Glass: La esperanza se hace añicos

Como si no tuviéramos bastantes superhéroes ya, al señor M. Night Shyamalan se le ocurrió que él debía tener su propio universo de seres con habilidades especiales y psique enferma; así que continuando en donde se quedó su última película (Split) ahora vemos aparecer, después de 19 años, al señor David Dunn (Bruce Willis), quien con la ayuda de su hijo Joseph (Spencer Treat Clark), sigue con su tarea de centinela buscando a Kevin Wendell Crumb, conocido como “La Bestia” (James McAvoy). Mientras tanto Elijah Price (Samuel L. Jackson) se mantiene agazapado para lograr confrontar los poderes de estos dos superdotados.

Glass se convierte por arte de magia en la secuela de Unbreakable (El Protegido) y Split (Fragmentado). La gracia que tiene esta secuela tardía, es que se conservaron sus actores originales, primeramente Bruce Willis y en segundo lugar Spencer Treat Clark como su hijo, se puede decir que Clark estaba encasillado en sus roles infantiles y no hay nada rescatable de él después de esa época, y ahora aparece como si esto se tratara de Boyhood, con un papel de cierta importancia y con la posibilidad de permanecer en este nuevo universo.

Shyamalan sorprendió en 1999 con The Sixth Sense (El sexto sentido) y digamos que seguía prometiendo con Signs (Señales) en el 2002, pero después de eso se fue en picada o sosteniéndose en la mediocridad, sin embargo, ha logrado mantener la expectativa, todos los que alguna vez lo aplaudimos de pie, ansiamos volver a sorprendernos con una de sus películas. Con el antecedente de SplitGlass sonaba como la indicada para reivindicar al director y guionista indio-estadounidense, por desgracia, no fue así.

Shyamalan pegó una vez y pegó muy fuerte, ahora le da mucho trabajo dar ese segundo golpe sorpresivo, a pesar de que logra hacer sus amarradijos en la historia, la enreda y la desenreda para mostrarnos a dónde fue la moneda que se sacó de la oreja,  pero ya todo resulta obvio. Además de que sólo consiguió saturar a sus personajes, sobre todo a McAvoy.

Tiene una villana que no funciona en lo más mínimo. Totalmente plana e inexpresiva y para acabarla de amolar también le da por quitarle la maldad a los malos. ¿Cómo quiere una lucha entre el bien y el mal con los héroes y villanos brincando de un bando a otro?

Una película de superhéroes se caracteriza, en parte, por la destrucción que dejan a su paso, aquí las escenas de acción se limitan a forcejeos, lo cual no necesariamente está mal, siempre y cuando la trama y las actuaciones sean suficientes para sostenerla. Shyamalan logra interconectar a sus personajes, pero lo hace pagando un precio muy alto, ya que para conseguirlo debe de mostrar todas sus cartas.

No puedo decir que Glass es una cinta entretenida, al menos no lo fue para mí, pero sí es una película obligada para todos aquellos que queremos ver surgir de nuevo la genialidad en su director. Hay interesantes mejoras en la fotografía, incluso los tonos rosados y pálidos del diseño de producción ayudan a que las imágenes sean más llamativas. McAvoy resulta lo más atractivo, aunque a mi gusto se le pasó la mano. Samuel L. Jackson sin novedad en la actuación, pero con mayor consistencia en el personaje y Bruce Willis… Bueno, él sigue siendo Bruce Willis y M. Night Shyamalan tendrá que buscar una mejor historia que contar y una mejor manera de contarla, yo la esperaré con gusto.

Etiquetas:  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*