Doctor Sleep: Como cuando Kubrick te da mucho miedo

Una de las sorpresas del año, contra todo pronóstico Mike Flanagan confirma su estatus de promesa directiva en un film que si bien se torna intermitente, provee a la crítica de un rico análisis de elementos que al final se convierten en su principal valor: seguir hablando sobre ella guste o disguste a la audiencia.

Propositivo o no, sorprende que Flanagan abandone su vocación de terror para implementar un thriller de suspenso, automáticamente cambiando el registro de un relato que en lugar de depender de su joya y lejana predecesora, tiene el riesgo de aventurarse a forjar un nuevo hilo que resplandece gracias a varios factores, el primero de ellos, una audaz estructura alrededor de su protagónico, no solo complementando el trasfondo de aquel trágico infante, sino también proponiendo un sustancial crecimiento emocional y psicológico en su transición y etapa adulta. Así pues el también guionista de manera muy ágil adapta y convence a King para que los eventos de la cinta de Kubrick tengan injerencia directa en su vertiente principal, erigiendo un perfectamente creíble Danny Torrance con todo y los elementos paranormales que este conlleve.

Así mismo resulta obvio en este desarrollo que Flanagan lleva una narración tripartita; las dos restantes pertenecientes al antagónico y a la nueva adquisición infantil, foco común en los cuentos de Stephen King y en donde residen todos los esfuerzos tanto de Torrance como de la villana y pandilla en turno. Otro punto a favor en esta interacción física – paranormal es que el director cuenta a lo largo del metraje con algunas secuencias sin concesiones que a manera estética no solo funcionan como vestigio del terror, sino como un atrayente visual que alimenta tanto la estructura redentora del héroe como la siniestra de su(s) villano(s) (resalta dentro de estos destellos el protagonizado por Jacob Tremblay, en una participación fugaz pero cruenta y sustancial para la trama).

Pero he aquí el problema, que más que señalarlo como un obvio error narrativo me gustaría plantearlo como un reclamo directo hacía su responsable: Flanagan mantiene a flote su relato, innovando el mito alrededor del universo de King y separándose del recuerdo de aquella joya del terror, con identidad propia y por momentos con mucha inventiva, tensión y suspenso; sin embargo en su último cuarto que refiere a la llegada al Hotel Overlook, clímax y enfrentamiento “directo” contra el Maestro Kubrick, a Mike se le caen los cojones, se reprime y decide crear un anticlímax suscrito más que a un respeto, a lo que parece ser un verdadero terror ante el espíritu del mismísimo Stanley.

Pareciendo incluso la parodia de Los Simpson hacía The Shining o como si se tratara de una fiesta de Halloween, Flanagan abandona el riesgo, recicla tomas, encuadres y hasta deja que los espíritus tomen sus mismas posiciones ¡Como si fuera un museo de cera! El film se desinfla en su final debido al excesivo miedo mostrado por su director frente al espíritu principal del film: Stanley Kubrick ¡Flanagan cobarde! Si ya habías llegado hasta ahí con buenos resultados ¿Por qué no seguir con el riesgo un poco más? Pudo haber movido de lugar sus “apariciones, creado nuevos sustos ¡Vaya! Hacer lo que se supone sabe hacer ¡Pero no! En lugar de eso el relato y su narrador se petrifican y todo se convierte en un momento demasiado predecible y hasta un poco cansado.

En el aspecto actoral Ewan McGregor de nuevo demuestra su solvencia y talento, entregando un Torrance sujeto a los aciertos de su trasfondo y desarrollo en el libreto y capaz de ejercer la apenas suficiente y eficiente química con la novata Kyliegh Curran. En el rubro antagónico Rebecca Ferguson ejerce una presencia importarte y una sensualidad y belleza descomunales, pero quizá sobradas para un papel que en teoría debió ser más siniestro y/o terrorífico; como si no concordara las acciones con la imagen, este desequilibrio obviamente recala principalmente también hacía el final y anticlímax ¿Un error de casting? Quizá, ya que Ferguson hace lo que puede y por momentos presenta un par de excelentes secuencias.

Otro error quizá maquillado y no tan obvio para la audiencia es la cantidad de personajes terciarios que no aportan absolutamente nada a la trama. Fácilmente Flanagan pudo cortar a 4 o 5 intrusos, presencias totalmente inútiles para la narrativa que se mantienen en el anonimato gracias a la muy ágil narración que hacen que dos horas y medias no se sientan como tales. Solo como mención honorífica hay que destacar irónicamente al desacreditado Henry Thomas, el cual resucita a cierto “Resplandor” (tal vez hubiera sido épico alguna recreación CGI con algunos permisos, pero Thomas saca avante sus escenas en la parte más débil del film).

En conclusión, Flanagan mientras más se aleja de “The Shining” es cuando mejor funciona, tres cuartos que sustentan un film interesante, disfrutable y con un suspenso muy eficaz. Hay que poner el apunte de que Doctor Sleep se aleja así mismo del terror para funcionar ágilmente como un thriller paranormal. Reclamo a su falta de riesgo en el punto clave, cuando más el relato lo necesitaba estancándose ahí abajo, a la sombra de Kubrick.

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Siento que Flanagan tuvo todo para dar la mejor cinta sobre Stephen King y a la mera hora se queda corto con ese homenaje al Resplandor que hace al final (y ahi Steven Spieldberg le gana por paliza), debio haber profundizado mas en los secundarios… digo, entiendo a la nueva miembro del top knot, pero los demas?, nomas usan pistolas? chales… ahi si senti un gran desperdicio de personajes, y el epilogo, no se, en medio de tanto susto me puse a pensar que seria divertido ver la version lego de la conclusion, con todo y bomba para destapar la tuberia… eso si, tiene que estar nominada a mejor mezcla de sonido…. la neta si me asusto mas el ruido que lo que vi

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*