Evil Dead, 1981 Ya No Es Lo Que Era

 

Debo confesar que no soy buen público para las películas de terror y  comedias. Para estos géneros, como para el porno, es necesario que desde mi perspectiva tengan un “algo” que me retenga en la sala. La mayoría de las películas de terror actuales me dan risa, las comedias me dan sueño y el porno… asco. Tengo la capacidad, sin embargo, de reconocer cuando cualquiera de los tres géneros está bien hecho, porque una cosa es que no me guste o no disfrute una película y otra cosa muy distinta es reconocer el mérito de una producción.

Los primeros 40 minutos de esta versión de Evil Dead funciona como remedio contra el aburrimiento, clichés, una historia sin pies ni cabeza y mucha, mucha sangre. Desde luego el target de esta cinta es público adolescente que busca un pretexto para abrazarse y tirar romance a cada grito.

La película transcurre divagando entre un entretenido y repulsivo gore con una serie de personajes que luchan por construir  arquetipos medianamente logrados, la hermana con problemas de adicción, blanco de un espíritu que sólo d-os sabe porqué ronda un bosque en el que se encuentra la cabaña familiar. La novia del hermano galán que resulta ser una especie de Uma Thurman muy mal proporcionada, como de plastilina sin terminar de moldear, el nerd que “descubre” la manera de terminar con la posesión y para verse incluyente, una joven de raza negra que por alguna razón viste ropa de pordiosera, antes de empezar toda la acción sus suéteres ya están raídos y sus jeans mugrosos.

Después viene un período de 20 minutos en los que la película pareciera caer en una especie de limbo y el caos se apodera de la trama para dar paso a una serie de mutilaciones de muy mal gusto, exhibición de macho alfa con despliegue de testosterona vomitiva y homenaje a Linda Blair en Y Dónde Está el Exorcista. Sin embargo a la hora exacta de la película hay un giro, predecible pero interesante, y la historia se vuelve de verdad obscura, no es la inverosímil lluvia de sangre, no lo es tampoco la poco creíble actuación de los personajes principales, es algo que flota en el ambiente suficientemente  para volver la historia entretenida y un tanto vertiginosa.

Es durante la última media hora que viene una verdadera especie de terror que cumple con todas las reglas del género, otra vez macho alfa en papel héroe Almada, la joven y virginal sufrida heroína más a fuerza que de ganas, espíritu maligno con debilidades físicas humanas y actitud Samara (El Aro), viento y mucha, mucha agua, sangre y fuego tanto que literalmente la cinta empieza a sentirse (literalmente) pesada y desesperante. Punto para la cinta.

La película efectivamente cumple lo que promete, es aterradora ya sea desde un punto de vista sardónico, gore o hasta distractor (palomera o dominguera), efectiva para abrazar al objeto de nuestro afecto o ya de perdida a un@ vecin@ de no malos bigotes que por algún extraño motivo decida acompañarnos.

La mano de Reimi es evidente, la mezcla de sonido excepcional, las actuaciones medianamente buenas, la historia incomprensible, no pude entenderla en los 80 y no la entiendo ahora pero, ¿es mejor que la versión original? Absolutamente sí. Insisto, sobre todo la segunda mitad de la cinta que cae como balde de agua fría.

Al comprar mi boleto me sorprendí de que en ése multiplex de mi cadena favorita el boleto costara 39 pesos cuando generalmente cuesta más de 60. Al cuestionar al “boletero” sobre el motivo para ése precio amablemente respondió: “el precio varía dependiendo del área, en áreas con mayor poder adquisitivo el boleto cuesta más”. Lo cuál fue como una premonición, al salir del cine me sentí como si hubiese estado en un cine porno, salí con una sensación de satisfacción, arrepentimiento y vergüenza a la vez.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


5 comentarios

  • Desconfío muchísimo de este film; no obstante, voy a verla solamente por dos razones: primero por que el director es un vecino uruguayo y los uruguayos tienen mucho en común con nosotros, los argentinos. Segundo, por que vos te tomaste el trabajo de hacer un post al respeto y eso ya me da muchísimo gusto (pues sos uno de los que más disfruto leer en Cinescopía).

    Responder
    • Agradezco mucho tu comentario Alejandro, te recomiendo vayas a verla sin grandes expectativas y siempre dispuesto a aceptar los posibles excesos que ofrece este género, especialmente en esta época. De esa forma podrás disfrutarlo mejor, y si aguantas hasta la segunda mitad disfruta de los ambientes que logra crear el uruguayo Federico Álvarez, que son bastante aceptables. Un abrazo.

      Responder
  • Definitivo, esta es la señal que esperaba para ir a er esta película y causarme daño cerebral XD

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*