La Estrada de Jerónimo Jacob saca lápiz y papel y hace la lista de sus “10 películas favoritas”

Atendiendo a la invitación del buen Fett y asumiendo una tarea cuasi titánica presento una lista con mis 10 películas favoritas. La lista no observa un orden ascendente o descendente porque simplemente no me atrevo a jerarquizarlas, en cambio las clasifico por antigüedad; por otro lado, el criterio de selección es bastante sencillo: considerando que (casi) todas las producciones que ven la luz en corridas comerciales o festivales de cine independiente (aún cuando en concepto es relativamente nuevo), deben contar con un nivel aceptable de calidad en sus elementos técnicos: iluminación, fotografía, efectos especiales, etc., y aceptando el hecho que muchas películas son innovadoras en estos rubros, me decido por considerar aspectos, digamos, un poco más “orgánicos o humanos” si se me permite usar dichos adjetivos.

La primera línea de selección es la originalidad, tratamiento e impacto de las historias, así como la dirección y desempeño de los histriones. Una última nota: como ya habrá notado quien me haga favor de seguirme y/o tenga antecedentes de mis reseñas, casi siempre circulo “por el otro lado de la banqueta“, es decir, soy casi inmune a grandes producciones que hagan despliegue de efectos especiales y éxitos instantáneos. Acá pues la lista:

LUCES DE LA CIUDAD (City Lights) Charles Chaplin, 1931

Dirigida, escrita y actuada por el genial Charles Chaplin es la única comedia que incluyo en esta lista. Recuerdo haberla visto de niño en Canal 11 (ya hace muchos ayeres) y la huella agriduclce que dejó esta finísima comedia fue indeleble, imposible no rendirse ante el innegable talento de Charles y el amplio abanico de matices que dio a su legendario personaje el vagabundo. Un mimo que jamás se hundió ante la adversidad, fuente más que obvia de inspiración del buen Cantinflas (antes de empezar a hacer películas con roles de abuelito regañón, autoritario y sangrón).

RASHOMON (Rashomon) Akira Kurosawa, 1950

Tan subjetiva y compleja como “la verdad” misma, Rashomon aborda un mismo hecho -un asesinato- desde cuatro perspectivas distintas y cuestiona si  existe una verdad absoluta. Conforme avanza la cinta descubrimos que la línea que divide lo objetivo de lo subjetivo puede ser muy delgada, pero inmensamente profunda. Los conceptos son imágenes mentales que formamos a través de la experiencia y la experiencia es una serie de eventos personales, pero contaminados por la subjetividad, entonces: ¿cómo hacer de la realidad, la justicia y la verdad conceptos universales? Kurosawa se mueve en un terreno pantanoso del que sale bastante bien librado.

LA ESTRADA (La Strada) Federico Felinni, 1954

Nada personal, sólo que había que decidir entre 8 1/2 y esta joya de la cinematografía. Felinni, cienasta siempre preocupado por indagar en las emociones humanas presenta un drama ligero en la pantalla, brutal en el tratamiento: “homo homini lupus” reza Tito en su obra Asinaria. La insensibilidad del hombre por sus semejantes, el abuso a los más débiles, a los indefensos adquiere dimensiones casi vulgares cuando el abuso es emocional más que físico. El abandono.  Felinni moldea cual arcilla a una magnífica Giuletta Masina en quien puso todo su amor en la vida real, y sólo con amor podría adentrarla en un personaje lleno de carencias e invalidez moral.

VIRIDIANA (Viridiana) Luis Buñuel, 1961

Considerada una de las 10 mejores películas de la historia del cine y la mejor cinta española-mexicana, Viridiana es una oda a la complejidad. En esta obra Buñuel cuestiona la naturaleza de la bondad y su existencia misma. Llena de referencias religiosas (la escena que emula la “Última Cena” de Leonardo DaVinci, si se mira con detenimiento bien puede ser -y lo fue- considerada sacrilegio). Una espléndida Silvia Pinal encarna a una monja cuya fortaleza moral y creencias serán puestas a prueba cimbrando y quizá derrumbando todo rastro de bondad en ella.

PERSONA (Persona) Ingmar Bergman, 1966

Una película perturbadora. ¿Hasta qué punto nuestro papel en la sociedad permea nuestra individualidad? ¿Es la sociedad  resultado de muchas individualidades o el individuo es resultado de la sociedad? Bergman nos recuerda que somos individuos y sociedad, silencio y palabra, somos lucidez y locura… somos personas.

SWOON (Swoon) Tom Kalin, 1992

Swoon es de esas películas que extrañamente casi nadie toma en cuenta y que funciona a varios niveles ¿será el cúmulo de temas tabú que toca? ¿O que Tolkin no sea lo suficientemente popular? Basada en hechos reales es una película que puede ser tema de conversación de sobremesa durante semanas. La trama: un asesinato. ¿Los motivos? Muchos o quizá ninguno que podamos comprender.

MALENA (Malèna) Giuseppe Tornatore, 2000

Tornatore no sólo es “Cinema Paradiso“. Es sencillo identificarse con esta cinta cuando se es parte de una sociedad con profundos cimientos católicos y la moralina que de ello emana. No es que en sociedades con un credo distinto no se señale o no ocurran linchamiento social, pero me parece que el costal de culpas que paciente y repetidamente abona la iglesia católica a sus feligreses es tierra particularmente fértil para la autorepresión y en consecuencia de frustración, que es el tema central de esta película. ¿Les suena el nada divertido chiste que cuenta que: las sociedades católicas son como una cubeta de cangrejos que no permite que nadie se salga del pote? Claro, ya después el chiste se atribuyó a la sociedad mexicana en exclusiva.

Los pecados de Malena son dos: ser hermosa y encontrarse sola. No hay que ser demasiado imaginativo para descubrir qué significa esto en una población de moralistas y si la realidad de una mujer sola y hermosa no se ajusta a lo que se dice de ella, por supuesto que la sociedad se encargará de no sentirse defraudada. Eso es Malena, es metáfora, espejo y finalmente lección cuando reflexiona: “la dignidad sólo se recupera donde se perdió“.

PRINCIPIO Y FIN (Principio y Fin) Arturo Ripstein, 1993

Un día contaré los motivos por los que detesto con singular intensidad películas costumbristas técnicamente impecables pero de una pobreza argumental como “Nosotros los Pobres“, “Ustedes los Ricos” y todo lo que se relacione con Pedro Infante. Para mí no hay mejor director mexicano que don Arturo Ripstein, cuyas películas han plasmado en la pantalla de plata que cuando creemos que la cosa no puede ir peor, todo se pone “color de hormiga“, y los argumentos de su guionista de cabecera Paz Alicia Garciadiego no pueden ser más perfectos y descriptivos.

Principio y Fin es una cruda visión de la típica familia mexicana de clase media, su derrumbe, autodiscriminación y finalmente descomposición. La historia desvela el secreto del terrible fracaso de la “gran familia mexicana“, retrata sus sueños inalcanzables y nos hace testigos de su estrepitosa caída hacia un obscuro pozo de degradación personal que los entierra en su propia incapacidad para defenderse y cuidar de sí mismos, su destino está sellado por esta tierra vendedora de ilusiones, mil veces saqueada por su propia gente.

Dogville (Dogville) Lars Von Trier, 2003

Quizá la máxima expresión del arte desnudo y en formato teatral llega Dogville, la primera parte de la trilogía “América“, una estocada directa a la pasividad del observador acostumbrado a que papá Hollywood le entregue todo digerido. De tema tan complejo como personal es una cinta que exige la participación activa del espectador quien deberá construir desde el escenario hasta dar un sentido a la historia con los escasísima escenografía y deberá aguzar el oído para definir detalles, <¿Alguien vio la puesta en escena de “La Pequeña Habitación al Final de la Escalera“?>.

Unos dicen que es una metáfora sobre la llegada de los puritanos ingleses a los Estados Unidos, otros dicen que es una parábola sobre la doble moral, en todo caso todos acordamos que es un ejercicio cinematográfico por demás interesante del que más de uno levantará las cejas al ver lo que es capaz de hacer Nicole Kidman.

UN HOMBRE SERIO (A serious man) Ethan & Joel Coen, 2009

Mi elección más difícil. Debí decidir entre la (aún no entiendo porqué) controversial e infravalorada (como diría mi (muy) estimado Don Fett)Brokeback Mountain” y “Un Hombre Serio”, la película más personal de los hermanos Coen. No dudo que toque fibras sensibles de todas las audiencias, sin embargo, a juzgar por las reseñas y críticas (y leí muchas de verdad) me queda claro que está dirigida a un público más específico. No es que diga que esté vedada para quien carezca de cierto referente cultural, pero este es un claro caso de que  “el contexto decide el texto“.

Un Hombre Serio” es un espejo en el que ashkenaies, serafadíes, ortodoxos, conservadores, reformistas, marranos y conversos se reflejan por igual; ingeniosa, inteligente y brutal en su mensaje hace vibrar  cimientos y pone en perspectiva la nueva realidad y valores de una comunidad que a veces se antoja confundida y deslumbrada por “la quimera del oro“. Es una película muy importante, lo supe al darme cuenta que reseñarla es igual o más conmovedora que verla. Con un final reservado sólo para quien sabe entender, aborda la pérdida de fe de una generación apenas abierta a la modernidad y la iluminación de una nueva. Corríjanme si me equivoco.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


4 comentarios

  • A riesgo de parecer fan de Michael Bay, a excepcion de Malena y City Ligths todas las demas me dieron algunas de las siestas mas deliciosas que he tenido.

    Rashomon no la e visto, y le tengo unas ganas tremendas.

    Responder
    • Don Baker, antes que nada gracias por su opinión, respecto a la lista en mi defensa sólo puedo argumentar que todos respondemos a estímulos (visuales, obviamente) distintos. Rashomon la puede encontrar en cualquier Mixup a un precio ridículamente asequible y, si le gusta, déle otra oportunidad a la lista. Quién sabe, podría cambiar de opinión.

      Responder
  • A excepcion de Swoon (no la he visto, tengo tarea) me parece una exquisita lista, sobre todo por la inclusion de Chaplin, Fellini y Buñuel. Bergman me parece magistral , pero en los personal “Persona” me causo tambien un efecto somnifero.

    Sorpresa al ver los Coen por aqui estimado Jacob con la divertidisima A Serious Man, pero solo le tengo una pregunta ¡¿Y Kubriiiiick?! XD. saludos, excelente post

    Responder
  • Dn Fett, agradezco su comentario sabía que no le iba a defraudar. Y un favor, si encontrara una copia de “Swoon” subtitulada ¿me pasa el tip de dónde encontrarla porfa? Sobre Kubrick, “2001 Odisea…” estaba en la lista pero fue descartada por ¡¡Persona!! : S Sin embargo Kubrick, como en todo amante del cine, vive en mi corazón.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*