Frankenstein de 1910, la producción de Thomas Alva Edison recuperada y restaurada

Filmada en 3 días, en plano general, cámara fija y de 13 minutos de duración, hace poco se acaba de dar a conocer que la primera adaptación de la novela de Mary Shelley, Frankenstein, ha sido recuperada y restaurada en su totalidad.

Esta primera adaptación fílmica hecha 92 años después de la publicación de la obra original fue dirigida por J. Searle Dawley, que en vida se hizo cargo de más de 180 títulos siendo uno de los pilares del cine mudo estadounidense. Al hacerse él mismo también responsable del guion, la historia se toma bastantes licencias en comparación a lo escrito por Shelley, presentando al Dr. Victor más como un mago que un científico y a la creación del afamado monstruo a partir de un caldero hirviendo a diferencia de sus posteriores versiones en las que se valía de la energía de un rayo, esto debido a una alusión hacia la labor de los alquimistas, usando los efectos especiales a partir de la quema de un esqueleto usado para moldear a la criatura.

En la publicidad de la película, la Edison Film Company y el propio Thomas Alva Edison prestaba su título como productor, sin embargo este no tuvo participación activa en el film que fue rodado en los Edison Studios en Nueva York.

La recuperación de este negativo fue toda una odisea. Durante 40 años se pensó totalmente perdida hasta que a mediados de los 50’s el coleccionista Alois Detlaff se hizo de una copia encontrada en los restos de la Edisn Company. Lo irónico es que hasta 1963 se encontraron los priemros rastos, registros, fotos y argumentos sobre esta, dándose a conocer su existencia al mundo hasta mediados de los 70’s, tiempo en el cual Detlaff dio cuenta del verdadero valor de aquella rareza que solo él poseía. Considerada para 1986 una de las 10 piezas con más valor perdidas en la historia del cine, el coleccionista se negó a cederla hasta el día de su muerte en 2005, momento en el cual comenzaron los trámites para su adquisición los cuales terminaron 10 años después, hasta el 2015.

Finalmente el negativo fue escaneado a 2K, la copia digital fue corregida y se le añadió una banda sonora completamente nueva, obra del compositor Donald Sosin, hasta obtener una versión enormemente superior a las que circulaba por la red, extraída de uno de los DVD que Detlaff vendía durante sus apariciones públicas.

Sin demás preámbulo, disfruten ustedes del corto

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*