El Ángel: Maldad que seduce

Con 20 años recién cumplidos, la policía argentina detuvo a Carlos Eduardo Robledo Puch, conocido como “El ángel de la muerte”, a quien se le imputaban al menos 17 robos, 11 asesinatos y varios cargos de agresión sexual y violación. Su juventud y belleza, su mirada de ángel, lo convirtieron en el preso más popular de Argentina, en donde después de 46 años, sigue cautivo.

El Ángel, dirigida y co-escrita por Luis Ortega se basa en la historia de Robledo Puch, para mostrar a Carlitos (Lorenzo Ferro), un jovencito con la vocación de ser ladrón. En la escuela conoce a Ramón (Chino Darín), por quien se siente atraído. Ramón pertenece a una familia de delincuentes y cuando lo lleva a conocer a sus padres José (Daniel Fanego) y Ana María (Mercedes Morán) quedan fascinados con el potencial del muchacho, mientras sus propios padres, Aurora (Cecilia Roth) y Héctor Robledo Puch (Luis Gnecco) temen por las actividades de su hijo.

Ángeles y serafines palidecen ante el rostro de Lorenzo Ferro en lo es su primera película. Su extraordinario parecido con Robledo Puch lo convirtió en el mejor candidato a interpretarlo, pese a su inexperiencia. El director se arriesgó con él y por fortuna salió más que bien librado. Este chico de 20 años supo plantarse frente a la cámara de desplegar su encanto, lo hizo de tal manera que los “flacos” de la cinta se pueden pasar por alto, al menos hablando como espectadora.

Su imagen me recordó a Niels Schneider, el actor francés que participó en la cinta Les amours imaginaires (Los amores imaginarios) del joven director Xavier Dolan; de hecho no podía dejar de pensar en lo que podría hacer Dolan con un actor como Ferro. El Ángel funciona por dos cosas, sin duda el carisma y la belleza del protagonista, por la comodidad con que se desenvuelve en el personaje y en segundo lugar por el tino del director y guionista al hacer girar la historia precisamente en ese punto, sin enredarse en elementos de fondo; que podrían significar  éxito o fracaso rotundo para la película. Tendrá como bonus el buen desempeño del resto del elenco, que sirvieron para sustentar la actuación del novato.

Robledo Puch es digno de ser libro, película, estudio psicológico y muchas cosas más, en tan sólo once meses puso de cabeza a Argentina matando a sangre fría, principalmente por la espalda o disparando a las víctimas cuando estaban dormidas. Aunque la cara de infante hace esto más estremecedor, lo cierto es que no estaba tan chico cuando todo esto pasó, pero por lo visto tenía ese mismo switch que se activa en los niños sicarios o guerrilleros y que los deja con una sensación de curiosidad más que de culpa o remordimiento por tomar de manera tan “sencilla” la vida de alguien. Delincuentes sin ambición, para los que ir en contra de la ley es sólo un juego.

El Ángel es una buena opción en cartelera para el fin de semana, vaya y sorpréndase por los sentimientos que despertará en usted este querubín de labios carnosos que baila al ritmo de una banda sonora fantástica y con los caireles al aire, mientras disfruta el descubrir que nació para ser un verdadero demonio.

Etiquetas:  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*