It. Capítulo 2: El regreso a Derry y a las pesadillas sangrientas de King

Bien dicen que todas las malas experiencias de la infancia, si no las confrontas y encaras adecuadamente, te perseguirán por siempre hasta tu vida adulta. Justo esa postura es la que retoma Andy Muschietti en su segundo capítulo del payaso Pennywise IT:Chapter Two.  Han transcurrido 27 años desde los acontecimientos que ocurrieron en Derry durante la primera entrega (IT, 2017) y todos los integrantes del “Club de los perdedores” se han alejado de ahí a vivir sus vidas y olvidar cada uno a su manera esos hechos. Bueno casi todos ya que Mike (Isaiah Mustafa), se ha quedado en la pequeña ciudad obsesionado con el tema e incapaz de seguir adelante. Después de algunos eventos extraños que han ocurrido recientemente, Mike recuerda y sabe que está obligado a llamar a todos los integrantes del “Club”, el momento de enfrentar su más terrible temor ha llegado.  Como sabemos el ente dentro del payaso Pennywise es la representación de los miedos y el dolor que pueden derribar a sus víctimas no importa si son un grupo de adolescentes marginados o  de adultos exitosos, al menos en apariencia.

Esta segunda entrega IT:Chapter Two es una bien trazada continuación del como estos miedos se albergaron en todos los personajes, en lo más profundo de su psique y lo combina además también con dolor físico; aunque termina convirtiéndose más bien en un complemento de la primera entrega. Muschietti retoma esas pesadillas aterradoras completamente salpicadas de sangre (definitivamente hay sangre, verán mucha sangre). Esos “perdedores” ahora adultos, aunque no lo hayan querido aceptar, han estado arrastrando ese trauma residual que los marcó desde su adolescencia. Bill (James McAvoy) es un autor de novelas de terror (quizá una autodescripción del propio King) que trata de resolver sus culpas entre las páginas de su novela más vendida, la cual tuvo un fallido final, y todo el tiempo se lo están recordando lo que lo frustra. Bev (Jessica Chastain) aparentemente tiene una vida de ensueño, pero está atrapada en un matrimonio abusivo y solo basta una llamada para que se de cuenta que quiere huir de ahí. Ben (Jay Ryan) tuvo una terrible necesidad de cambiar su apariencia externa y su psique interna (aunque también solo en apariencia) llevándolo a transformarse en un musculoso y atractivo arquitecto. Ritchie (un sorpresivo Bill Hader) encontró su refugio en la comedia, convirtiéndose en una exitoso standupero, usando el humor como su mecanismo de defensa. Eddie (James Ransone) encontró la manera de controlar su ansiedad desarrollando una carrera como gestor de riesgos (irónico, o no tanto) y en una esposa controladora y sobreprotectora tal como su madre. Stan (Andy Bean) ha vivido en un completo estado de negación sobre aquella experiencia, y cuando recibe la llamada es el que más sufre recordándola. Lo quiebra por completo. Y por último Mike (Isaiah Mustafa) quien se ha estancado y negado a seguir, completamente obsesionado con el tema, intentando durante estos 27 años  resolver el misterio de los orígenes de Pennywise; convirtiéndolo en prisionero de Derry y de su propia obsesión.

Y los tenemos aquí, reunidos 27 años después.  Y luego del asesinato de Adrian Mellon (si, es Xavier Dolan) ocurrido durante la feria de Derry, comienzan a desaparecer nuevamente más y más niños. Hecho que le recuerda a Mike y a todos los perdedores, aquel juramento de sangre que hicieron alguna vez. Tendrán que escarbar amargamente entre sus recuerdos porque saben que a pesar de los años, experiencia y quizá madurez adquiridos, esto no les servirá como soporte para enfrentar lo que saben que les espera. Se encuentran en la misma línea psicológica e incluso física de donde partieron. Y aquí es donde le veo el punto más débil a la cinta. Si bien el trabajo actoral tanto individual como grupal es muy bueno ya que cada uno de los actores adultos interpretan muy bien la personalidad que le imprimió cada uno de los niños actores a los personajes; y de que se percibe cierta camaradería y química entre ellos; no se siente o al menos yo no lo vi así, ese miedo aterrador que se supone que deben sentir y que los carcome por dentro tan solo llegan al pueblo condenado. Y esto a pesar de que Pennywise vuelve mucho más desquiciado y aterrador que en la primera entrega (Bill Skarsgård se toma muy en serio el papel).

Aunque eso si, la narrativa de Muschietti en conjunto con la fotografía de Checco Varese y la música de Benjamin Wallfisch logran una película mucho más estilizada y mejor ambientada que su antecesora; y el uso de constantes escenas del pasado a modo de recuerdos, funcionan bien en el hilo de esta historia, pero en momentos pareciera que abusa de esos recuerdos, lo que la convierte, como lo mencionaba al inicio, más que una segunda parte en un justo complemento de la primera película. Los conceptos abstractos que plantea Stephen King, sobre el origen y pasado del ente que habita en Pennywise, aquí también es mencionado, sugiere una historia, pero no profundiza tampoco en ella; lo cual tampoco es un desacierto ya que no le resta así importancia al verdadero protagonista: el miedo y el como entenderlo y confrontarlo, lo cual como adultos que son ya nuestros personajes, se traduce en aceptarse y perdonarse a uno mismo. Como dato curioso, más de algún fan de King, notará algunas referencias a The Shining, y algún cameo sorpresa que no los decepcionará. Y aunque IT:Chapter Two no esté a la altura de su predecesora, y se vale demasiado del éxito que tuvo ésta, estamos ante una propuesta decentemente lograda en términos de entretenimiento.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Clementine   @@lupistruphis  

Escéptica ante todo, pero con una gran curiosidad. Amante del café y del aroma a libros viejos. Nostálgica e idealista sin remedio. Alguna vez de niña me llevaron al cine, y siempre vuelvo a él porque siempre me salva.


1 comentario

  • La fui a ver y senti que me gusto pero que no me complacio, sin embargo al lee su resena me doy cuenta que esta es la explicacion que necesitaba, estos eran los sentimientos que no podia expliccarme a mi mismo.

    Al estar contaminado con el libro y la version de television me sentia un poco incompleto, gracias por despejar las nubes de la mente.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*