Hotel Mumbai: Una recreación sin propósito

Es increíble lo mucho que pasa en 10 años. Hace 10 años, la mal llamada “Guerra contra el Terror” estaba en todo su apogeo, ya sea en su enfoque contra las células terroristas religiosas (en Medio Oriente y Asia Central) o contra los grupos de narcotraficantes (México, Centroamérica y gran parte de América Latina), y existía una fuerte polarización sociocultural que reafirmaba los “lados” de problemáticas sumamente complejas, que requieren de mucho análisis y estudio para comprender su raíz y, a partir de ahí, buscar soluciones que se vayan adaptando al avance de la solución a los conflictos. 10 años después, es notorio que las supuestas soluciones presentadas como respuesta a problemáticas complejas no funcionaron, y seguimos pagando los platos rotos de estas guerras.

Hacer películas sobre guerras o actos terroristas es complicadísimo: hay que resumir y simplificar en dos horas cuestiones sumamente complejas, hacerlas digeribles para una audiencia que quizás es la primera vez que escucha sobre el tema, y honrar a quienes perdieron la vida en el evento presentado. Por otro lado, cuenta mucho su fecha de estreno, quién escribe la película y quién la produce, quiénes la realizan y por qué es importante contar esta historia en este momento en particular.

Hotel Mumbai,  protagonizada por Dev Patel, Amandeep Singh, Suhail Nayyar, Armie Hammer, Nazanin Boniadi y Jason Isaacs, gira alrededor de los ataques terroristas simultáneos ocurridos el 26 de noviembre del 2008 en la ciudad de Mumbai, enfocándose en el ataque al hotel Taj Mahal Palace, diseñado por los arquitectos indios Sitaram Khanderao Vaidya y D. N. Mirza, completado por el ingeniero inglés W. A. Chambers, y fundado en 1903. Los terroristas, siguiendo las órdenes de un líder sin rostro llamado Hermano Toro, toman el hotel violentamente, y un grupo de empleados del hotel quienes buscan mantienen a los huéspedes a salvo y buscan sacarlos del recinto. Inspirados por el documental Surviving Mumbai (2009, dir. Victoria Midwinter Pitt), el guion de John Collee y Anthony Maras, de nacionalidades inglés y australiano, respectivamente, divide el tiempo entre las dinámicas y motivaciones de los terroristas -un grupo de hombres jóvenes-, las acciones de los trabajadores del hotel, y el destino de una familia adinerada que se estaba quedando en el hotel. Las tensiones y suspenso manejado a lo largo de dos horas funciona gracias a la brillante edición de Maras y Peter McNulty, quienes convierten una trágica historia en un buen thriller; las actuaciones del reparto son buenas y mantienen creíble las acciones de cada uno.

Con una perspectiva lo más neutra y aislada posible, sin contexto a lo que ocurría a nivel internacional en 2008 y sin referencia a los bombardeos en las estaciones de trenes en Mumbai del 2006, Hotel Mumbai es un recuento parcial de lo que ocurrió durante los ataques terroristas de ese fatídico día, sin mucho más que aportar que una sesión de suspenso de dos horas.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*