Joker: Del Peor al Mejor en el cine y la televisión

Creado por  Jerry Robinson, Bill Finger y Bob Kane como el archienemigo de Batman en 1940, El “Joker” ha marcado para bien o para mal, con gloria o desgracia, las carreras de quiénes lo han interpretado tanto en el cine como en la televisión. Tal vez el villano por antonomasia de los cómics, no cabe duda que su figura ha representado un reto de interpretación a lo largo de 53 años, siendo sabido en la mayoría de los casos la dura y conflictiva preparación emocional y psicológica por parte del actor para para llegar a esa representación final enfundados en el iconico saco morado, y es que desde la carcajada hasta su expresión corporal, aquellos valientes que le han dado vida o voz pueden dar testimonio de la complejidad que requiere dicho personaje dado su planteamiento y mismos orígenes.

Concebido como lo que es hasta la fecha, un psicópata asesino, anarquista, demente y de una inteligencia superior, sus creadores establecieron desde un principio que el Joker no tiene un origen como tal; sin ningún trasfondo o estructura, la empatía hacía con tan cuestionable personaje viene directamente de su carisma y de la capacidad intelectual y criminal con la cuenta para situar a Batman en varias de sus más grandes tragedias a través de los años. Como tal, algunas de las adaptaciones al cine y/o televisión han respetado el nulo bagaje, sin embargo y conforme han pasado los años, las tendencias narrativas han llevado al Guasón a contar con una explicación de su “razón de ser”, lo cual ha sido aprovechado por la otra gran parte en lo que parecen ser dos vertientes o corrientes de adaptación totalmente distintas y sustentadas sobre un mismo personaje.

Con la llegada de la nueva cinta de Todd Phillips a cartelera, valdría la pena analizar dichas corrientes desde la perspectiva en que lo marca el mismo título de esta columna, analizando a los “Jokers” independientemente de la calidad del trabajo histriónico (aunque los dos obviamente son elementos comunes y el segundo un gran influyente para considerar la calificación de lo primero).

Revisemos la historia del archienmiego de Batman en la televisión y el cine de 1966 al 2019

 

El Peor: Jared Leto (Suicide Squad, 2016)

Maquillemos a un pinche chulo zarrapastroso y llamémosle Joker. Aquí se unen dos de las peores decisiones en cuanto a adaptaciones fílmicas de personajes de historietas se refiere: la primera, uno de los más asquerosos libretos en la historia, que resulta en una cinta patética y vulgar que alcanza desgraciadamente a afectar al iconico villano, el cual es convertido en un “pimp” atrapado dentro de un marco amoroso tan absurdo y grotesco, que dan ganas de vomitar en cada una de sus apariciones; la segunda es Jared Leto, un actor por lo general solvente que aquí busca hacer una torpe reinvención del villano que termina por ser una imitación de otros personajes mafiosos del cine, pero sin la gracia y con el “toque” o justificación de siempre estar drogado. De pena ajena, incluso la carcajada del Joker aquí es rebajada a una risa más fingida que cuando te ríes de algún chiste de tu suegra(o), asimilándose más a solo leer los “Ja, Ja, Ja,” del libreto de manera literal ¡Una estupidez total!

 

El mejor que Leto: Cameron Monaghan (Gotham, 2014 – 2019)

No hay mucho mérito en ser mejor que Jared Leto, he ahí el consuelo de esta pobre versión televisiva que no solo se vio afectada por el pésimo actor que es Cameron Monaghan, sino también y principalmente por las terribles decisiones que desde la producción afectaron tanto el planteamiento como la esencia del personaje. Si de por sí el 90% de este tipo de seriales es de mediocre a malo (y Gotham no es la excepción), aquí el “Joker” primeramente fue sometido a una especie de promoción por parte de WB alrededor del supuesto misterio en cuanto a la naturaleza del personaje; que si era o no era, que si iba a ser otro actor o simplemente una especie de personaje prólogo era un engaño para confundir a la audiencia, al final todo terminó en una adaptación paupérrima suscrita al morbo del maquillaje en una especie de Joker gore con piel cocida y/o derretida. Por supuesto que la carcajada era lo de menos, pues ni siquiera se convirtió en esta libertina adaptación sobre Batman en un símbolo del personaje ¡Pero hey! Al menos fue mejor que Leto

 

El de juguete: Zach Galifianakis (The LEGO Batman Movie, 2017)

Si. Un muñeco de LEGO con la voz del borracho gordo de Hangover es mejor que Leto y Monaghan ¡y hasta quizá juntos! Y es que sin ser la mejor película ni siquiera de la saga de los cubitos, este Joker por momentos resulta ser una divertida sátira del personaje en toda su naturaleza y esplendor, incluso estableciendo ese vínculo con el Batman y explayando su razón de ser. Una inofensiva y olvidable aventura, también se cumple una de las reglas del personaje en cuanto a sus apariciones fílmicas, y ese es el robo de cámara en cuanto a su interacción con Batman. Así mismo habrá que agradecerle a Galifianakis sus buenas carcajadas ¡Quién sabe! Quizá y hasta hubiera estado mejor meterlo en Suicide Squad como una versión obesa y retorcida del payaso, algo más acorde al tono absurdo de aquella

 

El del bigote: César Romero (Batman, 1966-1968)

El primero de todos, el actor de ascendencia cubana no solo fue legendario por no quitarse el bigote (muy necio el cabrón), sino porque en realidad se notaba en cada una de sus apariciones como disfrutaba interpretar al personaje. Romero a través de sus 22 capítulos y 1 película estableció muchas de las reglas histriónicas en torno a la personalidad del personaje que servirían de clara influencia principalmente a las versiones de Nicholson o Hamill (hasta Phoenix muestra algunos desplantes), pero también su risa única ha quedado en el recuerdo y gran estima de los seguidores de Gótica.

Cabe destacar que la versión de Romero responde más al cambio casi inmediato que sufrió el propio personaje tras su nacimiento, pues las buenas costumbres al principio no aceptaron al payaso anarquista y homicida que los creadores tenían en mente, por lo que el villano sufrió una metamorfosis a este bufón criminal y asalta bancos que igualmente resultaba el mayor reto para este cómico y más ligero murciélago televisivo. Oscuras se han tornado las épocas y el Joker en consecuencia retornó a sus bases, pero no cabe duda que el bigote, la carcajada y los gags de Romero siempre tendrán un lugar en nuestro bati corazón.

 

El Bromas: Joaquin Phoenix (Joker, 2019)

Los centennials descubren el cine trasgresor (de verdad que les hace falta ver kilos y chingos de cine); la más reciente película sobre el payaso criminal no es mala (y también dista muchísimo de ser una obra maestra), pero como dicen en mi rancho “el pez por su boca muere“, traducido en este particular caso a que el principal error en el planteamiento del Joker es ser accidentalmente el Joker. Al sustentar al personaje como víctima no solo de abusos y enfermedades mentales, sino también del sistema, cierta (o mucha) esencia del personaje se diluye en una historia que parece relatarse accidental o de manera coincidente en Gótica, pudiendo resultar este individuo ya no digamos cualquier otro villano de comic, sino cualquier otra persona afectada y llevada bajo ciertas circunstancias la criminalidad y/o a la maldad. Si bien es cierto que el personaje recientemente ha recibido muestras de trasfondo vía Alan Moore (u otros autores), el planteamiento fílmico aquí funciona, pero no exactamente para él.

Ahora bien, como lo mencioné al principio de este post esto no tiene nada que ver con la excelsa actuación de Joaquin Phoenix (sin duda la mejor si estuviéramos hablando de desempeños histriónicos), el cual intenta por todos los medios y con todo su talento tapar todas las debilidades narrativas de su director Todd Phillips (que parece por momentos que quiere emular a Nolan y/o a Scorsese pero sin el talento y/o experiencia necesaria) ¡pero estamos hablando de Jokers! Por lo tanto independiente a su desempeño, de una cinta loable pero inflada y de sus obvios errores de dirección, este Joker incluso por momentos pide, grita y ruega alejarse lo más posible del Joker ¿Irónico no es así? Quedará para el recuerdo la secuencia del talk show y su consecuente desarrollo en las calles caóticas de Gótica, sin duda el esbozo mas fiel al personaje en esta cinta.

 

El eterno: Mark Hamill (1992 – Actual)

No se ustedes, pero yo siempre me he preguntado el porqué carajos nadie le dio la oportunidad a Hamill de interpretar a Joker en una versión carne y hueso. Al Jedi no solo se le debe la que sin duda es la carcajada mas simbólica, recordable y perturbadora del personaje, sino también el ser principal artífice de llevar al Joker al estatus de culto como parte de la cultura pop desde los noventas, resultado de su variado trabajo en ambas pantallas. Eso y por supuesto la magnífica animación y los oscuros y frescos libretos que compusieron la legendaria serie que abarcó de 1992 a 1995, con 85 capítulos divididos en 4 temporadas y hasta un Emmy en 1993. Pero el trabajo de Hamill no quedó ahí, y es que el actor prácticamente ve al Joker como un alter ego, un trabajo de tiempo completo que lo ha llevado también al cine y a los videojuegos con 30 participaciones y contando…

Una labor artística verdaderamente destacable, el Joker animado se ha convertido incluso en un punto de influencia imperativo para su interpretación fílmica, gracias al talento y a la impresión de la personalidad del propio Hamill. La buena noticia es que al parecer falta mucho de este Joker por mostrar.

 

El mafioso: Jack Nicholson (Batman, 1989)

El punto de inflexión, el Joker de Nicholson sirvió de antena amplificadora para comunicar a toda la audiencia que el payaso había cambiado el juego, dejando de ser el bufón delincuente de Romero y convirtiéndose en una “súper villano”, una real amenaza por primera vez (filmicamente hablando) vinculada con el origen y el destino del Batman. Conservando el encanto y encausando grandes e hilarantes momentos, el satírico Joker del consagrado actor también dio rienda suelta al porvenir animado del propio Hamill, pero quizá su aportación más importante hacía el personaje es el permanecer como el único Joker de carne y hueso sujeto a las ideas y reglas originales establecidas por sus creadores. Así mismo habrá que resaltar algo curioso de esta versión – adaptación, y es que en manos del mejor Tim Burton existe un pasado y por ende un sutil pero bien sustentado trasfondo que incluso (vengan centennials a apedrearme) en su conexión con Batman es mejor, más oscuro y complejo que el Joker 2019.

¿Han bailado con el Diablo bajo la luz de la luna? Diálogo que engloba a la perfección el equilibrio entre la brutalidad y el gran humor que maneja este soberbio Nicholson en traje morado ¿Otro ejemplo? El clip incluido aquí con Prince de fondo ¡Mítico!

 

El anarquista: Heath Ledger (The Dark Knight, 2008)

¿Hay alguna duda al respecto? No solo estamos hablando de un trabajo histriónico del mismo nivel de calidad que el de Phoenix, sino de una interpretación 100% fiel tanto a los cánones como a la oscura evolución que ha sufrido el personaje a través de más de 60 años. Este Joker asusta, perturba y hace reír; Ledger vivió quizá la debacle psicológica que muestra Phoenix para llegar a una inmersión profunda, literalmente convirtiéndose en él, en el payaso anarquisita y psicópata que todos deseábamos ver. La secuencia incluida es ejemplo de esto y testimonio de perfección narrativa y actoral, dejando ver al héroe indefenso y débil ante la más pura personalización de la maldad aderezada con el gran talento e improvisación de Ledger.

Sacrificio total, aquí no se necesita una justificación de la maldad y ni siquiera maquillar los trastornos físicos – mentales ¡Vamos! Tampoco un trasfondo fijo, pues el mismo libreto y por ende el personaje marcan la pauta (contando esas terroríficas historias uno puede inferir el origen sin importar la cuna o la realidad), logrando la perfecta vinculación hacía con el relato y la audiencia, y es que tal vez Ledger no sea el protagonista de la cinta, pero si el eje y elemento principal de la misma.

En conclusión, el mejor y quizá insuperable Joker y una de las mejores interpretaciones que ha presenciado el subgénero y el cine de los últimos años

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

  • Que tiene con los centenials estimado Feet? No todos los que pertenecemos a esta generación somos unos ignorantes cinematograficamente hablando… por cierto muy de acuerdo con este conteo, si bien creo que la actuación del camaleón de Phoenix es la mejor, nunca habrá un Joker como el de Ledger, ese misticismo con su origen y esa demente anarquía lo hicieron un personaje icónico.

    Responder
    • Estimado perdone, usted es VIP y sabe de cine, pero creame que tambien como dicente universitario, tengo bases para decir que esta generación sufre mucho en torno al conocimiento cultural y artístico, e incluso en el general. No digo que todos, pero si desgraciadamente la mayoría 🙁

      Responder
  • “Los centennials descubren el cine trasgresor”… Por favor, sólo le faltaba nombrar que transgresión es “La naranja mecánica” y bla bla bla…
    Joker del 2019 es muy buena, entre otras cosas deja de lado la basura de final “feliz” aburrido y predecible. Convierte la historia de héroe en la de villano. Ahora Jack Nicholson segundo? Jajajaja, para mi usted sólo quiere ser la contra de sus compañeros blogueros.

    Responder
    • Jajajaja, mucho mucho más que la naranja mecánica estimado, la cual se estrenó 16 años antes de que yo naciera.
      Si leyó bien, puede ver que menciono que Joker no es una mala película e incluso le puedo confesar que me parece la tercera más destacable en lo que va del año después de Parasite y Ad Astra. Ahora bien, no es dar la contra, sino debatir y opinar con argumentos, como muchos otros autores de este blog, los cuales se han dividido ante esta cinta. Buen intento “trasgresor” de su parte, pero débil, como muchos pasajes de este Joker 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*