Guilty Pleasure: La Casa del Lago – Escena Final

Placer Culposo: Dícese de aquel gusto secreto que todos tenemos, lo negamos con vehemencia frente a las personas y los amigos pero en la privacidad de la noche lo disfrutamos solos. Estos varían de acuerdo a cada individuo y van desde comer papas fritas con nieve hasta la música de Journey y Air Supply,  en los hombres comúnmente son las películas románticas.

Mi placer culposo de hoy es una película, usualmente no me gustan las películas  románticas pero debo admitir que esta es especial. Es el reencuentro de Keanu Reeves y Sandra Bullock después de aquella película Máxima Velocidad que los catapultara a ambos al estrellato. Así es, me refiero a La Casa del Lago del director Alejandro Agresti de 2006.

No es la mejor película que describa parádojas en el tiempo ni mucho menos. Tampoco espere las mejores actuaciones, digo, finalmente es Keanu Reeves y él no es bueno mostrando emociones ¿pero a quién le importa? Son Keanu Reeves y Sandra Bullock y son mi placer culposo.

keanu-sandra

La escena que es mi favorita es esa escena final donde la doctora Kate se acaba de dar cuenta que ese hombre con el que ha estado carteándose y de quien está enamorada es aquel hombre que años atrás murió en sus brazos al ser atropellado en un accidente automovilístico y se lanza a la vieja cabaña para dejarle una nota esperando que él la lea en el pasado y no acuda a buscarla y de algún modo logre sobrevivir … y les juro que yo lloré junto a ella esos pequeños instantes en los que no sabe si él recibió o no la nota.

Y luego llega él cual caballero en brillante armadura y la besa apasionadamente apenas la ve.

Lo seeee, es super cursi y ñoño, digno de novelas para mujeres solteronas. Lo sé. Pero aún así me gusta muchísimo esa película y sigo llorando con esa escena. No me importa que tan improbable, cursi, lagrimera y mala sea, a mí me sigue encantando. Olvídense de si el tipo 5 minutos antes en la historia estaba muerto y de pronto ya no, de si su hermano tenía 2 años llorando su pérdida, nada de eso importa porque al final es el amor el que triunfa.

Y como eso es lo que secretamente queremos todas mujeres, es por eso que esta película es mi placer culposo.

Y ustedes amigos ¿Cuál es su Placer Culposo?

¡Hasta la Próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*