El tamaño sí importa: Y también el pobre cine mexicano

Yo no sé que pasa con el cine nacional, pero nomás no dan una. El año pasado el éxito en taquilla (y me sigo preguntando ¿por qué?) fue ¿Qué culpa tiene el niño? una película malísima, sin chiste, mal filmada, con situaciones tontas que no logró sacarme ni una sonrisa, sin embargo, parece que le fue muy bien en taquilla.

Empezando el año nos presentan El Tamaño sí importa, protagonizada por el Vadhir Derbéz, Ximena Ayala, el infaltable Jesús Ochoa, Mara Escalante (en su papel de Mara Escalante) y con una actuación de 6 minutos y de tercer crédito Eugenio Derbéz, entre otros.

La historia no puede ser más predecible: Vivi (Ximena Ayala) es una chica no muy guapa, pero si muy inteligente, que esta enamorada y trabaja para el famosísimo y “guapísimo” galán de telenovelas Diego Suarez (Vadhir Derbéz); este tiene su novia modelo y miles de personas adorándolo al su alrededor y lógico, no repara en Vivi…. ¿les recordó algo? Bueno, pues consiguen un gran inversionista, quien sabe para que, y resulta ser un traficante lava dinero y a los dos días van a dar a la cárcel tanto el inversionista como el pobre-galán Diego. Cuando por fin sale de la cárcel, resulta que está en la ruina y debe empezar de nuevo. Para esto nuestra Vivi ya trabaja en una maquiladora, o al menos eso parece al principio, y no sabe de todas las penurias que ha pasado Diego.

Ya se podrán imaginar que sigue… ¡Ah! ¡Pero no! No es tan superficial como parece la cosa, porque Diego tiene unos sueños surgidos desde su subconsciente, que al final no dicen nada, pero se ve que le metieron ganas para filmar esas escenas. O sea, quieren manejar una onda muy onírico-freudiana que nomás no llega a nada. Además al final se nos ponen sorpresivos y dan un giro “PauloCoelhesco” a la historia pero ni así se rescata nada.

Tipo la película Macho, ahora les dio por hacer centro de la moda mundial a la CDMX, entonces presentan grandes desfiles de moda y lo que parecía una maquiladora resultó ser el atelier de alta costura de mezclilla del país.

La película es plana, sin gracia, aburrida, predecible, pretenciosa, con situaciones muy absurdas que pretenden ser divertidas, una verdadera perdida de tiempo. Lo único más o menos rescatable es que se le ve billete a la producción, mal empleado, pero le metieron dinero. Viene con mucha publicidad y el título puede resultar atractivo, pero, créanme, no es más que un gancho para que compren un boleto pensando que van a ver algo pícaro y divertido. No gasten su dinero en una película así porque además, hacen creer a los productores que el público esta contento con estas basuras y producen mas, ya vimos como estuvo el año pasado.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


8 comentarios

  • Gracias por la reseña, y ya que andamos por ahi en ningún lado vi la razon del titulo, a que viene el titulo? de verdad tiene alguna relación el titulo con la película ó como usted lo menciona solo es para vender los boletos?

    Saludos

    Responder
    • Créame que es solo para vender boletos, porque ni un mal chiste hacen al respecto. Si acaso ve por ahí que la chica trae una cinta métrica en las manos es porque resulta la Coco Chanel de la CDMX y colgandole la cinta pues ya nos damos a la idea de que es diseñadora de modas, o sea, un cliché del tamaño del mundo. Ahorrese su dinero. Gracias por leerme 😀

      Responder
  • Sobre el éxito en taquilla de la película de ¿Qué culpa tiene el niño? pienso que iban con la esperanza de ver a Karla Souza en paños menores, digo, así estaba en el poster XD XD
    También esta imagen promocional no tiene relación con la peli, a lo mejor estoy prejuzgando pero obvio no me dan ganas de ir a verla, además al parecer nos deja un mal mensaje a las mujeres osea el hombre de tus sueños cuando es exitoso ni te pela, awww pero ya cuando esta jodido ahora si tiene ojos para ti jejej y tu ahí vas de sonsa.

    Responder
    • Pues algo asi plantea la película, porque de hecho el tipo termina viviendo con ella, sin embargo al final le dan un pequeño giro queriendo hacer ver que no era tan obvia la cosa, pero ni así se salva de nada. Mala, mala, mala. Gracias por leernos 😀

      Responder
  • Esto no es una reseña, es una opinión, creo que no entiendes el contexto de “El Tamaño No Importa”, que mal que solo pienses en el aparato de un hombre, tal vez si analizarlas el título con detenimiento, para esta sociedad el tamaño sí importa, el tamaño de la cartera, el Tamaño de la fama, o el tamaño de la belleza, por favor. No seamos malinchistas y démosle una oportunidad a producciones mexicanas que si bien no tienen el mismo presupuesto que una extranjera el humos mexicano es algo que le da una chispa.
    Y una cosa mas, el final no fue predecible o si?
    Analicemos nuestras palabras.

    Responder
    • Perdón, escribí el Tamaño No Importa, pero aún asi, tenía que escribir esto
      SALUDOS

      Responder
    • Hola Alan, vamos por partes ¿has visto el poster de la película? ¿ que te sugiere? Se me hace muy “profundo” pensar en que es el tamaño de la cartera o la fama o algo así, porque en realidad no tiene nada que ver con eso. Lo que menos tengo es ser malinchista, pero no voy apoyar una película mexicana solo por ser mexicana, tiene que ser buena también. No podemos ser simples paternalistas y apoyar por apoyar, hay que apoyar el talento y creeme que en México hay demasiado, solo que parece que no le dan la oportunidad. ¿ya viste la pelicula? porque, como buena película donde actúa Derbez (en este caso solo en las escenas finales) quieren darte un final “sorpresivo” pero no aporta nada, no pasa nada, es solo un pretexto, mañoso, para que no cuentes el final. Y hablando del “Humor Mexicano” es lo que menos tiene, es demasiado sosa, la pareja protagonista carece de carisma y ahí medio los salva Jesús Ochoa, que lastima que ya lo agarraron para “el toque cómico” del cine nacional cuando es un gran actor. Estamos abiertos al debate, así que, muchas gracias por leernos 😀

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*