Green Lantern: Una burla al género y al superhéroe.

Algo verdaderamente apesta cuando a los 60 minutos de un film uno piensa “¡Ya basta! ¡Esto es demasiado vergonzoso de ver!”, pero en a realidad su servidor debe aferrarse a quedarse ahí sentado por un bien mayor, advertirles que estamos ante la peor película en cartelera del verano. Lo pondré en palabras sencillas y respondiéndole al mismo Martin Campbell (el principal responsable y realizador de este bodrio), el cual mencionó para un medio cinematográfico impreso de México:

Creo que una buena película de superhéroes es aquella que tenga una buena trama, una gran historia y personajes entrañables”

Y he ahí todo el mentado problema, ya que Green Lantern a pesar de poseer una buena mitología, su empobrecida adaptación al cine no tiene ni buena trama, apenas tiene una historia y mucho menos cuenta con personajes entrañables. Pero ahí no acaba el asunto, pues al Sr. Director Campbell se le olvidó que para llevar a cabo un buen film sea de superhéroes o no, también se requiere un buen director, un buen guion, buenas actuaciones, pero sobre todo, una insistente coherencia en una línea argumental ¡Pero que carajos le pasa a este verano con estas historias incongruentes! Por eso están como están estos directuchos que piensan que con esos tres elementos tendrán una buena película.

 

Es un problema de guion.

Cuatro intereses en un mismo guion en raras y muy extrañas ocasiones procrearán algo digno de apreciarse, en este caso en específico… No es así. Y es que tener a 3 guionistas televisivos como Berlanti, Michael Green y Marc Guggenheim, junto a otro no de muy buen currículo como Michael Goldenberg (Harry Potter and the Order of the Phoenix), hacen de Linterna Verde exactamente una cinta de varios capítulos sin ninguna solida cohesión. Esto se remite principalmente a todos los saltos en la historia que hay  de escena a escena,  pareciendo que estamos ante un maratón televisivo de una serie animada ya entrada en su segunda temporada, pues la carencia de la dosificación y/o estructuración de su historia y sobre todo de sus personajes, hace que el origen y credibilidad del héroe, así como su empatía hacia el respetable espectador y “fanático geek”, sea totalmente inexistente.

Una mitología tan rica como la de este comic, indudablemente requería de una atención especial a ese “origen del héroe”. No obstante, en la intensión del libreto por no recaer en el “cliché desarrollo” de este, las consecuencias fueron funestas, pues el film parece hecho a través de retazos, nunca proyectando la debida credibilidad, sin la debida introducción, problemática o decisión final. La interrogante es ¿Con que membrecía especial contaba este héroe que creía poder saltarse todo su génesis o mostrarlo fugazmente en dos secuencias? El personaje de Hal Jordan y los “Green Lantern Corps” merecían más explicación, mas respeto y un buen guion.

Nunca queda claro el objetivo que busca este libreto, pues al mostrar la majestuosidad del espacio y sus huestes de paz, también nos dirige hacia una problemática familiar con el héroe que ni comienza a desarrollarse; nos remite también a una asociación amistosa que extrañamente desaparece y reaparece de una escena a otra y que no carga con ningún peso en la trama; nos menciona inclusive que hay un triángulo amoroso que por arte de magia aparece en el film con el fin de ofrecer al villano alguna fuerza y vínculo hacia con los protagonistas, pero que de nuevo solo proyecta una ninguneada conexión, incongruente y sin ninguna importancia.

La aparición de personajes como el hermano, el sobrino, el general, el jefe, la amistad, el maestro y/o  el guía son fugaces y sin ninguna fuerza, queriendo hacer compleja un trama que irónicamente no los necesita y que solo demuestra que todo sale sobrando.

 

Es un problema de dirección.

Debido a su nefasto guion, Campbell no solo se presta a dirigir una cinta hecha de fragmentos inconexos, sino que empeora lo ya podrido, pues al querer dotar individualmente a cada secuencia de una importancia significativa en el término dramático o de acción, la cinta cae una y otra vez de ritmo. El realizador no se decide si es una cinta de “origen”, de acción, de la búsqueda de la voluntad, de romance o inclusive de comedia.

Pareciera que estamos ante una cinta que tiene un clímax (que alcanza tal vez lo mediocre y que gracias a un actor se salve de su completo olvido), pero que no cuenta con un desarrollo y que por ende, dicho desarrollo nunca contó con una congruente introducción ¿Sorprendente? Si, pero les aseguro cinéfilos que yo y algunos colegas nunca nos habíamos sentido tan perdidos dentro de una trama. En palabras de un colega mío para la mitad de la cinta: “¿En que capitulo vamos? Ya me perdí”. Campbell aportó su mediocridad narrativa a un guion que rebasaba lo absurdo.

Para acabarla de chin… Campbell ofende, y ofende duro al género y le falta el respeto a un superhéroe que al menos se anhelaba con más seriedad y complejidad. Las intervenciones cómicas del protagonista y sus escenas pseudo – dramáticas son de pena ajena, llevadas a cabo sin ninguna pericia narrativa y que con la secuencia de la llegada de Hal Jordan al balcón de Carol Ferris logran el límite de la ridiculez, burla y copia nefasta al mismo Superman (Donner y Singer incluidos).

 

Es un problema de Ryan Reynolds.

Es un problema de casting. La decisión de poner a Reynolds como el héroe demostró por fin que este actor no esta hecho para el genero. El libreto y dirección agravan la situación, pues el personaje no esta bien delimitado y en aras por crear un ente mas carismático que creíble, el realizador proyecta a un Linterna Verde con gags cómicos vergonzosos.

Quizá lo mas salvable del film son dos actores y sus respectivos personajes: Por un lado tenemos a un Mark Strong, que como Sinestro entrega la única credibilidad requerida a las huestes de Linterna Verde; por el otro lado mas terrenal, Peter Saarsgard siempre es notable, y en realidad como Hector Hammond logra un villano sobresaliente, pues sino fuera por este, el clímax no hubiera alcanzado ni siquiera la mezquindad. El problema recae en que los dos personaje no cuentan con el suficiente tiempo en pantalla para volverse tridimensionales o recordables (guion), y que el mismo Campbell mutiló su importancia y peso al posicionarlos en la misma trama y capitulaciones incongruentes con su ya característica poca calidad narrativa (dirección).

Mucho villano para tan enclenque héroe y dirección.

 

¿Hay que verla?

No. Definitivamente no. El desdichado trato al universo de Linterna Verde seguramente será un golpe duro para sus fanáticos, los cuales mejor recordarán el respeto y dignidad de su héroe en films animados y en el mismo comic.

DC acaba de meter la pata y en grande. Lo irónico aquí es que con la crítica y público en contra, la productora ya se encuentra trabajando la secuela, lo que nos dice que “La mierda nunca es suficiente”. Yo solo me imagino un cuadro en el cuartel de La Liga de la Justicia, donde Batman (Christopher Nolan) y Superman (Hasta ahora Richard Donner y Bryan Singer) se carcajean de su compañero verde diciéndole: “¡Pero que idiota eres!”.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


9 comentarios

  • Totalmente de acuerdo.. esta pelicula se me hizo x no causo nada en mi pero tampoco creo que sea basura.. si es mala y aburrida.. la resolucion es pobre, las actuaciones dan pena , Mark Strong y Peter desaprovechados.., la muerte de Hector da mas risa que las de Harry Potter (con eso de que aqui no les gusta) , y tantos personajes para tan poco tiempo… , yo si le daria una segunda oportunidad a una secuela, pero con otro director y con otro guionista (llamando a Nolan) , Green Lantern comparandola con Batman ahi si es donde queda como MIAR…

    Responder
    • Estamos de acuerdo que de haber una secuela deberia haber otro director y porfavoooor otros guionistas. Nolan dista mucho de dicho deseo, pero al menos alguien que no sea tan mediocreo como Cmpbell si se puede conseguir. Saludos

      Responder
  • Es un asco de pagina, siceramente no he visto la pelicula porque mejores y mas profecionales fuentes de critica. Pero ustedes van desde lo ridiculo a lo estupido. PESIMOS para escribir, redactar y dar una fiel critica. Su leguaje es como de camionero.

    Responder
    • Excelentes sentimientos Sr. Blakefox. Ojalá y disfrute la cinta y las críticas “profecionales” con buen “leguaje”, sepa usted saber que es eso. Gracias por visitarnos a propósito. Su comentario ha sido de los más esclarecedor en cuanto a la crítica se refiere XD. Saludos

      Responder
  • Ariel de Argentina agosto 17, 2011 @ 11:31 am

    Aún no la vi, pero por lo visto, a los superheroes hoy en día hay que tomárselos en serio. Ryan Reynolds la verdad cansa que ponga chistes en todos sus personajes. Osea es buen actor, pero deberían poner al menos a Nolan a producir y decirle: Mira Ryan deja de poner chistes en tus personajes, si el guión dice que si, poné una frase distinta. Mierda, quisiera irme a Hollywood y retocar estos guiones así al menos tengo un trabajo.

    Responder
  • Ariel de Argentina agosto 17, 2011 @ 11:35 am

    James Cameron apurate modificando las cámaras 3D: Más pequeñas, 3D en todo “sinceramente la gente quiere que todo tenga profundidad” por que solo se nota en pequeñas partes. 3D en la oscuridad y al panear, temas que complican la vida a muchos cineastas (ejemplo Rydley Scott descubrió que no hay 3D en la oscuridad, Michael Bay que el 3D se pierde al panear). Hay que educar a la gente.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*