John Wick Chapter 2: El regreso triunfal de Keanu Reeves

Ustedes perdonen la tardanza. No es que nos hayamos olvidado de John Wick, nada de eso. Su servidora aquí andaba bastante absorta en cuestiones de la vida diaria, pero ya estoy aquí para traerles mi reseña de la tan esperada por muchos, segunda parte de John Wick.

¿Dónde nos quedamos?

 

Si recordamos la primera entrega de 2014, nos quedamos con un John Wick muy herido que se aleja junto a un pitbull que ‘adopta’ en un centro donde el cachorro iba a ser dormido. Acaba de matar a los que por error se metieron con quien no debían y de pasada le mataron su cachorrito, el regalo de su recientemente fallecida esposa.

John Wick 2…. Han pasado solo 5 días desde la última vez que vimos a John. Y los problemas vuelven a tocar a su puerta.

En esta ocasión es debido a una deuda de sangre que tiene con Santino D’Antonio (Riccardo Scamarcio), quien lo obliga de la peor forma a regresar al sendero que hace unos momentos antes había vuelto a dejar atrás (los mejores primeros 8 minutos de acción en una película, desde hace un buen rato).

Como si no supieran que meterse con las posesiones de John Wick se paga con la muerte, este amigo italiano obliga a John a que elimine a una persona y encima de ello para salir bien librado le tienden una trampa para borrar los cabos sueltos. El peor error de su vida.

Pues bien, secuelas hay muchas y todos conocemos el dicho de que ‘Nunca segundas partes fueron buenas’… Pero hay excepciones y ‘John Wick: Chapter 2’ es una de ellas.

De nueva cuenta la mancuerna conformada por el director Chad Stahelski y el escritor Derek Kolstad nos traen acción trepidante aumentada exponencialmente. Y es que el director y el escritor saben cómo hacer secuelas, deben ser siempre más grandes que la original y si por allá John mataba a unos 30 0 50 fulanos en toda la cinta, acá tenemos esa cantidad de fallecidos solamente en la secuencia de entrada, antes de que incluso aparezca la leyenda ‘John Wick’ en la pantalla. Así que váyase preparado para escenas de acción largas que lo tendrán clavado al filo del asiento.

Y no, si usted es de los que piensan que la primera película fue muy violenta, entonces ésta definitivamente no es para usted.

La ambientación de la película no deja de ser oscura, el personaje lo es y el mundo en que se desenvuelve también. Sin embargo ahora nos sumergimos un poco más en el submundo de John, ese donde así como ir a la lavandería, lo lleva a uno a un sótano donde se encuentra el mejor sastre de chalecos antibalas del mundo, claro, por un precio de oro. De igual forma conoceremos de dónde saca John todo ese arsenal que le vimos en la primera parte.

Un detalle curioso y divertido es el reencuentro de Keanu Reeves con Laurence Fishbourne lo que le da un toque muy a lo Matrix al momento (Hay incluso una secuencia en el metro que lo hace a uno recordar muchísimo a aquella cinta)

Lo cual me lleva a la música. Tyler Bates consigue proporcionarle al film un ambiente moderno, rudo, potente, al igual que la cantidad de armamento que vemos desfilar. Es innegable que la música así como las canciones utilizadas le dan el toque perfecto a la acción pues no solo la acompañan sino que las melodías le proporcionan ese efecto elegante a la matazón que estamos presenciando, de modo que no se ve grotesco sino como el climax de una espera prolongada que captura nuestros sentidos y nos mantiene atados a la suerte de John, algo que más de uno  encontrará relajante a pesar del baño de sangre. La música lo lleva a uno de la mano en un éxtasis de sangre, muerte y placer casi orgásmico. Imperdible la escena de la fiesta con ‘Plastic Heart’ con la voz de Ciscandra Nostalghia como fondo para una de las mejores escenas de acción en la película.

Usted me dirá que es una masacre absurda, bueno, yo le diré que con John Wick nadie espera lo contrario. Ciertamente el director no pretende darnos una lección de moralidad, de hecho, sabemos a lo que vamos y lo obtenemos con creces.

Ahora bien, fuera de Laurence Fishbourne, quien está muy bien en su papel de lord del underground, el resto del cast no se queda atrás. Comenzando por quienes están de regreso como Ian McShane como Winston, y John Leguizamo como Aurelio sin dejar de mencionar a Peter Stormare en la secuencia inicial.

La nueva adición ahora son Ruby Rose y Common. De ellos es destacable la actuación de la chica de moda, quien roba miradas tanto de hombres como de mujeres y es el sueño húmedo de ambos. Su presencia en pantalla es destacable a pesar de no decir una sola línea en toda la película pues es muda. Pero eso solo hace que su belleza destaque mas en cada aparición y que su capacidad histriónica quede un poco  por debajo de su hermosura, para verse nuevamente levantada en esa pelea cuerpo a cuerpo con John Wick, el cual, al igual que con Adrianne Palicki no tiene reparo en patearle el trasero a una mujer que se lo merezca.

Con Common pasa algo similar. El guapo hombre de color roba miradas en cada escena y es ciertamente un igual de John, las escenas de pelea tan excelentemente coreografiadas muestran lo letal que es el hombre, casi a la par de John, salvo que a él no le han matado al cachorrito de su esposa muerta. Su pelea en el metro es épica y no dudo que nos lo topemos en la siguiente entrega de John Wick… bueno, eso espero porque el hombre junto a John hacen una mancuerna por demás letal.

De modo que ya sabe que esperar de John Wick, y créame cuando le digo que si la primera parte le gustó, esta hará que esa se vea como un juego de niños. Y espere el final… que al parecer lo mejor, está por venir!

Keanu Reeves está mejor que nunca a sus 52 años y se mueve como pez en el agua en este tipo de personajes oscuros, con diálogos casi monosilábicos, perseguidos por su pasado y letales como ellos solos. Es por eso que le digo que todo esto me recuerda mucho a Matrix. Es de aplaudirse que el hombre se haya aventado todas sus escenas sin dobles y que aprendiera a maniobrar con excelencia tanta cantidad de armamento que se le pone enfrente, y para muestra el siguiente video…

Pues bien, como siempre la decisión final la tiene usted querido lector, pero si usted disfruta una buena secuencia de acción con una piedra parlante como el Keanu ‘papirri’ Reeves, entonces John Wick es su película.

 

¡Hasta la próxima!

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


2 comentarios

  • Alejandro López marzo 5, 2017 @ 9:57 am

    La primer John Wick fue de las mejores películas de acción del nuevo siglo. Después de semejante reseña, me muero por ver este capítulo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*