Los Feos más sexis del Cine (1 de 2)

Lo sé queridos lectores, apenas han leído ustedes el título de éste artículo y ya le echaron un vistazo a la foto de su servidor, solo para comprobar si como dice el dicho “el burro hablando de orejas” o nada más critico por puro ardor; lo que me tiene sin cuidado considerando que a diferencia de los siguientes señores yo no vivo del show business.

No se puede negar que la apreciación de la belleza es un asunto subjetivo que va más allá de frases hechas como Lo que cuenta es lo de adentro. Aun así y para ser sincero, confieso que tener unos músculos como los de Chris Hemsworth no me vendrían nada mal, en fin.

Sin embargo, si usted amigo lector aspira a convertirse en una celebridad para conquistar a cuánta fémina encuentre en su camino, no se agüite en el caso de no parecerse a Robert Redford, Tom Selleck, Brad Pitt, Richard Gere, George Clooney,  etc, etc., pues con talento, algo de suerte y a veces un buen publicista se logra ese objetivo.

El efecto fama está ligado estrechamente con el éxito y reconocimiento del que goza una persona, por supuesto un triunfador siempre será más atractivo que un fracasado ¿En verdad creen que alguno de estos actores sería considerado un símbolo sexual si fuera el fulano que saca las fotocopias en la oficina? Los políticamente correctos dirán que sí. Por otro lado, la publicidad hace milagros y a base de repetirnos incansablemente que estamos ante unos machos alfa lomo plateado, sátiros insaciables, cero bonitos pero altamente varoniles, uno termina por aceptarlo.

Si todavía lo dudan, sirva de ejemplo una muchacha que ofreció darle su amor a “ya saben quién” en plena campaña electoral, diciendo que no era un viejo senil sino un hombre maduro con personalidad ¿Más pruebas de que la fama es prodigiosa?

Pero no quiero desviarme hacia los rumbos de la política y terminar hablando sobre Donald Trump… ¡Esperen! ¡Melania también se apantalló por el efecto fama! Bueno, en este caso traducida en unos cuántos millones de dólares que viene siendo lo mismo. Ahora sí, prosigo.

 

Charles Bronson

 

Nacido como Charles Buchinsky, el papá de todos los vengadores anónimos habidos y por haber, otrora ayudante de Vincent Price en la película clásica El museo de cera y uno de los doce presos bajo el mando de Lee Marvin en Dirty Dozen, entró en el selecto grupo de los feos más sexies en la década de los setenta cuando ya no se cocía al primer hervor. El cincuentón actor llegó a ser considerado el más popular del mundo, después de trabajar con algunos de los galanes más cotizados del medio entre los que figuraban Alain Delon y Yul Brynner. Los ojitos de regalo, la nariz tosca y el bigote recortado sobre unos labios gruesos aunados a un gesto imperturbable lograron conquistar a dos actrices con las que contrajo matrimonio, Harriet Tendler y Jill Ireland.

 

Adrien Brody

 

Dos actores poseen una nariz cuyo tamaño se equipara a su talento, uno es Gerard Depardieu, el otro es Adrien Brody. Después de trabajar con Spike Lee y Terrence Malick sin mucho éxito, Brody llegó a estar en los cuernos de la luna gracias a El pianista, obra de Roman Polanski que lo hizo acreedor al Oscar como mejor actor en 2002. Tras aparecer en dicha cinta como un saco de huesos movido por la tos, Adrien Brody se sometió a una exhaustiva rutina de ejercicios para tonificar su cuerpo llegando incluso a ocupar la portada de la revista Men´s Health. El actor de 44 años después de filmar King Kong y El Gran Hotel Budapest  no ha dado pie con bola eligiendo proyectos fílmicos, o por favor recuérdeme querido lector si ha participado en otra producción sobresaliente. No obstante, rompió los estereotipos masculinos de la moda, representando marcas como Ermenegildo Zegna y Lacoste. De igual forma ha desfilado en las pasarelas de Milán. Adrien Brody está orgulloso de su nariz rota producto de dos accidentes, la cual se niega a operar a pesar de tratarse de una cirugía sencilla asegurando le otorga una personalidad única. Entre las mujeres que le han hecho piojito está la actriz española Elsa Pataky.

 

Sean Penn

 

A mediados de los años ochenta, Sean Penn era más conocido por ser el esposo de Madonna y por romper el record Guinness de reporteros enviados al hospital, que por protagonizar buenas películas. En otras palabras, aparte de feo, con un genio de los mil demonios. Fue hasta 1995 con la nominación a Mejor Actor por Pena de Muerte, que su carrera ascendió en forma notable. Pese a los logros obtenidos en la pantalla grande ha hecho de los pleitos su sello característico,  impedimento para posicionarse como la imagen de una marca, no así para ser considerado uno de los tipos más sexies para las mujeres que gustan de los chicos malos.

Aparte de Madonna, ha tenido relaciones sentimentales con Elizabeth McGovern, Robin Wright con quien se casó y tuvo dos hijos, Charlize Theron, Kate Del Castillo y a la mejor hasta con el Chapo Guzmán.

 

Benicio Del Toro

 

Pocos recuerdan a Benicio Del Toro cuando era el flaco achichincle del villano en la película 007 con Licencia para matar o pasando desapercibido unos segundos en el video La isla bonita de Madonna. Ahora el actor puertorriqueño ganador del Oscar por Traffic, en donde interpreta a un mexicano que vaya usted a saber por qué habla como gallego, se da el lujo de interpretar a nobles ingleses como en El hombre lobo, supongo es la ventaja que otorga producir sus propias películas. Benicio Del Toro de quién, de una vez desmentimos sea vástago del fallecido comediante Miguel Galván (aka. La tartamuda), fue el primer hombre seleccionado para aparecer en el Calendario Campari con motivo del 150 aniversario de la marca de licores. También ha sido la imagen de Heineken y Ermenegildo Zegna. Dos de sus conquistas son Claire Forlani y Alicia Silverstone.

 

Vincent Cassel

 

No sé si debo odiar, amar o ponerme de rodillas ante el actor francés ex – esposo de una de las estrellas más hermosas de la cinematografía mundial, me refiero por supuesto y al hacerlo se me sale el corazón, a Mónica “súper mamacita” Bellucci. No cabe duda que Vincent Cassel es uno de los histriones europeos más representativos de los últimos tiempos, pero de eso a que sea guapo… Súmenle que a diferencia de los antes mencionados, tiene un particular sentido de la moda y una higiene que deja mucho que desear. No, nunca lo he tenido cerca, pero como diría el Divo de Juárez, lo que se ve no se juzga. Sin embargo, algo ha de saber hacer el protagonista de Dobberman, El alumno y El odio, entre otros títulos, para compartir por más de una década el lecho conyugal con ese portento de mujer ¡Qué envidia!

 

Y hasta aquí llegamos con la primera parte de un Top 10 donde queda demostrado que el hombre como el oso entre más feo más hermoso o como sabiamente versa una canción Más vale feo pero sabroso que ser guapo y sin chiste.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


2 comentarios

  • Bueno si Vincent Cassell fue capaz de matar en una pelicula con un extinguidor al tipo que se le ocurrio ponerle las manos encima a Monica Belucci (bueno le puso todo encima)… se le perdona todo a la Belucci

    Responder
    • Muy cierto mi estimado, si a Moniquita le ponen una mano encima yo no me conformo con darles con el extintor ¡Les echo el camión de bomberos!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*