Ilusión o realidad

La primera de las tres películas que conforman el Ciclo de Cine “Amor Oriental”, proyectada el pasado 14 de febrero, se titula “El tren de la poesía”, o El tren de Zhou Yu”, del director Sun Zhou. A continuación presento una pequeña reseña a manera de opinión de este largometraje chino, protagonizado por la ganadora a Mejor Actriz en el Festival de Cine de Venecia: Gong Li.

Xiu (Gong Li) mantiene una relación complicada con el tímido poeta Chen Ching (Tony Leung Ka Fai), lo que la lleva a descubrir la sorprendente historia escondida detrás de su poesía; en ella Zhou Yu (Gong Li, también), una pintora de porcelana, después de leer uno de los poemas de Ching decide buscarlo hasta su casa y se enamoran perdidamente. Ella se compromete a visitarlo dos veces por semana, recorriendo un largo trayecto en tren. La relación llega a un punto en el que Ching duda:

¿Te gusto yo, o mi poesía?

Me gusta el poeta – responde Zhou Yu.

Ella desea tanto el éxito de Ching que organiza una fatídica lectura de poesía; a partir de ahí la relación comienza a deteriorarse. Él se siente presionado por la obsesión de ella, por lo que decide alejarse con el pretexto de aprovechar un trabajo lejos de ahí. Sin embargo, Zhou Yu continúa prendada de Ching y sigue visitando su casa recorriendo el largo trayecto en tren. Un nuevo hombre aparece en su vida, un veterinario, que la lleva a debatirse entre la ilusión de un amante poeta o la racional realidad que él le ofrece.

El hecho de que la popular actriz Gong Li interprete los dos papeles femeninos principales, (por un lado, la que va hilando la historia, y por otro, quien la vive) nos tiene a los espectadores un tanto desconcertados, pero a la vez nos hace pensar que las historias que nos vamos creando en nuestra mente son un reflejo de nosotros mismos; en palabras de la propia Zhou Yu “…el amante es como un espejo, en el que puedes verte tú, con mayor claridad…”

Hay otra frase que llama la atención, casi al final de la película: “Si sueles viajar, puede que algún día te ocurra alguna cosa; en realidad pueden ocurrir muchas cosas en tus sueños, pero sólo son sueños…”

Con esta frase, Zhou Yu parece resumir la lucha interior que siente. En el tren conoce al veterinario: un ser real, que le ofrece algo real, pero ella, al final de cada viaje, llega a visitar al amante poeta, que ya no está, y que a fin de cuentas es sólo un sueño…

Cabe destacar que la fotografía del filme es exquisita: las escenas de paisajes, agua, trenes en movimiento, están insertadas en los momentos adecuados para que el espectador tenga el tiempo suficiente de disfrutar estas imágenes, pero que a su vez no le distraigan para analizar la compleja historia.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*