Dos Versiones, Misma Historia: El Rey Leon 1994 vs 2019

Siempre habrá o habremos haters en este mundo. Eso es tan cierto como que el aire que respiramos no es puro. Nada ni nadie nos dará gusto jamás. No es una suposición, es un hecho. Cuando nos decantamos por un extremo del colectivo ya valió. No vamos a ser objetivos y punto.

Así que evitemos el ejercicio de: lo nuevo es malo, que en mucha medida así es (hay que saber aceptarlo) y solo lo viejo es bueno (que sabemos que quién habla es nuestra vena emocional de la nostalgia). Le diré por qué nunca nada nos tiene contentos, así sea que nos den lo que estábamos pidiendo. Usted dirá, nadie pidió una nueva versión de los clásicos con los que crecimos. ¡Zas pues!

Pero oiga, los clásicos con los que crecimos en su mayoría se remontan a historias de 1800, ni siquiera son del siglo pasado, así que bajémosle tres rayitas a nuestro puritanismo. He de confesar que yo le bajo al mío cinéfilo solo cuando algo me sorprende de buena manera. Ya está, lo dije. Llámeme hipócrita o como guste pero lo cierto es que las historias con las que crecimos nos las contaron de un modo que estaban parchadas, embellecidas, no eran las historias originales. Y así pues llegamos a esta fecha en la que por fin se estrenó el Live Action de El Rey León. Esa versión que ya muchos vieron este fin de semana en cines y miles la odian y miles la aplauden. Hagamos comparaciones pues.

Primero que nada ¿necesitábamos una versión live action?

Yo diría que no sin embargo eso solo nos deja con la única opción de la historia animada que ya vimos y ahí sí que no tiene caso. Sin embargo, hay que aclarar que esta no es una “live action” como nos la quieren vender. Porque live action hace referencia a personas interpretando un personaje que originalmente es un dibujo o una animación. Aquí no hay personas, solo gente dando voz a personajes animados, así que eso de live action es una vil mentira.

Pero por otro lado, lo que sí necesitábamos era una refrescada de la historia. Bueno Disney piensa que necesita refrescar sus historias porque pues de algún modo tiene que sacar dinero para seguir ahora  creando contenidos para su próxima plataforma Disney+ ¿no cree usted? Aceptemos el hecho que Disney no  nos va a preguntar, ellos como la empresa más poderosa del mercado harán lo que les venga en gana y si decidieron que es tiempo de renovar el guardarropa pues así sea. Solo nos queda esperar que las nuevas creaciones nos toquen placenteramente las memorias que tenemos guardadas en nuestros corazones.

Ahora si, a lo que vinimos:

 

El Rey Leon “live action” (Jon Favreau – 2019)

Luego del rotundo éxito de este director con la tan bellísima y muy bien recibida live action de ‘El Libro de la Selva’ de 2016, Disney vuelve a apostarle a Favreau para que confeccione el remake de uno de sus más grandes clásicos modernos como lo es El Rey León.

Primero que nada ya nos quedó claro que no es live action porque ni siquiera los animales son reales, así que llamémosle… nueva animación. La historia es exactamente la misma, aquí los cambios son muy pocos, vaya que ni los diálogos varían mucho. La mayoría a mí me parecieron los mismos de la película de 1994, hasta los chistes de Timón y Pumba y quiera que no, eso apela muchísimo a los recuerdos que todos tenemos de esta historia.

Aciertos

Como ya se mencioné uno de los aciertos son los diálogos que ya conocemos, se acuerda de aquel poderoso ‘Remember who you are’ en la magnífica voz de James Eral Jones… Bueno pues le aseguro que en esta versión también derramará una lagrimita con esta frase y más porque el mismo Jones regresa para darle vida a Mufasa, lo cual para mí es uno de los mejores aciertos que tiene.

Las melodías son otro acierto y aunque me hubiera emocionado sobre manera escuchar la maravillosa voz de Jeremy Irons como Scar, he de decir que Chiwetel Eijiofor no lo hace mal en la fabulosa ´be prepared’. Tampoco Seth Rogen y Billy Eichner como Timon y Pumba en la tan esperada nueva versión de ‘Hakuna Matata’. De hecho me atrevo a decir que ese par vuelve a salvar el día, al ser al igual que en la animación de 1994, de los personajes más rescatables de la historia. Si bien es cierto que en la voz de Elton John hay canciones que suenan mejor, como Circle of Life, estas nuevas versiones no demeritan para nada lo hecho por el excéntrico británico. No son mejores versiones, solo nuevos arreglos.

Ahora vayamos a la cereza del pastel que es la increíble animación. Usted recordará cómo en la caricatura quedamos maravillados con los increíbles dibujos de las aves volando en el amanecer, la belleza de la sabana africana y la maravilla de la selva también. Bueno, en un inicio, cuando vi los primeros cortes que salieron, me la pensé poquito porque no me gustaba mucho la animación. Luego vi reseñas que decían que era grandiosa y bla, bla, bla… yo dije, hasta no ver, no creer. Y vea usted la belleza de animación que crearon, el pasto, el agua, la lluvia, el polvo, incluso la roca arenosita por la que Mufasa cae. Los detalles son simplemente bellísimos, lo dejan a uno maravillado. El cielo estrellado, el desierto erosionado, lo que usted quiera. La animación es algo con lo que no se escatimó y nos transporta vivamente de la sabana al desierto y luego a la selva con un nivel de detalle casi perfecto.

Por último hablemos de la historia. Si bien es cierto que en los anteriores ‘live actions’ Disney ha modificado las historias otro poco (recordemos que las animaciones son modificaciones de las historias originales en que se basan), es justo decir que esta es tal vez, la menos modificada. Posiblemente solo en lo referente a Timon y Pumba bailando o a las 3 divertidas hienas (Shenzi, Banzai and Ed) pero el resto es lo mismo que ya conocemos. Así que no hay que rasgarse las vestiduras como cuando nos cambian una historia muy querida por algo que ésta de moda. Aquí la historia transcurre igualita, casi como calca a la de dibujos animados. Y no deberíamos de quejarnos de ello ya que siempre hemos pedido una historia igual a la original ¿no? Jon Favreu nos escuchó y Disney lo avaló. Tenemos exactamente la misma historia. Justo lo que siempre hemos pedido, un remake fiel a la versión original.

Fallas

Lo que más se ha criticado hasta ahora es la animación misma. ¿Sí ha visto los memes? Bueno pues sí y no doy razón a ambas partes. Por un lado es verdad que en la nueva versión perdemos las expresiones de los personajes y no tenemos por ejemplo las múltiples expresiones de Simba cachorro que eran tan lindas o las locas expresiones de Rafiki o de Timon, Pumba y las hienas, y ni qué decir de la maravillosas expresiones de sarcasmo y hartazgo de Scar. Perdimos eso con esto del mentado ‘live action’. Pero en su favor diré que pues los animales no tienen un rango de expresiones muy grande que digamos. Mas raro hubiera sido ver a timón levantando la ceja, a los cachorros haciendo caras o a Scar entrecerrando un ojo mientras levanta las cejas. Se supone que esto es como si fueran reales, algo que ya vimos en el Libro de la Selva y de lo cuál no nos quejamos. Aquí lo importante es el trabajo de voces y la inflexión en los diálogos y digamos que no todos, pero sí la mayoría, salen bien librados.

Hay que decir que lo más se extraña en esta nueva versión es al trío de hienas Shanzi, Banzai y Ed. Y culpo por ello al live action. Porqué se preguntará usted, pues simplemente porque estos eran 3 de los personajes mas expresivos de la caricatura. Recordará que Ed tenía un ojo que miraba en otra dirección siempre y su lengua colgaba por un lado del hocico y las expresiones de estos tres eran divertidas y maravillosas. Bueno, pues como ya lo dijimos, la mayoría de las expresiones las perdimos en esta versión por lo que era muy difícil que estos 3 fueran a salir bien librados. Por ello es que ahora en su lugar tenemos a Shenzi, Azizi y Kamari que hacen lo mejor por entretenernos, pero uno no deja de extrañar a Ed.

Otra de las fallas pudiera decirse que es el sentido que pierde la tan hermosa canción de Elton John, ‘Can you feel the love tonight’, porque en la versión de 1994 la acción se desarrollaba como lo dice la melodía, en la noche, y en esta versión se ponen a cantar sobre la noche pero durante el día y si se siente un poco rarito la verdad.

 

Ahora bien pasemos a la versión que nos enamoró en  1994

El Rey Leon (Roger Allers, Rob Minkoff – 1994)

Qué hay que decir de esta versión que no conozcamos ya. Bueno, al menos los chavorucos que la vimos por allá de 1994.

Una historia que vino a cimbrarnos al igual que Bambi lo hiciera en su tiempo. La muerte de uno de nuestros padres a una edad tan corta es algo que siempre se quedara grabado en la mente y el corazón de las personas. Así es como en 1994 la muerte de Mufasa se quedó para siempre en nuestra memoria y en nuestro corazón.

La traición de Scar es uno de esos momentos que incluso ahora, en la era de los memes, a muchos les da por recrear con sus gatos o juguetes en divertidos memes y videos que se han hecho virales; Scar es simplemente uno de esos personajes con los que tenemos una relación de amor-odio. Lo amamos en la misma medida que lo odiamos, es el villano perfecto y agradecemos que hayan cambiado el guión para emparentarlos y que la traición pesara más.

La bellísima música de Elton John junto a Hanz Zimmer y Tim Rice crearon himnos que hoy día la gente sigue cantando, siendo Hakuna Matata el favorito de todos. Aunque a mí en lo personal me guste más ‘El círculo de la vida’ ¿Se acuerdan del altercado entre Disney y la familia del compositor de la canción que cantan Timón y Pumba ´The Lion Sleeps Tonight’? sin duda las canciones son creadoras de ambientes y momentos. Que bueno que no tuvieron que quitarla debido a ese pleito pues yo no puedo imaginar a Timon y Pumba cantando alguna otra.

Los aciertos de la versión de caricatura se puede decir que son todos. Desde los maravillosos dibujos que nos regalaron cientos de expresiones que hoy vemos socavadas, hasta el despliegue de colores que nos dibujaban la sabana africana así como la belleza de jungla, ambas llenas de colores que saltaban frente a nuestros ojos en la pantalla, llenos de vida y nos hacían querer ser parte de esa historia, de ese dibujo. Era una animación que en su momento se sentía hasta revolucionaria. La calidad de los dibujos era exquisita y no en vano es que la recordamos con cariño.

El guión. Los diálogos eran tan acertados que nos quedaba claro que no había otra forma de decir lo que se intentaba expresar, eran perfectos, desde Timon y Pumba hasta Shenzi, Banzai y Ed, pasando por el tío Scar y ni qué decir del grandioso Mufasa. Hay que mencionar que Mufasa era un personaje perfecto, que tanto inspiraba respeto como admiración y los diálogos en voz de James Earl Jones eran simplemente las frases motivacionales de la década: “Remember who you are”  sigue poniéndome la piel de gallina y sacándome una lagrimita. Y vaya que esa escena ha tenido su mejor parodia en la serie de Los Simpson. Sí, el guión de El Rey León es maravilloso.

Y ahora sí, comparemos. Si ya vió usted la película nueva, cuál le gusta más. Mire que ahora si nos dieron lo que siempre hemos pedido, una película fiel a la versión original. Y aún así nos quejamos. Por un lado tenemos una versión con personajes coloridos y llenos de expresiones que nos llegan al corazón y por el otro tenemos cgi que intenta recrear animales verdaderos que por ende no  van a tener las expresiones de la caricatura pero cuyo guión nos abre la herida de la muerte de Mufasa, que creíamos ya sanada.

Una cosa es cierta, Disney al igual que Netflix saben en dónde está el dinero y eso es en la nostalgia. Seguirán ofreciéndonos ideas recicladas de éxitos seguros para seguir incrementando la cantidad de muñecos  y parafernalia que se les antoje. Ese no es el problema, el único problema que yo le veo, es que aunque sea una historia que nos pinche la vena de la nostalgia, queremos que la experiencia sea tan placentera como la de antaño. Es por eso que uno se queja cuando le salen con cosas como Dumbo por citar un ejemplo o Godzilla (que no es de Disney pero igual la vomité). Si van a hacer una nueva versión de algo que queremos, pues que mínimo sea una versión que nos provoque el mismo sentimiento que la versión original.

¿No lo cree?

¿Ustedes ya la vieron? Los invitamos a que nos cuenten qué les pareció a ustedes.

¡Hasta pronto!

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


3 comentarios

  • Yo sali satisfecho de cine, excepto por una milenial que me pidio que me callara cuando empece a cantar Hakuna Matata (tanta toxicidad deberia estar prohibida en el cine) y otro detalle que yo realmente odie…, la forma tan vil como permitieron que insertaran la rola de Beyonce en la cinta. Spirit se sentia mas para ponerla en los creditos (igual la van a nominar al Oscar) que en el segmento donde la colocaron… en serio, ahi pierde la cinta esa solemnidad que habia adorado de la animacion de 1994 y parece de pronto una cinta comun de los noventas… ahi si que odie a Disney, a Beyonce y a cualquiera que dijo que eso se veia y oia bien….

    Responder
    • Como siempre sus comentarios me hacen el día TRAVSAM jajaja. Para mi lo que hubiera estado de lujo es ver en los créditos a mi novia Beyonce cantando el tema con un look selvático, eso sí hubiera sido muy “Live action”.

      Responder
      • Te compro esa idea Flaco, ver a Beyonce cantando entre los animales como ocurre en el video hubiera sido perfecto, pero eso de que de pronto llegue y le diga a los cantantes zulu… quitense que me voy a aventar mi version de Hero millenial, eso no me latio..

        Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*