Hero, the movie (2015) – ¡Las leyendas solo son regionales!

Por si usted no es muy fan de la televisión nipona, le digo; existió en Japón una serie llamada HERO, cuyo protagonista (Kimura Takuya) era un detective del distrito de Tokyo, Kuryu Kohei quien además era considerado la versión japonesa de este desfachatado detective americano de los 70’s, el gran Columbo.

Pues bien, el personaje del detective Kuryu hizo época en Japón y no porque su serie fuera muy larga (las series japonesas tienen una media de 11 episodios), sino porque el personaje llegó a ser tan querido que se ganó a millones de nipones, al grado de que existe incluso un museo del personaje.

En su tiempo la serie era muy buena, divertida y con personajes muy definidos que a la gente le encantaban, por sus filas pasó ese buenísimo actor llamado Abe Hiroshi y la siempre correcta Matsu Takako y Takuzo Kadono. Pero la serie es de 2001. En 2007 hubo una película en que nuestros héroes, en su búsqueda por la verdad nos llevaron a Corea del Sur donde hicieron mancuerna con el entonces ya super popular actor surcoreano, Lee Byung-hun y ya… ahí nos hubiéramos quedado.

Han pasado 8 años desde la última aventura juntos de Amemiya (Matsu Takako), entonces asistente de Kuryu y Kuryu Kohei (Kimura Takuya) el detective excéntrico con un estilo único; ahora ambos convertidos en fiscales se reencuentran en condiciones un tanto distintas a donde nos quedamos la última vez.

La historia trata sobre un atropello que involucra al parecer a diplomáticos de la embajada del ficticio país de Neustria y miembros de un clan yakuza y la imposibilidad de romper las barreras de la inmunidad diplomática.

Pues bien, uno esperaría que a estas alturas nos mostraran algo distinto, y es que reúnen al personaje de Matsu (Amamiya) con el de Kimura (Kuryu) y la última vez nos quedamos en que él le declaraba (en español) que jamás la iba a dejar, básicamente era una declaración de amor para los estándares japoneses.

Sin embargo cual fórmula de Televisa esta película no arriesga nada y los personajes siguen la misma y cuadrada fórmula llena de clichés. De hecho y es muy triste verlo, para que no extrañemos a nadie de los conocidos (de la primera temporada), desde la segunda temporada que se dio en 2014, los personajes originales fueron rellenados por otros actores cuyos personajes son la vil copia de los que ya conocíamos, o sea, reciclaron personajes con actores nuevos. Y eso ya no se vale. Hubiera querido que se arriesgaran.

Así a lo largo de 2 horas vemos personajes tan conocidos como el barman (Yoji Tanaka) y el siempre  tierno jefe Ushimaru (Takuzo Kadono). Pero no vemos nada nuevo. Eso si, nos regalan el retorno de Amemiya por lo que uno pensaría que finalmente vamos a tener una declaración entre estos dos… pero las cosas se quedan así por encimita.

Finalmente tal cual novela rosa que es (pero detectivesca), las cosas se solucionan de una forma que siempre, y como en todo dorama, lleva a los personajes a recitar esos monólogos sobre la honestidad, la verdad, el valor, la lealtad y el honor. Ya nos sabemos la fórmula, funciona perfecto para  la televisión pero en estos años ya uno desea ver algo más refrescante.

Haga de cuenta que está viendo el capítulo final de alguna telenovela de televisa (pero sin los encuerados) donde desde que inicia ya sabe lo que va a pasar pero como quiera no puede evitar esperar que haya algo nuevo.

Sin duda esta película se quedó corta en comparación con la de 2007 pero para los estándares de los japoneses cumple su cometido, no en vano fue un éxito en Japón como la 3er película más taquillera y varias semanas en el #1.

Yo por mi parte me sentí un tanto defraudada pues al final me quedó este sabor como de reboot que ha sido muy socorrido en los últimos años con algunas otras franquicias como Piratas del Caribe o Star Wars.

En fin, si usted no vió la serie (dorama) de 2001 ni se aventure a ver esta película. No le va a gustar ni tantito. Pero si como yo es fan del personaje o del actor pues ya sabrá usted si corre el riesgo o no… yo ya le advertí que es mala. De esos productos para televisión que jamás debieron llegar al cine porque son historias que solo funcionan en su región. Aunque bueno, de este lado del gran charco estamos seguros de que jamás va a llegar.

De Kimura Takuya mejor esperemos que nos sorprenda con ‘La Espada del Inmortal’ que está próxima a estrenarse.

 

¡Hasta pronto queridos lectores!

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*