Lo Mejor y lo Peor de la saga Mission: Impossible

Se acerca el estreno de Mission: Impossible Fallout, sexta entrega de la gustada franquicia de acción y espionaje para regocijo de los amantes de las balas, golpes y acrobacias, valga la redundancia, imposibles.

Sin la longevidad y sofisticación de la saga James Bond ni la complejidad dramática de la franquicia Jason Bourne, M:I ha logrado posicionarse dentro del gusto de los fans del cine de espías y conflictos internacionales pues al igual que sus sagas, digamos, “hermanas”, ha logrado construirse una identidad propia que le ha procurado su propio nicho de seguidores.

Se trata de la reinvención para el cine de la icónica serie televisiva homónima, transmitida de 1966 a 1973 y revitalizada de 1990, a cargo del siempre polémico Tom Cruise como el agente Ethan Hunt, quien a la postre se ganaría un lugar como referente en cuanto a personajes de acción.  Sin la elegante sangre fría de James Bond ni las habilidades casi sobre humanas de Jason Bourne, Ethan Hunt se muestra, paradójicamente, como el más humano de los “súper espías”: visceral, vulnerable, hasta con sentido del humor e inclusive casado, algo que parecería prohibitivo en sagas como ésta.

Mientras que la serie original hacía hincapié en misiones a cargo de un equipo coordinado y con objetivos específicos, la saga cinematográfica viró hacia las peripecias de un “súper agente”, lo cual resultó desagradable para muchos seguidores de la serie.  Que el líder del equipo de la serie original, Jim Phelps (Peter Graves en la serie, Jon Voigth en cine) fuese convertido en un villano traidor en la película fue considerado, literalmente, una abominación por los actores originales.   No obstante, la película Mission: Impossible (1996, Brian de Palma) fue un éxito de taquilla y crítica que reposicionó el icónico tema musical de Lalo Schiffin en la memoria colectiva.

Fallout (Christopher McQuirre, 1998) es la esperada próxima entrada de esta saga, que por desgracia ha recibido más publicidad por el desagradable bigote de Henry Cavill que por sus secuencias de acción.  Mientras esperamos que el bigote no estorbe en el éxito de la película ¿Por qué no repasar, al igual que el rebelde agente Sean Ambrose (Dougray Scott), el historial operativo de Ethan Hunt/Tom Cruise hasta ahora?

Repasemos lo mejor y lo peor de la saga cinematográfica hasta el momento.

 

  1. El Stunt

Como característica definitoria de Ethan Hunt, como menciona Ambrose, es la ejecución de “Acrobacias Locas” para alcanzar los objetivos de la misión, a fin de optimizar el tiempo y evitar innecesarias confrontaciones cuerpo a cuerpo.

 

El Mejor:   Infiltración en la CIA (M:I )

Viéndose forzado a robar datos de las oficinas de máxima seguridad de la CIA, equipadas con sensores de temperatura y movimiento ultra sensibles, Hunt debe bajar desde los ductos de ventilación y permanecer suspendido por cuerdas mientras accede a los sistemas.  Obviamente, algo tendría que fallar y esa a punto de ser descubierto cuando una gota de sudor estuvo por caer al suelo y activar los sensores.

No es el stunt más peligroso, pero sí el más representativo de toda la saga. Momento ya icónico en el cine de espías y el cine en general, imitado y parodiado en innumerables ocasiones.

 

Mención Honorífica:   Bajo el agua (M:I Rogue Nation)

El robo de datos más riesgoso de la historia.  Aunque no el más memorable, sí el más angustiante de todos.  Permanecer bajo el agua por varios minutos sin fuente de oxígeno ni salida cercana apela a los miedos más primitivos del ser humano.

 

El Peor: Escalando el Burj Khalifa (M:I Ghost Protocol, 2011)

Más llamativo por apelar al humor de pastelazo por fallas en los gadgets que por espectacular.

 

2.- El Villano

Aunque menos estructurados y sobre todo menos excéntricos que los antagonistas de otras sagas semejantes, M:I nos ha ofrecido variopintos villanos.

 

El mejor: Owen Davian  (M:I III)

Interpretado por el talentosísimo  y tristemente fallecido Phillip Seymour Hoffman.  Detestable traficante de armas y terrorista que además goza con la tortura.  Inolvidable su monólogo amenazando a un tembloroso Ethan.  Un verdadero hijo de la gran puta.

“You have a wife, a girlfriend? Because you know what I’m gonna do next? I’m gonna find her, whoever she is, I’m gonna find her and I’m gonna hurt her, and I’m gonna make her bleed and cry and call out your name. And you’re not gonna be able to do shit, you know why? Cause you’re gonna be this close to dead. And then I’m gonna kill you right in front of her”

 

Mención Honorífica: Sean Ambrose (M:I II)

Hasta ahora el único villano que se ha puesto al tú por tú con Ethan.  Pierde puntos al quedar reducido a un ex novio despechado y llorón, pese a protagonizar verdaderos duelos de combate con Hunt y analizar detalladamente al agente.  Tenía potencial.

 

El Peor: Todos los demás.

Meros adornos que están allí porque era necesario tener un villano.  Olvidables y carentes de personalidad, resulta especialmente lamentable el caso de Kurt Hendricks en M:I Ghost Protocol, pues el guion logra un desperdicio total del talento y carisma del recientemente fallecido Mikael Nyqvist .

 

3.- Las Bellas

No puede haber súper espía sin una o varias mujeres hermosas a su lado.  M:I se ha caracterizado por incluir papeles femeninos que han desempeñado roles variados, alejándose del acartonado esquema de la “chica Bond”.    Difícil decisión sobre quiénes han sido las mejores, pero haremos un esfuerzo.

 

La mejor: Jane Carter (M:I Ghost Protocol).

Interpretada por la bellísima Paula Patton, es hermosa, letal y puede patear traseros sin perder una pizca de feminidad.  Su duelo contra la asesina Sabine Moreau (La preciosa Lea Sydoux) pone a sudar a cualquiera.

Le pisan los talones:

Claire Phelps (M:I).

Prototipo de Femme Fatale.  Bella, dulce, adorable y traicionera y truculenta.   Hipnotiza al bobalicón de Ethan y a la audiencia en general con esa voz de melodía y ese cabello maravilloso.  Interpretada con maestría por la legendaria belleza Emmanuelle Beart, no alcanzó el primer puesto por tratarse, para nuestra desgracia, de una cómplice del villano.  No se puede todo en la vida

 

Nyah Nordoff-Hall (M:I II)

Sofisticada y experta ladrona que si bien fue reclutada inicialmente como carnada para capturar al renegado Sean Ambrose, demuestra ser útil para la misión por sus méritos propios.  Thandie Newton nos hizo sudar con su presencia en este papel.  Por desgracia, su papel raya en la “damisela en desgracia”, lo que le resta puntos.

 

Las peores:  El resto

No soy perezoso al no hacer un recuento, pero por desgracia el resto de las féminas en la saga han sido francamente olvidables.   Michelle Monaghan como Julia, la esposa de Ethan, apenas pasa de mero adorno y Rebecca Ferguson como Isla Faust, agente encubierta, se siente desperdiciada.  Por lo menos ellas repiten papeles y podrán redimirse.

 

4.-  Los SideKicks

¿Y qué hay del equipo dirigido por el súper agente Hunt?

 

El mejor:  Benji Dunn (M:I III en delante)

Tal vez no el más habilidoso, pero sí el más memorable por su atolondrada personalidad y carga de humor. Simon Pegg ganó el papel de su vida.

 

Mención Honorífica:  William Brandt (M:I Ghost Protocol)

Agente de campo con habilidades comparables a las de Ethan Hunt y atormentado por errores pasados, fórmula siempre atractiva. Bien podría tomar la estafeta cuando Hunt deba retirarse, aunque sería un arma de doble filo pues el mismo actor que lo interpreta, Jeremy Renner, tuvo poca suerte al ser el sucesor de Jason Bourne en Bourne Legacy (2012).

 

El peor: Zhen Lei  (M:I III)

Triste caso el de Maggi Q, con amplia experiencia en el género de acción. Aquí se desperdician por completo las habilidades marciales de la actriz en un esfuerzo, al parecer, por no opacar a Julia, esposa de Ethan, o a Lindsey Farris (Keri Russell), joven agente cuya muerte desencadena los acontecimientos.  Una lástima.

 

5.-  La música

Difícilmente una buena secuencia de acción puede lograr el efecto deseado sin buena música.  M:I ha apostado a diferentes estilos en su score, con resultados variantes.

 

El Mejor: Score de  Hans Zimmer y Lisa Gerard (M:I II)

Recién desempacados de haber conmovido a las audiencias con la excelente música de Gladiator (2000), los músicos entregaron un soundtrack épico y grandilocuente, bastante inusual en cintas de acción. Coros angelicales y guitarras españolas acompañan sintetizadores.  Muy superior este score original al ridículo compendio “Music From and Inspired by…”, que fuera del buen tema “I Dissapear” de Metallica está lleno de paja.

 

Mención Honorífica: Tema de Mission: Imposible, versión de Larry Mullen y Adam Clayton (M:I)

El ya icónico tema de Lalo Shiffin  gozó de un excelente remix a cargo de este par de miembros de U2, poniéndolo de nuevo en el gusto colectivo.  Inolvidable y ya un clásico.

 

La peor: El resto

Si a Hans Zimmer se le echó ganas de más en la música de un churrito de acción, el resto de los compositores realmente se olvidaron de hacer algo por lo menos decente.   Afortunadamente las entregas posteriores no se apoyan demasiado en la música ambiental en sus secuencias.

 

Conclusión

Una saga que se ha ganado un merecido lugar en el gusto del aficionado al espionaje y la acción, con una identidad propia.   Solo esperemos que la sobre publicitada sexta entrega no sea el inicio de la decadencia de esta franquicia.   ¿Y quién tomará el lugar de Tom Cruise cuando su edad obviamente le impida seguir escalando edificios y lanzándose de aviones?  Es Misión Imposible.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*