El Hoyo: Carl Marx aprueba esto. Obvio.

Goreng despierta en la habitación 47 de lo lo que aparentemente es una prisión, pues porta un uniforme y se encuentra anexado a un peculiar compañero de cuarto, pero ¿por qué hay un gran hoyo en el centro de la habitación?

El hoyo o Cetro Vertical de autogestión, es una especie de prisión que consta de más de 150 niveles con 2 personas por habitación. En el centro de cada habitación hay una gran rotura donde desciende una mesa con un extraordinario festín. Cada nivel tiene unos minutos para comer lo que pueda antes de que la mesa proceda a bajar al siguiente nivel y así sucesivamente.

“El hambre desata la locura y en esos casos es mejor comer que ser comido”

El director español Galder Gaztelu-Urrutia estrena su ópera prima en el festival internacional del cine de Toronto, el cual seria solo el inicio de su exitosa gira de festivales de cine independiente donde arrasaría con la critica y varios premios incluyendo mejores efectos y el premio del público, en el mismísimo festival de Sitges.

El Hoyo logra plantear su premisa con pies de plomo, directo al grano. Nos envuelve en los primeros minutos con su ambientación minimalista y su efectivo e ingenioso guion haciendo una consistente analogía sobre las clases sociales (Carl Marx aprueba esto) y como el hambre pone en cuestión la cordura y la cortesía de las personas. Será verdad entonces: ¿la moralidad y los valores llegan hasta donde las circunstancias nos lo permiten?

Una película no apta para personas con estomago sensible, pero definitivamente pertenece a lo mejor del catálogo de Netflix. Así que no dejes que te coma el aburrimiento en esta cuarentena y añádele un poco de emoción a tu día con este asfixiante thriller, que te quitará el hambre.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Sandra Botello    


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*