Django Unchained: ¡Vivan los negros!

Atención: Spoilers

Existe una especie de tendencia a catalogar el trabajo de un director, desde la época en que el que critica (que no es lo mismo que crítico) nace y vio una primer película de un director en cuestión. Esto pasa a la hora de cuestionar a Tarantino por no hacer el mismo cine, que lo hizo famoso en la massmedia y en la generación postinternet.

Quentin Tarantino es un genio del séptimo arte. Posiblemente el único director en la actualidad (junto con Paul Thomas Anderson) que posee un lenguaje propio a la hora de la narrativa y en la proyección visual que se desprende de su propio guion. Con Django Unchained (2012) Quentin se proyecta para ser uno de los pocos directores de Hollywood independientes, arriesgados, provocadores, libres y contestatarios de la última era.

Django y su crítica esplendida a la historia estadounidense

 

Desde el inicio uno sabe que está en una película de Tarantino. Los créditos y la excelente banda sonora nos introducen a un espagueti western moderno (homenaje, ignorantes; es un homenaje). El director nos presente a su personaje principal, Django (un Jamie Foxx esplendido) sabiendo que al filmmaker le gusta que sus estelares terminen en un final honroso y “feliz”, porque lo que siempre nos interesa en las películas de Quentin es el cómo y no el final. Junto a su nuevo actor fetiche Christoph Waltz, quien interpreta de manera maravillosa (y que se hará costumbre) al Dr. Schultz.

Y aquí empieza lo verdaderamente genial, porque sabemos que la mayor cualidad de Tarantino es su capacidad para dirigir a los actores y exigirles su máximo esfuerzo. La historia es simple, y directa, presentar una búsqueda clásica en el género western, junto con una crítica ardua y duramente merecida hacia la esclavitud que generó grandes ganancias al país que en la actualidad tiene un presidente afroamericano por conveniencia.

Precisamente lo anterior, es lo que destaca en la interpretación de Foxx, quien se compromete en el rango actoral y permite que el relato del “negro” emancipado se ajuste a la época y al sentido crítico que quiere ofrecer Taratino. De ahí que Will Smith no quisiera (o no pudiera) con el papel, por su posición esclavista y agachona hacia Hollywood para no perder su status y su poder en la meca del cine: hipócrita y conservadora. Un ejemplo de esto es la fabulosa escena de la supuesta emboscada de parte de un Ku Klux Klan en donde Tarantino ridiculiza a la secta haciéndolos ver como lo que son.

 

Lo importante de la película en términos políticos, es su posición no aleccionadora en pos de la violencia como subgénero para criticar y develar, en conjunto con las lecciones de cine que el director nos brinda a través de los momentos en donde se mezclan los géneros y subgéneros (comedia, acción, drama, western, etc.)

Del entendimiento de los géneros y la ignorancia

 

Los críticos de Tarantino (y uno que otro “crítico de cine”) aun no han entendido que clase de “genero” fílmico son las películas del director estadounidense. Los más perdidos creen que es un autor del cine de acción por presentar “violencia” en sus películas: sin palabras. Otros, también perdidos, creen que sus films se podrían incluir en el género del drama y que por ende, el humor negro y su sátira junto con la comedia ficcional y violenta, no puede entrar. De ahí que las personas no entendieran la maravillosa, satírica, lección de humor negro y homenaje al subgénero de los vicios humanos (Exploitation fiction) que es Death Proof (2007).

Tarantino es un representante de la comedia, la farsa y el absurdo, enraizados en varios subgéneros de los años 70s, quien no se ríe en los films de Quentin simplemente no entiende que está ocurriendo en pantalla; de ahí que sus grandes detractores no puedan ver en la violencia en el cine, la mayor expresión de entretenimiento del mundo.

En Django… el espectador se la pasa disfrutando de la hilaridad del guion y de la soberbia puesta en escena, en donde lo absurdo se entremezcla con balazos, muerte y demás acción trepidante. Esto sí es diversión y entretenimiento, y no Avengers (2012) y su Hulk rompe bolas.

Desde la fabulosa Inglourious basterds (2009) Tarantino nos ofrece un estilo pulcro, maduro y renovado; porque para los que nacieron después de Pulp Fiction (1994) este director renovó la forma de contar historias en el séptimo arte a mediados de los 90s. Y aquí es donde la película nos enseña cómo se puede seguir siendo original y respetando tu estilo sin venderte. Basta ver la escena en donde muere el Dr. Schultz, quien uno se emociona con el tiroteo mostrándonos que las secuencias de acción es algo en donde Tarantino se pinta solo (Nolan, ojala veas esta película).

Continuando con las virtudes del film, la fotografía es excelente al mismo tiempo que la elección de locaciones, quienes se funden con la maravillosa (como siempre) música que acompaña las conexiones del relato.

 

De lo menos memorable y sobre DiCaprio que aplaudimos porque descansara un rato de la actuación

Leonardo DiCaprio viene haciendo el mismo papel desde el The Aviator (2004) quien desentona con la amplitud del rango actoral de un Waltz o una facilidad y naturalidad de Foxx. Su papel precisamente coincide con una disminución de la narración esplendida de la cinta. Pareciera que Tarantino ofrece un relato aparte para el “lucimiento” del actor, sin buenos resultados. La cinta no vuelve a subir (y de qué manera) hasta que precisamente DiCaprio sale de la película. De ahí, que Leonardo no tenga la calidad histriónica en comparativa con un Brad Pitt.

Al mismo tiempo, el final puede ser una tanto tedioso, predecible y alargado. No había necesidad del periplo final de Django y su regreso para vengarse de nueva cuenta. A pesar de esto, el final conecta de manera lógica respetando el relato y el guion.

Sin duda Django… no ganara nada en los Oscar, debido a los temas políticamente incorrectos y esto más que desmerecer el trabajo de un director maduro, encumbre su carrera; ya que es uno de los pocos que no se han vendido al establishment gringo. Así que, para los que no han visto la película déjese de cursilerías, patrioterismo barato y vaya corriendo a ver Django… y espero que aprenda que la violencia en el cine es belleza narrativa.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


17 comentarios

  • Tarantino siempre se caracteriza ademas de lo aqui señalado en poner atencion en detalles. uno que para mi fue atinado y mi favorito fue la aparicion de Franco Nero, el Django original, que le pregunta el nombre y deletrear su nombre. para aquellos hipsters q no saben q este homenaje a la pelicula de Sergio Corbucci de 1966 del mismo nombre. El significado de esa escene radica en el final de la pelicula original donde Django es castigado cortandole las manos pot robar, el personaje de Franco Nero aparece con guantes una clara referencia a la peli original y aunq no lo dice se puede asumir q es Django usando un nombre italiano y por eso sabia q la D no se pronuncia. lo unico q no cuadra son las fechas Tarantino situa esta dos años antes de a guerra civil y Corbucci años despues. aun asi es una magnifica referencia que pocos entendieron y q ni sabian quien era el italiano

    Responder
    • Sr. Master Jedi:
      Toda la razón… otra escena maravillosa pero sin importancia es en donde Foxx y Waltz llegan al bar y este ultimo le sirve la cerveza a su compañero. La edición y la fotografía son sorprendentes, aun cuando solamente están sirviendo una maldita cerveza. El espectador se adentra en la escena para ver el inicio del dialogo y el futuro acuerdo… de recordarla se me antojo una cerveza de barril… Ni hablar del sinnúmero de referencias en la música utilizadas previamente en varios espagueti westerns… saludos.

      Responder
  • Aunque la película está muy buena, debo decir que hay algunas partes que las considero un poco incongruentes, pues la escena del Ku Klux Klan aunque es graciosa no le vi motivo para ponerla (el que identificó a Jonah Hill entre la secta se lleva un punto extra). Así como un tercer acto demasiado alargado.

    Pero sin duda el mayor punto débil de toda la película es que Django es el protagonista más flojo de toda la filmografía de Tarantino. Jamie Foxx lo hace excelente, pero sólo hace lo que puede con él. Además Waltz y DiCaprio (que en mi opinión lo hizo excelente) lo opacan tanto que llega un momento en que llegan a valerle a uno las motivaciones del personaje. También quiero que me respondan porqué Tarantino se muere en casi todos sus cameos, ya que Jimmy de Pulp Fiction es quizás la única excepción (si hay otro corríjanme).

    Es una pena que Tarantino se vaya a retirar luego de las 10 películas, pero bueno ya no se le puede hacer nada. Sólo espero que la novena sea Kill Bill 3.

    Responder
    • Sr. Cirujano:
      La escena del Ku Kux Klan aparece precisamente como el absurdo del marco en donde se desarrolla la película… Por otra parte a mi Foxx me parecio que es el mejor papel que ha hecho en su carrera, aunque como usted dice él tiene un rango actoral menos amplio. Tarantino ha dicho que parte de la película se inspiro en Waltz, así que tampoco habría que culpar tanto a Foxx, aparte sin sonar racista jeje no veo a ningun actor afroamericano capaz de hacer este papel actualmente. Lo de Tarantino que muere, vi alguna vez una entrevista que mencionaba que le gusta morir en sus films debido a que son maneras divertidas de mostrar la violencia en las variadas formas en que puede llegar. Mas allá de eso lo ignoro… saludos
      P.D.
      DiCaprio nunca me ha gustado, de los mismos gestos a alzar la voz cada vez que se “enoja” o “sufre”…

      Responder
      • A media pelicula Tarantino se olvida del nombre de su pelicula y relega al protagonista hasta un cuarto plano, dejando la pelicula totalmente en mano de los secundarios, Foxx simplemente no aguanta el tipo ni de Waltz, ni de Dicaprio (excelente desde mi punto de vista) ni mucho menos frente al enorme Samuel Jackson al cual le deben minimo la nominacion a los premios de reparto.

        Me quedo con Bastaros sin Gloria.

        Responder
        • Sr. Boy:
          Es precisamente lo que comentaba, a media película pareciera que Tarantino se enfoca en Leo y desdibuja el relato… esto pasa precisamente en Bastardos… pero a diferencia de esta peli, Pitt no desencaja (de ahí mi comparación)… saludos.

          Responder
  • Estimado, contrastan los comentarios casi agudos sobre la película con lo mal que redacta, incluyendo lo mal puntuado que esté el escrito.

    Responder
  • Estimado, contrastan los comentarios casi (siendo generosa) sobre la película con lo mal que redacta. Esto incluye también la puntuación, que es pésima: las comas están en gran parte mal puestas, pone punto donde va coma o al revés en un par de ocasiones….
    En fin, es bastante molesto de leer por esto, sobre todo cuando el tono es tan soberbio, haciendo que la mala redacción vuelva casi insoportable el artículo que, por su contenido, podría estar bien.-

    Responder
    • Hablando de soberbia…

      adj. Que tiene soberbia o se deja llevar de ella

      Altivo,arrogante

      Grandioso,magnífico

      Muy grande o importante

      f. Altivez y arrogancia del que por creerse superior desprecia y humilla a los demás.

      Saludos. ¿donde puedo ver sus escritos?

      Responder
  • Señor Waters, en lo personal sus criticas me parecen muy duras, esta no es la excepción, peor sin duda es bastante acertada. No le puedo negar nada, incluso cuando a mi me agrado la actuación de DiCaprio, tiene mucha razón ya que su personaje y gestos no cambian desde hace un tiempo y se ve un poco floja en comparación de los otros actores.

    Responder
  • Tocallo! (También soy Alex, por cierto):
    Excelente su crítica, sin duda Tarantino es un genio de este 7mo arte 🙂 y que concuerdo totalmente, creo que los mojigatos de la academia, jamás le van a dar el Óscar a una de sus películas, creo que ya lo destinaron a sólo el guión y al actor de reparto (a menos que ponga a Waltz como principal en alguna de las, desgraciadamente, poquitas que le quedan)

    Como “crítica constructiva”; leí por ahí que alguien le mencionó su redacción y su puntuación, irónicamente ese alguien, tuvo terribles faltas en la misma al plasmar su comentario xD Pero ya en serio, si se le van unos puntos y/o comas, o tiene mucha hambre y se los come :/ y a pesar de que los artículos son buenos (en su gran mayoría, por cierto) si se hace un poquillo molesto para el lector. Digo, si uno se jacta de saber leer, claro está.

    En fin, a pesar de lo arriba mencionado; un gusto, estimado!!

    Responder
  • Me faltó mencionar algo:

    A mi si me gustó el Monsieur Candy de DiCaprio. Ya se que ha sido muy repetitivo en sus últimos roles, pero; ¿qué no está parecido el Hans Landa de Waltz con su mismo Dr Schultz? Y no por eso dejan de ser, ambas, unas interpretaciones muy buenas.

    Al igual que algunos directores, también ciertos actores son fieles a su estilo, a unos les funciona y a muchos otros los condena. En los dos casos arriba mencionados y específicamente con DiCaprio, funciona. Ya que a unos les guste y a otros no, es, como dijera mi abuela, harina de otro costal jeje

    Saludos!

    Responder
  • La vi cuando se estreno esta la historia a pesar de tratarse de una película que refleja un tema fuerte como lo es la esclavitud, me gusto la cinta de Quentin Tarantino en especial por las actuaciones de Jamie Foxx y Don Johnson y Leonardo DiCaprio, Django sin cadenas, aunque maneja muchas escenas cargadas de sangre, de disparos y de pelas que deja cierta moraleja sobre estos temas polémicos.

    Responder
  • Sr Nass, saludos:
    Muchas gracias por sus comentarios. Se aceptan las criticas con respecto a la redacción, a veces se le va a uno las puntuaciones. El problema de criticar esto es que se ve la forma y no el fondo… cual argumento político barato. Leonardo con la nueva película de Scorsese creo que ha logrado no caer en la exageración y por fin dotar de un estilo personal a la hora de la actuación. Saludos.

    Responder
  • Srta. Daniela:
    Gracias por sus comentarios, siga en cinescopia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*