Las 10 mejores películas para salir del closet

La etapa más difícil en la vida de una persona homosexual, bisexual o transgénero es salir del closet (armario, ropero, placard o como le llamen en tu país), la cual consiste en comunicarle su orientación sexual a las personas que le rodean y son importantes en su vida, obviamente después de haberse aceptado a sí misma con dicha orientación. Este evento puede ser a veces doloroso y traumático, pero sin embargo todos salimos vivos de él. Para muestra de ello tenemos algunos ejemplos en el cine que incluso le pueden ayudar a salir del closet a aquellas personas que no lo han hecho. Por tanto, hago esta breve selección de 10 películas que muestran las consecuencias que puede tener el asumir una sexualidad diferente frente a una sociedad mayoritariamente heterosexual.

Mejor que el chocolate (Better tan Chocolate)

Anne Wheeler, 1999


Dos atractivas jóvenes, Maggie y Kim, se conocen en Vancouver, comienzan un apasionado romance y se van a vivir juntas. Mientras, la bienintencionada pero naif madre de Maggie, Lila, se divorcia y decide mudarse con su hija. Maggie intenta salir del closet con su madre, quien parece no darse cuenta de nada a pesar de habitar en la habitación contigua. Las problemas llegan cuando la conservadora Lila descubre por fin la verdad sobre su hija y sus de amigas. Sin pretenciones y demasiada profundidad, destaca la naturalidad y frescura de esta película al contar su historia. A pesar de caer en los típicos clichés, es digna de verse y pasar un buen rato con sus divertidos diálogos y situaciones.

¿Es o no es? (In & Out)

Frank Oz, 1997


Howard Brackett (Kevin Kline) es un estimado profesor de literatura en un pequeño pueblo donde todos se conocen. Cuando el actor Cameron Drake (Mark Dillon), héroe local del pueblecito, gana un Oscar, menciona en pleno discurso de agradecimiento a Howard como “un profesor gay de mi pueblo”, nuestro protagonista se mete en problemas. Ahora tendrá que lidiar con su propia identidad sexual y la gente a la que este hecho le va a afectar, por ejemplo a su prometida Emily (Joan Cusack). Un caso muy peculiar para salir del closet, ya que aparentemente ni siquiera él mismo se había dado cuenta de su condición. Destaca la participación del personaje Peter Malloy (Tom Selleck) uno de los reporteros que llega al pueblo para entrevistar al profesor, que finalmente lo ayuda a definirse. Esta es una comedia inteligente y divertida, uno de los pocos intentos de la industria hollywoodense de hacer cine de temática LGBT en esa época.

Tormenta de verano (Sommersturm)

Marco Kreuzpaintner, 2004


Trata la historia de Toby (Robert Stadlober) y Achim (Kostja Ull-mann) que son mejores amigos. Cuando van a un campamento para una competencia de remo, Achim empieza a salir con una chica y Tobi empieza a celarlo y acosarlo, al grado que Achim descubre que Tobi es gay. Tobi lucha constantemente con sus sentimientos y con asumirse como gay. En el campamento se encuentran con un equipo de remeros homosexuales, con quienes comparten se ven obligados a convivir. Tobi tiene un romance con uno de ellos y finalmente decide contarles a sus amigos su condición. A pesar de su aparentemente trillada temática, la aceptación de un chico homosexual, esta cinta cuenta el relato con cierta frescura y sobre todo acompañada de hermosas imágenes de la mejor estación del año: el verano. Destaca también la actuación del protagonista, quien logra transmitir intensamente los sentimientos de un personaje nada sencillo.

A mi madre le gustan las mujeres

Inés París y Daniela Fejerman, 2001

Elvira, una chica veinteañera tan guapa como insegura, coincide con sus hermanas Jimena y Sol en casa de su madre, una célebre pianista separada del padre de sus hijas hace años. Una vez en casa, la madre comunica a sus hijas que está enamorada y que tiene una relación con una persona, pero la alegría se tornará sorpresa cuando descubren que se trata de una mujer. Las hermanas intentan reaccionar como mujeres modernas que son, pero Elvira se sume en una tremenda crisis de identidad sexual. Así, la película nos muestra la aceptación desde la perspectiva de la hija, la cual no es nada fácil, pero de una manera cómica e inteligente, con matices psicóticos y acertadas referencias de los versos de Safo.

Mambo Italiano

Émile Gaudreault, 2003


Angelo (Luke Kirby), un agente de viajes que aspira a ser guionista de televisión, decide salirse de su casa a vivir solo, noticia que sus padres María (Ginette Reno) y Gino (Paul Sorvino) no toman nada bien ya que piensan que no hay nada de malo en que viva con ellos hasta que se case. Sin embargo se tranquilizan al saber que compartirá apartamento con Nino (Peter Miller), su mejor amigo desde la infancia, quien es oficial de policía. Todo va bien hasta que se enteran que no sólo comparten el apartamento sino que son más que amigos. Sus familias intentarán por todos los medios que sus hijos “vuelvan al camino del bien”.

Esta comedia nos muestra otro tipo de “salida del closet”, en la que la familia se opone completamente aferrándose a su tradición conservadora, con lo cual podemos identificarnos todos los latinoamericanos. Sin embargo lo hace de forma cómica e inteligente, mostrándonos que finalmente lo que importa es la felicidad de nuestros seres queridos, sin importar su preferencias.

Mi vida en rosa (Ma vie en rose)

Alain Berliner, 1997


Este es un caso muy peculiar de la “salida de closet”. Se trata de un pequeño niño de 7 años, Ludovic (Georges Du Fresne) quien está convencido de que ser niño es sólo una etapa de su vida y cuando crezca se convertirá en una muchacha. Está enamorado de su compañero de escuela Jerôme (Julien Rivière). Cuando ambos son descubiertos jugando juntos mientras Ludovic usa un vestido de la finada hermana de Jerôme, los vecinos se tornan en contra del niño, y de toda su familia, teniendo que lidiar con el rechazo generalizado. Esta historia de una persona incomprendida nos muestra la cruda realidad de un mundo en el que la gente odia o teme a quien es distinto. Para encajar en esta sociedad actual parece ser necesario hacer lo que todo mundo hace, ser uno más del montón, y simplemente reprimir lo que uno es en realidad. En esta película Ludovic nos demuestra que los genitales no hacen a una persona, que hay que ser perseverantes con lo que se desea y que aunque al mundo no le guste uno debe defender lo que uno quiere.

Una cuestión de amor (Juste une question d’amour)

Christian Faure, 2000


Laurent (Cyrille Thouvenin) es un estudiante de biología de 23 años que vive en una pequeña ciudad francesa. Al comenzar sus prácticas profesionales conoce a Cédric (Stéphan Guérin-Tillié), un joven investigador del INRA, a quien asiste. Ambos acaban enamorándose el uno del otro, aunque no afrontan su relación de la misma manera. Mientras Cédric, algo más maduro, asume su homosexualidad sin problemas, Laurent seguirá manteniendo una doble vida con su familia, a la que engaña con una supuesta relación amorosa con su mejor amiga, Carole (Caroline Veyt). Pero como todos sabemos, tarde o temprano tendrá que sincerarse con sus padres y vivir su realidad como tal.

Esta película francesa relata que el amor se siente y se demuestra, no se explica ni se dan excusas, no tiene tarjeta de presentación ni existe un catálogo de elección. Destaca el personaje de la madre de Cédric (Eva Darlan), quien ama y acepta a su hijo, y además le apoya incondicionalmente en sus decisiones.

Ubícate (Get Real)

Simon Shore, 1998


Adaptación cinematográfica de la obra teatral inglesa “What’s wrong with angry”, cuenta la historia de amor entre dos adolescentes homosexuales. Uno de ellos es Steven Carter (Ben Silverstone), el típico nerd que hay en cualquier escuela, al que todo el mundo molesta y que sus amistades son similares a él. El segundo chico en cuestión es John Dixon (Brad Gorton), el deportista más destacado del colegio, vanidoso y cuidadoso de su imagen, por lo que se ve obligado a mantener en secreto su relación con Steven. Tarde o temprano se verán enfrentados a aceptar sus preferencias ante quienes les rodean, ateniéndose a las consecuencias de ello.

Otra excelente película tanto para quienes aún no han salido del closet, como para quienes ya lo hicieron, e incluso para los padres de ellos, donde pueden ver un poco del difícil destino que le ha tocado vivir a sus hijos.

Jodida Amal (Fucking Åmål)

Lukas Moodysson, 1998


Amal es una pequeña ciudad de Suecia, donde nunca  ocurre nada interesante y donde todas las modas siempre llegan tarde. Allí vive Agnes, una adolescente vegetariana que está a punto de cumplir los dieciséis, y que a los ojos de los demás es un bicho raro, así que nadie la toma en cuenta. Sin embargo ella está enamorada de Elin, la rubia más guapa del instituto. Esta rubia parece tener toda su vida bajo control, pero la verdad es que se encuentra en una constante confusión, lo que le lleva a relacionarse con Agnes casi accidentalmente, y ambas terminan viviendo una historia que ni se imaginaban. Esta cinta sueca de bajo presupuesto nos enseña que a pesar de que la vida parece no tener sentido, siempre hay algo que nos alienta a seguir adelante y luchar por nuestros ideales, y que aquello que creíamos imposible, puede resultar sorprendentemente real.

Dulce Amistad (Beautiful Thing)

Hettie Macdonald, 1996


Tres amigos adolescentes (dos chicos y una chica) viven en Londres donde comparten una linda amistad. Uno de ellos es Jamie (Glen Berry), un chico reservado, tierno y sentimental, quien es apoyado totalmente por su madre al decirle que es homosexual. El otro chico es Ste (Scott Neal) un atlético joven que sufre de violencia familiar por parte de su padre y hermano. La tercera es Leah (Tameka Empson) una excéntrica joven que juega un importante papel en la relación de los chicos. Esta es una magnífica drama-comedia casi de culto entre la comunidad LGBT que probablemente se ha convertido en la mejor película para salir del closet.

 

Hasta aquí la selección de películas. Si bien hay algunas otras que abordan esta temática, me ha parecido que estas 10 son las que lo hacen de manera más clara. Si no haz visto alguna de estas películas te recomiendo que lo hagas en cuanto tengas oportunidad, y si conoces alguna otra que merezca mención agradeceré que lo comentes.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


12 comentarios

  • Hace falta “But I’m a Cheerleader”

    Responder
  • Excelente recopilación de cintas; ciertamente el “declose” es un estadío y proceso muy significativo para quienes pertenecemos a las llamadas “minorías sexuales”, quienes no pertenecemos a la media en una sociedad plural. Pese a eso, cada película muestra desde diferentes ángulos el rol que asume cada subsistema. Algo muy importante que menciona Eliseo es la aceptación propia, que es imprescindible.
    El desclose para cualquier minoría comienza con la aceptación incondicional, si es cierto que puede resultar peligroso hacerlo en algunos contextos, no llegaremos a una autorrealización plena prescindiendo de ésta.

    Responder
  • WOOOOOOWWWW eliseoooo me encantoooo el articulooo estaa llenooo de muchass peliculass mui buenasss =) eressss megaaa genealll ;D
    Noooo manshessss me encantasss teeee amoooo waaaaa me orgasmeooooo de soloooo leerte =D

    Responder
  • Falta Le placard! me encanta!!!.

    Responder
  • Falta secretos en la montana igual me encanto la lista besis

    Responder
  • Falta secretos en la montana igual me encanto la lista besis
    Op

    Responder
  • esta bien chebre, la mayoría ya me las he visto y son muy buenas…

    Responder
  • ¨Pues yo recomiendo una muy comica y divertida… Reinas o reyes, ahí actua John Leguizamo

    Responder
  • creo k una k deberia estar aki es “Plegarias para Bobby”, es una pelicula excelente sobre una familia cristiana k se enfrenta y luego ayuda a la homosexualidad, la recomiendo 100%

    Responder
  • Es digna de aparecer en la lista “The kind are all right” en español “Los Niños estan bien”. Es una excelente pelicula qué aborda el tema de una pareja de mujeres lesbianas qué forman una familia y el conflico en el qué se ven envueltas con el donador de esperma. Muy recomendable y tiene el plus qué actua el guapo de Mark Ruffano. Veanla les va a encantaría.

    Responder
  • Tormenta de verano es mi favorita, una película que logra narrar una bellísima y sosegada historia, un melodrama de sobremesa, sentimental y con el realismo mágico de tintes sociales y pretensiones ideológicas. Además, la música también es excelente, conmovedora, muy adecuada. Me recordó un poco a la serie Looking, una propuesta que aborda el tema de la homosexualidad pero desde un perspectiva un poco más adaptada a la época actual.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*