Hunt for the Wilderpeople: La Mejor Comedia del año es de Nueva Zelanda

Medito en la manera en como una corbata con un agujero para encajarse en el botón superior de una camisa podría solucionarme la vida. A su servidor, algunas veces jugando al empresario, generalmente vendedor, y por último en mis tiempos libres maestro universitario y crítico de cine, un artefacto como tal le vendría de maravilla dado mi constante roce con clientes y el eterno conflicto que mantengo con esa prenda opresora e incómoda que se amarra al cuello. Creo que el cine de Taika Waititi sería como esa corbata, no reinventa, pero si innova gracias a una creatividad desbordante.

Pero ¿Quién carajos es Taika Waititi? Imaginen a un neo zelandés de clase media alta descendiente de una tribu aborigen y con sangre judía, de padres artistas y maestros que en su crecimiento, proveyeron al niño de un liberalismo intelectual que durante los finales de los 80’s absorbió como esponja toda fuente socio cultural y artística de occidente al situarse entre su nación y algunos viajes de estudio a Europa. Por supuesto que esta serie de referencias principalmente fueron originadas del cine y la música, dando como resultado una perspectiva bufonesca y satírica que lo llevaron a comenzar su carrera como comediante de stand-up. Con los años sería nominado al Oscar por su segundo cortometraje (Two Cars, One Night del 2004) y como actor, productor, guionista y director emprendería hasta el momento 21 créditos entre televisión y cine, de los que se desprenden 4 largometrajes, siendo el último de ellos la maravillosa Hunt for the Wildepeople.

director-taika-waititi-on-his-new-film-hunt-for-the-wilderpeople-body-image-1457597392

Por cierto, el invento de la corbata si existe, y es de él.

Ambientada en su natal Nueva Zelanda, la aventura sigue a un problemático niño huérfano que es adoptado por un matrimonio que reside fuera de la ciudad; llevando una vida “salvaje” entre la cacería y la disecación de animales.

La maduración del director de la también hilarante What we do in the Shadows (2014) denota un crecimiento narrativo inmenso en comparación a su última cinta; la adaptación y estructura de sus personajes fluye de manera natural mientras su estilo de comedia referencial se comienza a presentar de manera discreta durante dicha introducción. Consecuentemente el mencionado tono humorístico (Muy negro) da a pie a lo que parece una típica cacería humana accidental, en donde un niño regordete y un viejo malhumorado se ven envueltos en una serie de infortunios que no dan pie al descanso de la audiencia.

hunt-for-the-wilderpeople-752x440

Imaginativa por originalidad, Taika somete al espectador a una estimulante química actoral que no tiene desperdicio ni preocupación en ocultar un compendio de influencias americanas de todo tipo, desde una especie de versión (Accidental o no) retorcida y comiquísima al cartón de Remi, hasta algunos toques de western, road-movie y el repaso por un estilo “Tarantinezco”, sin olvidar homenajes al cine de Cameron, Scott y muy en especial al film Scarface, mostrando en particular una parodia al mundo criminal y de las drogas desde un guion ágil y muy divertido de principio a fin.

Los clichés forman parte de esta exquisita explotación de los elementos -héroes y villanos-, sin embargo temas como el duelo, racismo, la cultura neozelandesa, religión y sobre todo la adaptación, complementan y dotan de equilibrio a un relato que no se desborda hacia lo absurdo, construyendo una aventura y comedia bastante elegante y lo más importante… con mucho estilo

9780143573746

En la parte actoral nos encontramos ante una cara muy reconocible, la de Sam Neil, histrión que entre tato bodrio y malas elecciones a través de su carrera, nos tiene acostumbrados cada década a una sorpresa, en este caso interpretando a un cazador viudo neozelandés que se tiene que hacer cargo de Ricky Baker, una antítesis de la ternura infantil que gracias al libreto, dirección y el desempeño de Julian Dennison, logran convertir a este personaje en un elemento y vehículo entrañable en contra de todas las adversidades (Quizá el mayor valor del film)

Pareciera que hacia su conclusión Taika pierde cierto sentido dramático para caer en una serie de excesos de acción; este error que seguramente ira puliendo con el tiempo, es maquillado con un constante disparo de diálogos espontáneos que siguen manteniendo el interés. Aunque falla en su propósito de conmover a través de una forzada y previsible moraleja familiar – paternal en su acto final perdiendo cierta frescura y naturalidad, Hunt for the Wilderpeople logra convertirse en una de las mejores películas de este año (Para algunos autores de este blog, en la mejor), digna de apreciar varias ocasiones.

3061545-inline-i-5-taika-waititi-on-going-from-quirky-indies-like-hunt-for-the-wilderpeople-to-thor-3

Por cierto, Taika Waititi dirigirá Thor 3, y de repente tengo fe en ese olvidado y apestado proyecto de Marvel ¿Ya vieron esto también? Una probadita del director neozelandés que algunos ya están pidiendo se convierta en serie para televisión ¡Enhorabuena!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*