrado infligir una huella única en el séptimo arte denotando a sus cintas como “Un Fincher”, piezas únicas de autor que se distinguen por su gran técnica estética, excelente variedad y manejo de planos y una tarea de post producción que hace lucir un ritmo narrativo fastuoso. Las obras de Fincher, como buenas piezas publicitarias, se distinguen dentro de un entorno atestado de medios.

Artífice de su narración pero nunca escritor de sus historias, Fincher ha preferido en 22 años de carrera y 10 largometrajes adherirse a un tipo de historias con un factor común muy obvio y que permite siempre cierto grado de libertad creativa cuando se refiere a adaptaciones, y es la lucha de su héroe ante una amenaza mayor que parece impenetrable e infinitamente superior, esto en forma de impedimentos físicos o mentales, criaturas ficticias, villanos que se someten a un estereotipo de maldad pura o bien situaciones que parecen rebasar las capacidades del mismo. Por eso mismo no es raro que 7 de sus 10 obras puedan ser catalogadas thrillers, mientras las otras de buena o mala manera son piezas únicas que se asientan en la fórmula de mismo género pero que engendran resultados muy distintos.

film-title-seven

¿Infravalorado? ¿Incomprendido? ¿Un mero truco publicitario? ¿Precursor ahora junto con nombres como Abrams y Nolan en dotar al lenguaje cinematográfico de una vitalidad publicitaria pre y post productiva? No hay duda de que Fincher es una piedra de la contemporaneidad del cine, pero ¿A qué grado? Solo lo podremos descubrir bajo el regreso de la única y efectiva Regla del Cazarrecompensas ¿Será que ese talón de Aquiles en no saber cuándo concluir sus actos afecte sustancialmente a su obra? ¿O estaremos ante un director odiado sin causa por ser fuente de rebeldía cinematográfica y publicitaria?

regla fincher

  •  5 – Excelsa
  • 4 – Buena
  • 3 – Mediocre
  • 2 – Absurda
  • 1 – Cochinada
  • 0 – Sin comentarios

 

La fractura con Hollywood y la cachetada con 7 guantes blancos

Aún no había estrenado y Fincher ya sabía el desenlace de su primera experiencia en Hollywood con la tercera parte de la saga Alien (Años después declararía que la película que más odia de la historia es la que él dirigió primero): un abominable, repetitivo y plano bodrio, que se aprovecharía del primer argumento de Ridley Scott para llevar a cabo una copia sin ninguna pizca de innovación o sapiencia narrativa y/o técnica, ni en como representar a la criatura, ni en un esbozo emotivo o tétrico que se pretendía con la muerte de u heroína ¡Vamos! Ni siquiera un contexto agradable o el timing adecuado que permitiera al espectador asustarse con la aparición del legendario monstruo o emocionarse con el clímax y punto final de la saga ¡Vergonzoso!

La pifia que destruiría la franquicia serviría de punto de explosión a un cineasta poco tolerante hacia con la industria argumentando que lo ataron de manos y reprodujeron un libreto alterno en el que Fincher no estuvo de acuerdo y en donde su injerencia sería nula.

BTSalien3fincherbig

La duda se sembraría ¿Sobreviviría este videoclipero otra ronda más en Hollywood? ¿Su ego de querer entrometerse en cada paso de su producción incluso al no ser vinculado en ningún crédito con el guion sería justificable? Apenas dos años después Fincher haría mancuerna con el actor de moda Brad Pitt y las ya leyendas Morgan Freeman y Kevin Spacey, un trio histriónico que asustaría a cualquiera, pero que bajo el mando de Fincher y una libertad creativa añorada dadas las pocas credenciales de un novato guionista, resultaría en una épico thriller que guarda la peculiaridad de detonar tantas perturbaciones que el espectador se ve orillado a guardarlo en su memoria por siempre.

 tumblr_inline_n2r4uwygOl1qafciz

Se7en (Uno de los mejores thrillers de la historia) cuenta con un desarrollo majestuoso, desde la estructura de sus 3 ejes protagónicos hasta el ritmo trepidante (Pero a la vez minucioso en el despliegue de una gama de elementos necesarios para la lógica de su argumento) , pareciera que el mismo Fincher creó un equilibrio ente el ente publicitario, el musical y cinematográfico, entregando una oda violenta y sombría estética y contextualmente poderosa que, a pesar de seguir el cliché de la pareja de detectives dispares en la búsqueda por un asesino con un motif espiritual, las variables y las situaciones seleccionadas tanto por el guion como la dirección la convierten en una magnífica excepción a la regla gracias a la compenetración histriónica,  una fotografía sublime y sin duda uno de los más espeluznantes y originales giros de tuerca que el cine recuerde.

Las cartas estaban sobre la mesa ¿Qué le depararía el futuro al joven videoclipero?

 

Un juego de altibajos

Si bien hacia los medios Fincher ya había denotado una notoria presunción, dicha fragilidad no estaría absenta de su filmografía en menor o en mayor medida (Mucho depende de su etapa como cineasta), sin embargo fue en su siguiente y tercer film de 1997: The Game, donde el director vertió casi en su totalidad toda su pretensión posible en lo que significaría el relato más absurdo a pesar de justificarse en un excelente plano visual y tal vez la perfección simétrica más obsesiva de toda su obra. The Game serviría para mostrar las cualidades de un cineasta in crescendo en su acervo técnico, pero no fue suficiente para justificar una trama que se cae a pedazos tras varios huecos en su guion, tangentes ridículas y personajes fugaces, todo esto sin contar uno de esos giros que más que sorprender encabrona al espectador ¿El veredicto? Una cinta que vio su proyección más como relleno televisivo y la primera vez en donde el mayor enemigo de Fincher sale a la luz: el forzamiento al tratamiento final de su film, el cual aquí luce sintético y ajeno a la cierta tensión y misterio logrado en todo el desarrollo.

descarga

El apodado Finch dejaría pasar un par de años más para sacar a  la luz la que sin dudarlo es la cinta más sobrevalorada de su carrera, la cual es genial por cierto (Y su primera dirección de un guion adaptado), pero foco de atención de una generación y ciertos grupos de referencias juveniles rebeldes y/o “anárquicos” que la tomarían como su estandarte y la llevarían al culto inmediato. Fight Club, un relato sobre demencia que se toma la libertad e establecer elementos macguffin (distractores que no tienen injerencia en el contexto final del film) hacia con la anarquía frente a un sistema social – político, es la cinta más divertida de su obra, que no prescinde de esa cualidad visual y del ya aclarado ágil ritmo, pero que lamentablemente también la convierten en una especie de videoclip de 2 horas donde el director parece engolosinarse con su así mismo rebelde planteamiento.

tumblr_inline_n3dln5Cdz21qafciz

Segunda película donde echa mano de su primer fetiche Brad Pitt, el histrión entrega un papel memorable que enseguida formó parte de la floreciente juventud de la generación Y. Quizá propositivo, tal vez accidental, Fincher centra todo su metraje en la mágica química entre Pitt y Edward Norton para que el film no recaiga en un mero experimento, conservando la suficiente parte cinematográfica – narrativa para mantenerse en esa delgada línea entre ser una cinta genial “muy cool” y un fastidio – truco muy absorbente en su parte visual ¡Por poquito!

Pero después de 2 strikes, un hit y un home run, Finch saldría ponchado en la que podríamos enmarcar como su primer etapa, y es que asociarse con guionistas idiotas no deja nada bueno, no solo denotando una historia por demás ridícula y con variados pasajes inútiles, sino también haciendo relucir todas tus debilidades fílmicas en donde esta vez no habría xenomorfos para justificarse o un ritmo narrativo que lo salvara. Panic Room, escrita con las patas por el inservible David Koepp, es a lo que llamamos el típico caso de un relato de 113 minutos que se pudo haber introducido, desarrollado y concluido en 15.

2002-Panic-Room-Behind-the-Scenes-kristen-stewart-10321391-2560-1667

Si bien es cierto que la habilidad técnica de Fincher rescata algunos escasos pasajes (Sobre todo hacia el final del film), ni todo su poderío publicitario, ni todo lo aprendido de dirigir tanto a Madonna lo dejan eximido del ser revelado como un cineasta que no se siente en forma en espacios o sets cerrados ¿Qué clase de brujería es esta? Dos claros ambientes claustrofóbicos en donde el director no puede conectar ni visual ni narrativamente con sus libretos o actores: una Jodie Foster que luce infame y quizá a los 3 ladrones de casas más estúpidos, incoherentes y retrasados de la historia (Que por cierto, tres cuartas partes de ellos son pura y casta bondad). Ligeramente mejor que Ali3n gracias a la experiencia adquirida, Fincher debería odiarse así mismo por haber aceptado un libreto de Koepp y alejarse de los espacios cerrados que le hacen mal

 

La tan adorada joya y la tan buscada mediocridad académica

La destrucción crítica de Panic Room llevaría a Fincher a alejarse 5 años de la industria ¿Depresión post bodrio? Eso creíamos, pero en 2007 aparecería su más exquisita e infravalorada joya, una cinta única y uno de los cimientos de la ya mencionada contemporaneidad del séptimo arte.

Con base en el maravilloso guion provisto por el novato James VanderbiltFincher desmenuza cada elemento de este relato de crimen para otorgar un film sencillamente genial y lleno de estímulos tanto auditivos como visuales que llevan al espectador a intimar de forma soberbia con los personajes en su búsqueda por una verdad que se supone como revelada desde su comienzo, pero que a través del ritmo y de la agilidad narrativa de Fincher representa una experiencia sensorial al que irónicamente no se le podría catalogar como un thriller estrictamente (A pesar de basarse en las andanzas de uno de los más afamados asesinos de os Estados Unidos), sino más bien como la única cinta construida detalladamente en base a una investigación real, tan veraz y ágil que podría pasar por un documental, pero con los valores histriónicos y narrativos exactos que la terminan convirtiendo en una ficción de las más realistas del cine, adaptada de la fuente original escrita por Robert Graysmith.

still-of-anthony-edwards-and-david-fincher-in-zodiac-(2007)-large-picture 

Fincher alcanza con Zodiac clímax tan tétricos como cautivadores acordes a toda la progresión del caso y/o investigación, ofreciendo lo que en realidad es una pieza inclasificable, compleja, que ensancha al cinéfilo de tal manera que sus 157 minutos de metraje parecen instantáneos, dignos de discusión y claro, de ser considerada una obra maestra del séptimo arte donde el Fincher musical (Uno de los mejores soundtracks de la historia), el publicitario (la campaña del film estuvo a cargo del director) y el cinematográfico encontraron su nivel más óptimo y equilibrado.

¿Lo irónico? Que a pesar de competir por la Palma de Oro Zodiac sería ignorada por todo el star system de Hollywood ¡Inaudito! Y también culpables por lo que Fincher estaba a punto de hacer, pues como niño buscando el cariño de sus padres, el cineasta de Colorado caería en el estándar académico para buscar ser premiado por una cinta ajena a su tono y estilo, alejada del thriller y de todos los valores de suspenso y misterio a los que nos tenía acostumbrados. Fincher dirigiría una fábula adaptada del cuento corto de F. Scott Fitzgerald, The Curious Case of Benjamin Button, también tercera y última asociación con su fetiche Brad Pitt.

david-fincher-brad-pitt-benjamin-button

Y lo conseguiría, la fantasía del 2008 alcanzaría 13 nominaciones al Oscar incluyendo actor, guion, película y director en un año escaso de buenas propuestas y en donde Hollywood vería la perfecta situación para humillarlo por primera vez. The Curious Case es una película decente, agradable y de cierta forma emotiva y con cierta chispa romántica que la distinguiría gracias a su de por si bizarro pero fresco argumento, sin embargo, también seria adepta a comparaciones gracias a su serie infinita de clichés y una duración excesiva que basa mucho tiempo de su metraje en la sobreexposición alrededor de sus dos protagónicos en la cima de su carrera: Pitt y Blanchett. Fincher sabía que no era su mejor película, su estilo incluso se perdería y hasta la agilidad rítmica sería sacrificada por un bien comercial mayor, pero para ese año y esos estándares ¡Si era la mejor de esa desangelada competencia por el Oscar del 2008! ¿Pero qué paso? La Academia decidió abofetearlo entregando su galardón a la que quizá sea su película premiada más sobrevalorada y apestada de la historia: Slumdog Millionaire… de pena ajena sin lugar a dudas, este caso curioso solo se llevaría los premios de efectos visuales, maquillaje y diseño de arte

 

La madurez y el talón de Aquiles

Con el nuevo milenio llegaría la etapa de maduración, pero también ese factor que hasta la fecha no le dejará alcanzar la maestría de sus joyas de su primer (Se7en) y segunda etapa (Zodiac).

Para 2010 vendría una película objeto de varias discusiones; de un ritmo majestuoso plasmado en una historia que parece no tener las suficientes armas, elementos y/o el contexto necesarios para poder narrarse como un largometraje, The Social Network engloba un colectivo de virtuosos atributos en su lenguaje que simplemente se justifican así mismos dándole forma a lo plano.

fincher directing

Desentendida aún para muchos, innegablemente estamos ante uno de los guiones americanos más redondos de últimos 20 años y que por medio de un experto rítmico como lo es Fincher ve su genialidad traducirse en imágenes en base a un montaje, banda sonora, fotografía, arte y labor histriónica totalmente plausibles; tecnicidad, majestuosidad estética – auditiva y desempeño actoral necesarios para que un relato sobre la creación de una red social se transforme en un cuento de esencia competitiva, de soledad, de traición, con giros invisibles para el ente comercial, repito, dándole forma a lo plano. La Red Social no reinventa al cine y tampoco presume de ser una historia revolucionaria, siendo solamente limpia, unas cátedras de hacer cine sin mucho alarde.

Oscar no pudo esconder su fascinación, pero nuevamente aprovecharía para enterrar a uno sus mejores directores humillándolo frente a una ñoña y burda King’s Speech ¡Cosas de la vida!

4e931123ea580

Lo siguiente solo serviría como confirmación tanto de su genialidad como de su principal debilidad. Primeramente Fincher debe ser considerado como uno de los pocos cineastas en realizar un remake mejor que el film original, y en este caso no cualquiera, pues estamos hablando de la primera parte de la trilogía sueca Millenium a su vez están basados en las novelas best – sellers. Un thriller hecho a la medida de Fincher y en el cual el publicista nuevamente logra ese equilibrio entre sus tres facetas, incluso dejando en el colectivo memorial esta versión y no la también aceptable versión fuente. A pesar de esto hay que comenzar a notar que el cáncer de Fincher se expande, pues él  nunca saber dónde poner un punto final a sus tramas comienza a preocupar en esta fase, alargando y forzando sus conclusiones siempre con secuencias totalmente sobradas y que incluso conforme se acercan los créditos finales, van progresivamente disminuyendo en cualidades técnicas, valor narrativo y funcionalidad hacía con el contexto o el motivo de la trama. Desgraciadamente en The Girl with the Dragon Tatto se nota y mucho.

David-Fincher-Rosamund-Pike

Terminando con Gone Girl este año, Fincher podría colarse nuevamente en la ceremonia del Oscar dado que la tasa de producciones de calidad es demasiado escasa y este nuevo thriller cuenta con las competencias suficientes para luchar por algunos premios. Lamentablemente dista de ser su mejor a pesar de que durante ¾ partes de su metraje se vislumbra un director totalmente maduro, sabedor de sus cualidades y de cómo aprovecharlas, pero que nuevamente falla en la elección de una guionista – autora que a la par con su fragilidad convierten a su conclusión en algo más caótico que loable.  Les recomendamos la siguiente crítica donde podrán ver todo acerca de un film el cual es particularmente complicado de analizar dado su argumento y su misterioso desarrollo lleno de giros de tuerca bien logrados.

 

El Veredicto

Bajo la regla del cazarrecompensas David Fincher obtiene un 3.4/5 de calificación, colocándolo como un director por encima de la mediocridad y en la búsqueda de mantenerse con buenas producciones en pro de lo que sería su tercera joya, la cual ni por un segundo dudo que tarde o temprano llegará.

df_c

Sin embargo, hay que comprender la importancia de este director en la escena actual del cine, un ente competente en 3 ejes o lenguajes que construye ritmos narrativos tan complejos como disfrutables, sabio en el manejo de la cámara, compendio técnico y fotográfico, conocedor de la buena música y poseedor de ese toque publicitario que representan frescura y esa estética ya patentadas en sus films. Olvidando sus tropezones, debemos jactarnos que sus aciertos van más allá de las fragilidades sobrexpuestas de varios trasgresores que se niegan a aceptar un estilo único e irrepetible hasta la fecha. Rebelde con causa, todo lo que tengan en su contra puede ser contestado si se sientan a ver Zodiac ¡Punto final!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


13 comentarios

  • Zodiac es mi favorita de Fincher, aún recuerdo la primera vez que la vi, la pasaron por Isat cuando recién llegó a México el canal, y bien tarde como a las 12 o 1 y yo debía ir temprano a la escuela, pero me importó un carajo luego de los primeros 30 min ya no pensé en apagar la tele e irme a dormir, simplemente no pude levantarme del sillón. Y Gone Girl me gustó, aunque con tantos giros en la trama decayó un poco, aunque la actuación de Rossamund Pike está muy cool. Creo que de él sólo no he visto la de The Game y hasta el semestre pasado caí en cuenta que The Girl with the Dragoon Tatto era de él, ya que la pusieron en clase e igual me gustó mucho y en vista que Hollywood se come los mocos con las secuelas, tuve que aventarme la trilogía de Millenium igual por Isat. Para mí Fincher es garantía de que al ir al cine no se desperdiciará el dinero, no serán obras maestras sus películas, pero si te mantienen en tu asiento.
    Saludos estimado

    Responder
    • Si estimado, una pelicula que hipnotiza todos los sentidos y que te hace participe de su investigación, gloriosa en vdd, debe estar considerada entre las mejores de los ultimos 10 años. No se pierde de nada con The Game, si bien es cierto que podra notar los esbozos de su caracteristico tono visual, la trama tiene mas hoyos que giros y creame, con muchos mas que Gone Girl… algo muy pretencioso quedese con la buena imagen mejor jajaja.

      Saludos estimado y gracias por comentar!

      Responder
  • Si hay algo bien claro es que Fincher es un maestro de hacer thrillers y eso quedó demostrado en The Social Network, pues hizo de una historia sin ningún acervo artìstico ni sociocultiral (¿A quién le importa como se hhizo Facebook?) una película muy disfrutable de un ritmo prodigioso.

    Un detalle que me molesta en su filmografía es ell product placement, se pasa! Jajaja

    Y por último mencionar que Fincher sería el encargado de instaurar la sobria y magistral propuesta visual de la serie de Netflix House of Cards, con Kevin Spicey. Los primeros dos capítulos dirigidos por este señor asentarían el auro del relato, que por cierto, aunque se conserva, se nota la diferencia con otros directores que han dirigido la serie después de él.

    Responder
    • Por fin alguien de acuerdo conmigo etimado Peter, donde estaba en el show cuando me tuve que enfrentar a Cat y Bedub juntos diciendome que la red es aburrida y que no tiene ritmo y que sabe que, estos señores no entienden que gracias a Fincher una trama que no tenía nada se convirtió en un thriller muy peculiar y distinto

      Jajajaja si es cierto, pero de algo tiene que sacar fondos estimado, recuerde que Fincher no es adepto a las productoras
      UUUhhhhfijese que lo iba a mencionar pero meterme en esos dos capitulos de Huse of Cards eran otros 3 parrafos jajajaja ¡Majestuosos!

      Saludos estimado colega!

      Responder
  • Estaría bien que hiciera(n) un TOP (20) de thrillers

    Responder
  • Saludos estimado, pues a mi parecer es un buen director que a pesar de dirigir la terrible secuela de Alien y tambien Fight Club (no están buena como muchos me dijeron pero pues es opinión personal) es capaz de cosas maravillosas como Zodiac.

    Responder
    • Que milagrazo estimado! Ya lo extrañabamos por aca, no se pierda tanto

      Fijese que a mi no se me hace terrible pero como usted bien dice, muy sobrevalorada, creo que el culto de la generacion y la ha afectado pero en mi opinión sigue siendo buena

      Zodiac es hermosa sin lugar a dudas y Seven le esta pegando casi casi no cree?

      Saludos estimado! Gracias por comentar!

      Responder
  • Hola, Fett. De nuevo, hermano, la botaste con este ensayo fincheriano que nos regalas. Solo te tengo una objeción: ¿De verdad te parece superior la Millenium de Fincher a la original sueca? Digo, es verdad que la de Arden Oplev medio que palidece ante el genio de la puesta en escena y, sobre todo, los “verdes” de los que dispuso el Fincher para el acabado del “remake”. Pero,en mi humilde opinión, Rooney Mara no le hizo sombra a Noomi Rapace con todo y Fincher dirigiéndola. Abrazos.

    Responder
    • Mi estimado que bueno que le gusto la sección que regresará mensualmente (El proximo será Richard Linklater)
      Totalmente mi estimado, la sueca no cuenta con el ritmo que le imprimió Fincher, el protagónico de Craig así como los personajes secundarios toman mas relevancia y el elemento de suspenso se maximiza en pro del misterio y no de salidas narrativas en las que otro director pudo haber caído. Si lo apoyo, creo que Rapace es superior a Mara, pero esta última se defiende bastante bien no estimado?

      Saludos y gracias por comentar estimado!

      Responder
  • Pues debo ser la única persona a la que Alien 3 no le parece tan mala, y mas con el nuevo montaje que se realizo para la tetralogia.

    A mi me parece un cineasta un tanto frió, incluso en la de Benjamien Button creo que ese fue su mayor problema, sin embargo técnicamente creo que es un genio, visualmente es una garantía, ademas de que me parece un excelente director de actores, sus películas tienen una edición sublime y las bandas sonoras no fallan, no me parece de los grandes pero si de los mejores.

    Responder
    • el corte del director o de la producción en este caso si ayuda mi estimado, cierto que Fincher se deslindó totalmente del proyecto

      El mayor problema de Benjamin es que Fincher si se sale completamente de su estilo estimado, aunque lo hizo a los estandares de Oscar incluso llega a parecer otro director no cree?

      Totalmente de acuerdo con usted, tiene un tono y estilo muy único, pero aun le falta para ser grande, sin embargo si es un referente y uno de los mejores de la epoca

      Saludos y gracias por comentar estimado

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*