El Tiempo No Perdona: 5 o más Películas que no envejecieron con gracia.

En su momento, fueron grandes éxitos de crítica y/o taquilla; verlas hoy no resulta tan grato. Son consideradas grandes clásicos, incluso documentos de estudio en escuelas de cine. Quien no las conozca no podría llamarse cinéfilo, según se dice. No obstante, el tiempo no ha sido demasiado generoso con ellas y no lograron envejecer con gracia.

Desde luego, juzgar una película con varios años a cuestas con parámetros actuales sería ridículo, como lo es eso de llamar “racistas” a las adaptaciones de clásicos de la literatura, por ejemplo, ubicadas en épocas y lugares sin la tan manoseada “diversidad racial”. Sin embargo, un verdadero clásico logra trascender los años por apelar a valores, estética miedos y humor más universales y persistentes. De ahí que las siguientes películas, demasiado embebidas en sus épocas, podrían no ser igual de disfrutables en tiempos posteriores.

Desde luego, no diremos que son malas películas, pero es demasiado notable que fueron creadas hace mucho tiempo…

 

1.- Saturday Night Fever (John Badham, 1977)

Las andanzas nocturnas de Tony Manero (Travolta) como rey de las discotecas, con sus alocados bailes y sus icónicos vestuarios y pose con el dedo índice levantado, los tenemos tatuados para siempre en la cultura pop, aderezados con la música de los grandiosos Bee Gees.  No obstante, como una historia de juventudes perdidas buscando la redención palidece por completo ante su contexto musical y bailarín. Las actuaciones son demasiado acartonadas para el gusto actual, el desarrollo es totalmente anticlimatico y la resolución del conflicto entre Manero y las mujeres en su vida resulta forzada y absurda. Su estética y contexto son verdaderos documentos de su época, pero ha perdido toda validez como drama argumental.

 

2.- Ferris Blueler’s Day Off (John Hughes, 1986)

Epítome del cine ochentero adolescente dirigido por el maestro del subgénero, no ha resistido demasiado bien el paso del tiempo. El astuto Ferris (Broderick), arquetipico adolescente astuto y popular, logra un épico “día de pinta” al fingirse enfermo y divertirse en la gran ciudad con su inhumana mente hermosa novia y su teto mejor amigo mientras engaña a sus padres y a su muy bobo director escolar. Más que retratar a la juventud de su época, es un muestrario de cómo veía Hollywood a los adolescentes en esos años: bondadosos , casi asépticos, sin más finalidad que divertirse sanamente. Desde luego, no toda obra centrada en adolescentes debe incluir sexo, drogas y rock, pero aquí más que jóvenes preparatorianos vemos niños súper crecidos.

El humor resulta demasiado infantil y fantasioso para el grupo de edad representado. Bien pudo ser estelarizada por Chabelo y Pepito o de plano por el grupo Parchís. Los atolondrados adultos son una representación de cómo ven los niños de primaria a sus padres y maestros. La más mínima pizca de cinismo en el espectador lo haría correr de este film. Más allá del famoso performance de la canción “Twist And Shout”, nada tiene que ofrecer a cualquiera mayor de 10 años de edad.

 

3.- The Exorcist (William Friedkin, 1973)

¿Es un sacrilegio incluir a esta piedra angular del género de terror sobrenatural? Me duele decirlo, pero no…  La lucha de los sacerdotes Karras y Merrin por liberar a la dulce Reagan McNeil del poderoso demonio Pazuzu trajo el tema del exorcismo al gran público y elevó el terror a otro nivel pues ya no serían espíritus chocarreros sino el mismísimo Lucifer el enemigo a vencer. Sin embargo, esta verdadera joya del cine en su totalidad ha sido imitada, adaptada y parodiada en tal grado que la película pierde mucho de su impacto original. Sus efectos especiales son ya clichés y en cuanto a causar pánico al espectador palidece ante obras posteriores que, eso sí, mucho le deben. Un verdadero documento sobre e la demonología digno de estudio para los entusiastas del tema, pero inefectivo para provocar terror al público actual.

 

4.- El cine de Artes Marciales de años previos The Matrix (1999-2003)

Nos referimos exclusivamente al cine de Hollywood, desde luego. Sabemos que The Matrix revolucionó la forma en la que las peleas de artes marciales habrían de ser coreografiadas, estilo imitado a partir de entonces por casi toda película que aborde el tópico. Para el espectador casual, las peleas en las películas clásicas del maestro Jean Claude Van Damme, por ejemplo Bloodsport (1988) y Kickboxer (1989) lucen torpes y acartonadas luego de haber visto The Matrix. Si bien los que practicamos artes marciales o bien somos fans del género, sabemos que aquellos combates mucho menos espectaculares son más realistas, para el grueso del público existe un definitivo antes y después. Acaso la saga Karate Kid (1984 – ) sobrevive pues su énfasis es dramático y no en los combates per sé.

 

5.- Extra Televisivo: Highlander The Series (1992-1998)

No hablamos de un clásico de clásicos pero sí de una obra con buena base de fans y un relativo estatus de culto, spin-off de una película a su vez también en el corazón de millones. La serie, que narra las andanzas del guerrero inmortal Duncan MacLeod, es sumamente entretenida y con buen diseño de producción, pero solamente sufre del efecto Post Matrix en cuanto a sus relativamente tiesos duelos con espada sino de un exceso en la estética de su época. Es tan noventera que duele. Reúne todos, pero todos los convencionalismos de la época hasta en la intro (tanto así que existen parodias de Game Of Thrones en un “90’s style”) . Nuestro carismático protagonista, interpretado por Adrian Paul, viste tan a la moda de entonces que no luce demasiado heroico o amenazador. Ni hablar. Sólo para fans.

 

Conclusión

El paso del tiempo es inevitable. Y ni el cine que tanto amamos se salva.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


4 comentarios

  • A ver a ver, estas diciendo que Matrix revoluciono la forma de que se hicieran las peliculas de Artes Marciales cuando muchos de los elementos ya venian desde algunos clasicos del Wuxia? Creo que necesitas repasar un poco cintas como Erase una Vez en China y El Tigre y el Dragon para que reconsideres lo que estas escribiendo, es cierto, el cine de artes marciales occidental se atoro tan feo en un tiempo que si, ya vemos a Van Damme como el de los memes o a Seagal como el tipo que nada le duele, pero Matrix tomo mucho del Wuxia y si bien marco revolucion en su forma de mostrar las artes marciales, muchas cintas chinas pre-Matrix han envejecido bien…

    Responder
    • No sé si lo haya editado, pero si hace mención que su percepción se refiere al cine de artes marciales de Hollywood. El Tigre y el Dragón es post Matrix (Aunque de común, quizá, solo tengan al mismo coreografo)

      Responder
    • Me refiero, por supuesto, al cine de Hollywood ya que fue precisamente el cine Wuxia el que inspiró a The Matrix.

      Saludos, Estimado!

      Responder
  • No sé si lo haya editado, pero si hace mención que su percepción se refiere al cine de artes marciales de Hollywood. El Tigre y el Dragón es post Matrix (Aunque de común, quizá, solo tengan al mismo coreografo)

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*