Guilty Pleasure: The Expendables, The Botox Team

Cuando tienes una personalidad tan múltiple como la mía corres el riesgo de quedarte sin identidad, sin una característica que te defina. Soy una de esas cosas raras que no sabe lo que es tener un favorito en nada, no tengo libro favorito, ni comida favorita, ni película favorita, vaya, ni siquiera un color favorito.  Ustedes, esos dos o tres que regularmente me leen, saben que voy al cine a lo que sea, y que estoy a miles de años luz del sofisticado gusto del señor Bedub y hasta del joven Ed Sunderland.

Lo que ustedes no saben es lo larga que es mi lista de placeres culposos, los Minions sólo son la punta del iceberg. No crean que voy a entrar al confesionario y soltarlos todos aquí así de una, pero este día se lo voy  a dedicar al “ The Botox Team”, mejor conocido como “The Expendables” (Los indestructibles).

15542005_10154674440299713_1934304122794763340_n

Desde la primera entrega yo dije: ¡esta no me la pierdo!  Si estaban ahí todos esos  héroes de las películas de acción de los noventa.  Todas muy malas,  a pesar de que ahora resulta que esas películas son clásicas, porque  se niegan a diferenciar entre  películas clásicas y películas simplemente viejas.  Para que se dé una idea estoy hablando de: “Terminator”, “Rambo”, “Double Team”, “Delta Force”,  la que quiera de Van Damme o de Dolph Lundgren; y hasta las más nuevecitas de “The Transporter”.

Sylvester Stallone como buen Rambo, Cobra y Rocky que siempre ha sido, se dio a la tarea de rescatar a todos sus amigos desempleados. Él, con 64 años, convoca a puros muchachitos  cercanos o mayores de cincuenta años, con excepción de Jason Statham y Terry Crews que eran unos bebés de 43 y  42 respectivamente. Todos venidos a menos, o jamás despuntados, y ¿qué consiguió?, que los dinosaurios volverían a poblar el planeta.

15400397_10154674439614713_316009303453622719_n

La historia es más o menos la misma en todas las cintas, un grupo de veteranos militares que se dedican a salvar causas que nadie quiere, y por las que en el imposible caso de que mueran, nadie los va a extrañar. Los desechables, ya sabe.

Yo no sé si en realidad mi cinismo y humor negro me sobrepasan, o sí de plano toda esa cosa del cine de arte es una cortina de humo, pero admito me matan de la risa estas películas. Con la pena pero me entretienen, jamás dejaría de verlas, tal vez no pague un boleto de cine por ellas, pero en televisión o en línea no me las pierdo.

15542299_10154674440724713_6283000195020361679_n

Babeo (literal) por Jason Statham, jamás de los “jamases” paso por alto una oportunidad de verlo en acción, es una lástima que Idris Elba no califique para participar en esta saga; saga que por desgracia viene a la baja. Tal parece que inyectar sangre nueva y el power femenino de la bella campeona de artes marciales mixtas  Ronda Rousey no le sirvió mucho a Stallone para mantener la taquilla.

Alguna vez se rumoró una versión femenina de “The Expendables” con un reparto que incluía a Sigourney Weaver y Linda Hamilton, pero quién sabe qué pasó. Lo cierto es que pese a la baja de millones que sufrieron los mercenarios, ya está anunciada la cuarta entrega. Esperemos que los dioses les sigan concediendo larga vida a estos correosos héroes, y que sus ganancias den para litros y litros de botox, porque daría mi reino por más escenas como la de la entrada triunfal de Chuck Norris.

Etiquetas:  


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*