Guillermo Del Toro ¿Profeta en su tierra o fantasía internacional?

Quizá estemos ante el ser directriz dentro de la escena cinematográfica con más sapiencia para el género fantástico de las últimas dos décadas, reinado y posición que oficialmente ocupó desde su debut en 1993 hasta su consumación y madurez en 2006, lapso suficiente para proclamarse no solo como un miembro de la crema y nata artística de su país natal México, sino también como un verdadero erudito de mencionado rubro al cual proveyó de significativos ejercicios resultado de una educación llena de referencias y conocimientos de diversos medios, culturas, mitos y leyendas provistas por seriales de tv, nivelas gráficas, literatura y la misma cinematografía, ambiente en el cual como vil Daniel-San, se inició bajo el cuidado y protección de Dick Smith (experto en maquillaje y efectos responsable de films como The Exorcist), personaje que le otorgó a del Toro las capacidades necesarias para que este apenas a sus 22 años emprendiera su primera producción y poco tiempo más tarde fundara su propia compañía Necropia, responsable de supervisar el maquillaje y efectos de decenas de producciones mexicanas.

Sin embargo este embajador mexicano (Específicamente de origen tapatío como su cazarrecompensas preferido), a pesar de su innegable talento y calidad directiva, es también un serio peligro para la industria en su faceta como productor, y es que es obvio que a este malhablado  artista le encanta patrocinar cuanta cochinada le vendan envuelta en artificioso papel, debilidad que ha traspasado mencionado puesto para afectar incluso la labor que le otorgó la grandeza especialmente durante los últimos años, manufacturando uno que otro bodrio infumable y afectando una incierta paciencia y tolerancia con otras producciones que se quedaron en el estatus del “que hubiera”, renunciando así a proyectos como The Hobbit y At the Mountains of Darkness (Este último debido a que la trama de Prometheus era similar) y hasta incursionar de literato en cierta saga vampírica vergonzosa donde fungió como co-autor y patrocinador.

A pesar de esta irónica fragilidad, del Toro es un espécimen raro dentro de la industria, un artista completo de esos que ya no se ven en cada vuelta de la esquina de Hollywood, responsable de la concepción, escritura, producción y dirección de sus films, que se ha forjado un estilo narrativo único y una experiencia grandilocuente en el género,  que si bien puede ser considerado como un genio dentro y fuera de su país, en muchas ocasiones puede ser tildado por muchos de sobrevalorado ¿Incomprendido o envidiado? ¿Fantasioso o simple bulla publicitaria? Independientemente es incuestionable que Del Toro ha mantenido un equilibrio entre dos estilos: aquel arriesgado, oscuro, íntimo y hasta cierto punto sucio pero memorable estilo mexicano, y otro comercial, visualmente espectacular y rítmico que siempre está sujeto de una delgada línea entre lo destacable y lo lamentable.

He aquí la regla el cazarrecompensas para buscar la única verdad, pues en tiempos de monstruos emergiendo del océano pacifico y mechas para combatirlos, parece idóneo e imperativo el momento para que este simpático, regordete y majadero director sea llamado a la justicia de Cinescopia después de casi 30 años de carrera y apenas 8 largometrajes.

5. Excelsa

4. Buena

3. Mediocre

2. Absurda

1. Cochinada

0. Sin comentarios

 

El inmejorable debut y la siguiente casi despedida

Antes de lograr su poder e independencia absoluta, antes de un laberinto, un demonio justiciero, monstruos apocalípticos, escuincles fantasmas y diurnos vengadores, hubo una pequeña gran cinta que sencillamente debe aparecer como una de los mejores y supremos ejercicios sobre el género fantástico y vampírico, un extraordinario film galardonado en Cannes que si bien fue rodado y dado a conocer originalmente en su país, no fue hasta un par de años después que fue justamente reconocido de manera mundial.

En definitiva, uno de los debuts más apoteósicos en la historia del cine con Cronos (1993), fabula concisa que a través de un ritmo y desarrollo exquisitos llenos de suspenso, misterio, horror, acción y hasta ciertos apuntes cómicos dignos de su naturaleza cultural, construyen un relato maduro y equilibrado repleto de elementos visuales de remembranza; demasiado oscura pero igualmente de amena y entretenida, del Toro no tiene tiempo para complicar su historia con redundancias e inútiles sub tramas, centrándose solo en la historia del Sr. Gris, un viejo comerciante de antigüedades que a través del descubrimiento de un relicario comienza su camino hacia la inmortalidad solo después de ser asesinado por unos accidentados rivales buscadores del mismo y extraño artefacto.

En Cronos tempranamente se acentuarían todas las fortalezas de Del Toro incluso denotándolo como un cineasta muy adepto a la perfección, con un estilo inigualable y un tono sin concesión alguna y brutal que mantendría la estabilidad argumental para el disfrute tanto de jóvenes como de adultos  ¿La razón? El control de su proyecto, su cuidado hacia los detalles narrativos y visuales, su joven mente de 29 años ávida por revolucionar al arte, su estatus inmerso en el proyecto desde su concepción hasta su montaje final y principalmente, la sapiencia, sabiduría y respeto por la mitología de aquellas criaturas que desde ese año en delante revisitaría a través de toda su filmografía.

Aquí mismo también comenzaría una de las duplas actuales actor- director más prolíficas de los últimos tiempos, la del mexicano con Ron Pearlman, quien se convertiría en su fetiche y cómplice y a que a través de este también demostraría el carisma y la química con la que él se manejaría hacia y con sus histriones. Cronos definitivamente se postraría como una inmejorable bienvenida y acogida al séptimo arte.

Teniendo en cuenta que el horror y la fantasía le sentaban bien, así como fue de sorpresivo y grato su debut, en contraparte tendríamos 4 años después un film que casi lo despediría de la escena para siempre. Ahora experimentando no solo con la ciencia ficción sino también con historia y producción ajenas, del Toro se internacionalizaría con Mimic (1997), una verdadera bazofia en donde apenas se asomaría su talento con ciertos retazos auspiciados por secuencias de misterio y horror. Con una arritmia bárbara, 30 minutos gratuitos y de muy mal gusto y más balanceada a una producción de serie b, del Toro se notaría controlado y amarrado por los poderes de su productora, resultando un filme bastante atropellado por la misma displicencia del mexicano, que a pesar de convertirse en una de las más absurdas películas sobre monstruos, sería la respuesta y el comienzo de su independencia creativa.

 

Entre fantasmas y bizarros superhéroes

Impaciente para su temprana carrera, asqueado de Mimic y harto de seguir ordenes, del Toro procrearía su productora Tequila Gang, con la cual fiel a su naturaleza fílmica (Pero sabiendo que pocos en México pueden ser profetas en propia tierra) tendría el irónico apoyo de España para su siguiente film: un cuento  de horror para dormir, en donde a pesar de asomar por primera vez lo que podríamos referir como sus primeros y personales errores, consigue una de las cintas de terror más rescatables de las últimas décadas.

El Espinazo del Diablo (2001) demostraría a un del Toro más estricto y acorde a las necesidades narrativas del nuevo milenio sin perder esas referencias culturales y/o históricas que definen su cine. La cinta sería un vehículo de horror efectivo y de gran emotividad que si bien denotaría algunos errores e inconsistencias narrativas, también prepararían al aún novato director para conjugar una serie de elementos que en un futuro muy cercano reposarían en su clímax autoral que igualmente se basarían en una vertiente ficticia bajo el mismo contexto histórico (La Guerra Civil española).  Más que un ejercicio de horror, Del Toro construiría una nueva fabula, cruda y disfrutable para cualquier clase de espectador, de gran suspenso (Incluso llega a recordar en varios pasajes al Maestro Hitchcock) y nuevamente retomando ese oscuro tono que en este caso en particular, resaltaría por el trabajo de iluminación y fotografía y por el trabajo histriónico de una serie de talentosos escuincles apadrinados por un reparto español de primer nivel.

Entonces ¿Mimic había sido un tropezón necesario y accidental? ¿O sencillamente el habla hispana le sentaba mejor a su lenguaje cinematográfico? Un año después Blade II daría la respuesta.

Si bien ya Blade (1998) había demostrado que un personaje oscuro bien planteado y tridimensional podría vencer a una araña entallada, su secuela nuevamente opacaría a la supuesta carta fuerte de Marvel de Sam Raimi ¿La razón? El seguimiento del argumento respetado y explotado ahora por un director que a diferencia de Raimi, contaba con el apoyo de la productora y mucha más libertad en el manejo de la historia de este antihéroe.

Del Toro, fanático empedernido del personaje se encontraba en zona de confort, factores que ayudaron a otorgarle a Blade la renovación de su conflicto solo a la espera de que Snipes nuevamente se apropiara del rol. El director así maximiza la emoción y cuadro dramático de la trama, aderezándola con su claro estilo de horror y suspenso, así como de los clásicos planos cerrados tan característicos de los directores mexicanos, los cuales ayudan a compenetrarse con los personajes y las secuencias de acción. Todo esto a pesar de un libreto que dejaba mucho a desear con escenarios reciclados y situaciones redundantes, la mediocridad pocas veces se mostraba tan decente.

Quedaba claro que Del Toro solo trabajaba para él mismo. Tres años después se presentaría un sorpresivo ejemplo de verdadero cine de autor aún en este tan retorcido rubro cinematográfico. El Jalisciense lleva al extremo el planteamiento y estructuración de su protagónico,  y no era para menos, pues Hellboy necesitaba de uno de sus seguidores aguerridos para llevarlo de la hoja a la pantalla grande de una manera sobresaliente.

Dando el todo en su proyecto e incluso declarándolo autobiográfico, Hellboy del 2004 tal vez sea una de las direcciones y adaptaciones más revolucionarias e infravaloradas del género, pues aunque no raya en lo magistral, la historia se detiene irónicamente de una manera des envolvente en mostrar no solo una introducción detallada de tan peculiar y endemoniado superhéroe, sino también en desarrollar un cuadro amoroso y una secuencia de lucha que consume ¡30 minutos! del metraje, tiempo suficiente para catapultar la actuación de un Ron Perlman al cual solo le faltó nacer de color rojo. Desgraciadamente estamos ante un desenlace de 2 minutitos muy flojo que pretende dejar paso a una secuela, la cual ya sabemos que terminó con la reputación del héroe y con la del mismo Del Toro en el género.

 

El Fauno.

La consolidación vendría apenas dos años después de este par de experiencias supe heroicas al muy estilo del mexicano. Su pináculo como artista fue lógicamente de la mano de una fantasía ambientada en dos épocas, una, nuevamente durante la Guerra Civil Española y la otra, en la imaginación de una infante que desea escapar  una monstruosa realidad auspiciada por uno de los mejores villanos que ha regalado el cine en su historia.

El Laberinto del Fauno es una poesía audio visual, un pedazo de obra maestra que fácilmente se haría de uno de los primeros lugares dentro del género fantástico en la historia gracias a la maestría con la que Del Toro plantea, dirige y encausa su relato a través de un ritmo mágico, la estructuración de sus personajes y la impresión de esa emotividad que hace chillar hasta al más macho de los espectadores en un film repleto de elementos que engrandecen no solo al desarrollo del mismo, sino a la mitología en general. He aquí donde todas aquellas fortalezas mostradas en Cronos maduran y se expanden y en donde todas las virtudes cosechadas se amalgaman: el horror, el suspenso y la fantasía se comulgan exquisitamente siempre respetando su naturaleza fílmica, resaltando ahora los eficaces estereotipos de sus personajes humanos y el misterio e incertidumbre que rodea a los mitológicos. Así mismo Del Toro confirma su buena mano hacia con sus histriones, por una parte guiando la actuación de una joven protagonista y por el otro entregando a un entrañable villano por parte de un ya experimentado actor español.

Sin duda uno de las decisiones más escandalosas del Oscar al no entregarle el galardón a mejor película extranjera, sin embargo, un film de Del Toro por fin sería reconocido unánimemente y a nivel mundial curiosamente en el rubro con el que comenzó su carrera en el cine: el de maquillaje (Además de los de dirección de arte y fotografía).

 

El Veredicto

Más allá de una asquerosa secuela del demonio Hellboy II: The Golden Army en 2008 (No dedicaré más líneas a esta infumable cinta repleta de sandeces argumentales, pésimas estructuraciones y forzados giros narrativos), Del Toro se exiliaría 5 años en los cuales dedicó su tiempo a renunciar a un par de proyectos, a escribir otro tercio de idioteces y finalmente a producir un montón de bodrios. El director caería en una clara y alarmante crisis creativa y autoral que para el terror de todos nosotros, podría revelarse en su nueva cinta a punto de estrenarse: Pacific Rim (2013)

Ya lo mencionaba en su Pronóstico Palomero, si bien la historia nos ha marcado que Del Toro no funciona bien a través de historia ajena y coautoría de libreto, 5 años de desprendimiento del banquillo y una relato que se antoja lleno de espectacularidad pero plano y sin nada nuevo que ofrecer más que un certero homenaje a la cultura de los mechas y kaiju, pueden ser los factores suficientes para que el mexicano alguna vez reinante del género fantástico nuevamente vuelva a caer estrepitosamente. Ojalá nos equivoquemos, pues en la regla del cazarrecompensas Guillermo del Toro cuenta con un 3.5, dejándolo como un director que ha pasado ya la mediocridad para querer adentrarse a la historia ¿El Problema? Este cazarrecompensas cree que Pacific Rim en lugar de acercarlo a esta lo alejará.

¡Hasta la próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


15 comentarios

  • Rodrigo (Antes Roberto NO SE CONFUNDA XD) julio 9, 2013 @ 2:39 pm

    Al parecer Pacific Rim, va ser un gran entretenimiento, a la crítica le esta gustando. Claro hay que andarse precavido, pero hay algunas en la que si me puedo confiar y la ponen muy bien. Veremos, puede ser que el pronostico falle esta vez estimado xD.

    Con relación al Post, me parece que Del Toro es un director que se ha esforzado y trabajado mucho para ser reconocido en Hollywood y honestamente me alegro que triunfe, pero tengo con un problema con el: Muchas veces abraza la comercialidad pura y abandona su estilo de manera descarada, por eso me parece Sobrevalorado, veáse a Cuarón y lo que hace con Harry Potter, sin abandonar su estilo y su estética; La tercera de Potter me emociona nada mas con la pura imagen (Algo que hizo Snyder con Man of Steel), no se necesita diálogos ni nada. Cuarón se adueña del film sin problemas. En Children of Men todo eso queda maximizado de manera magistral.
    Para mi la gran obra de Del Toro es Cronos, el Laberinto del Fauno, Hellboy y el Espinazo del diablo me parecen muy buenas, me gustan mucho, pero no son obras maestras estimado, por lo que he mencionado.
    Saludos y nos leemos.

    Responder
    • De acuerdo con usted mi estimado. Para mi también Cuarón es uno de los mejores directores de esta epoca sencillamente por que puede combinar y proyectar la cultura mexicana en cada cuadro y secuencia con cualquier genero o produccion. Sin embargo Del Toro es un director que siempre se ha distinguido por el genero fantastico de muy grata manera regalando ya dos obras maestras al cine.

      Con Pacific Rim, bueno, veremos una manufactura magistral pero nada de complejidad argumental aun cuando se intenta, y ese es su principal y primer fallo

      Saludos estimado!

      Responder
  • RiCLARKdo BlanKENT julio 9, 2013 @ 3:47 pm

    Si hay algo en lo que Del Toro es realmente bueno, es en la creacion de mounstros fantasticos, la mayoria a traves del maquillaje, tal es el caso de Doug Jones, su otro actor de cabecera, en el cual hemos visto transformaciones impresionantes tales como Abe Sapiens y el mismisimo Fauno. Esperare con ansias Pacific Rim, cuento con todo para que no me decepcione.

    Saludos Fett!!

    Responder
    • Saludos mi estimado Richard! Totalmente y esto es obra de una educación impartida por Dick Smith su maestro y de los pininos de De Toro como maquillista y supervisor de efectos. Sin duda sus mejores valores como cineastas

      Saludos

      Responder
  • A mi me sorprendió Del Toro dirigiendo Blade 2, los nuevos monstruos estaban de lujo y las secuencias de combate estaban muy bien logradas (Unas clases a Nolan pls).

    Algo que comentar sobre este señor acerca de sus actores favoritos no esta sólo Ron Pearlman, sino al amo de los disfraces y el contorsionismo Doug Jones y quien fungió como villano dos veces en sus cintas más comerciales Luke Goss (insisto, su actuación de Prince Nuada fue lo poco rescatable de HB2).

    No creo que sea sobrevalorado, pero a lo mejor su humor y malas decisiones pueden hacerlo caer estrepitosamente luego de tanto esfuerzo por salir adelante.

    Ruego a los dioses del celuloide que “Titanes del Pacífico” este buena

    Responder
    • Ciertamente mi estimado, Del Toro se distingue por la confianza en su reparto, como los que usted menciona tambien ha trabajado un par de veces con Luppi. Esto gracias a la quimica que tiene con sus histriones que simplemente se refleja en el resultado final

      Quiza no sea la quinta maravilla, pero como entretenimiento esta cayendo demasiado bien entre la critica ehhh.
      Saludos estimado colega

      Responder
  • Yo estoy dentro del porcentaje que disfrutó mucho Hellboy 2. A Pacific Rim le está yendo bien con sus reviews, Espero verla este fin de semana.

    Responder
  • Tuve la oportunidad de ver esta película antes de su estreno por haber ganado una pequeña dinámica en Twitter, vale completamente la pena, no estamos con otra joya como La Invención de Cronos, El Espinazo del Diablo o el Laberinto del Fauno, pero si estamos con el blockbuster del verano que se tiene que ver, la cinta no promete… CUMPLE! con la revolución técnica, al igual que en cintas como Terminator 2: Judgment Day, Jurassic Park o incluso Avatar los efectos especiales y el 3D no terminan por hundir al relato, si no que lo complementan para cimentar una historia que a simple vista puede ser fantasiosa e incluso ridícula, pero al momento de ver la cinta, no deja huecos argumentales, la cinta tiene muy pocas escenas de combate, pero aun así nos llenan el ojo lo que demuestra que Guillermo Del Toro le supo sacar todo el jugo a su limitado presupuesto, la historia se enfoca mas en el desarrollo emocional de los personajes, y es ahí donde radica el principal error de la cinta, ya que se construyen demasiado pero los actores lo proyectan de una manera muy débil, y eso le quita bastante credibilidad al relato, el final se siente demasiado inconcluso y también se ven varios errores en la lógica interna. Aun así, esta cinta termina por mantener un poco a flote la credibilidad de Guillermo Del Toro y hacer que le perdonemos ese espantoso fracaso que termino siento Hellboy II: The Golden Army.
    En mi opinión muy preciso el 3.
    Saludos.

    Responder
  • Estimado Fett, por fin me hizo el favor, hace tiempo le había pedido/sugerido darle caza, gracias.
    Es complicado ser acertado con el trabajo de Del Toro, he disfrutado mucho algunas peliculas pero tambien me dormi en otras (Hellboy 2, durante la premiere, en la misma sala que el director ty los actores yo dormia), sin embargo me siento orgulloso que para bien o para mal haya un representante de nuestra tierra entre los “heroes” cinematograficos de la actualidad, ojala crezca y explote su potencial.
    Saludos y, Fett, tienes cuenta de Twitter para seguir tus cacerias?

    Responder
    • Que le parecio Mr Llamas? Espero que haya sido de su agrado? Ya vio Pacific Rim? El Pronostico acierta con la mediocridad de la cinta no cree?
      Claro que si estimado es @El_Fett , un gusto sera verlo y cruzar opiniones por alla
      Saludos estimado!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*