Ma: Elenco desperdiciado en otra tonta película adolescente

Una película que promete que no vamos a ver a Octavia Spencer en el papel de sirvienta, si no todo lo contrario, pues hay que verla. Lástima que mis expectativas fueron altas.

Todo comienza cuando Érica (Juliette Lewis) y su hija Maggie (Diana Silvers) regresan al pueblo natal de Érica. Maggie entra a medio curso a la escuela, pero no tiene problemas para hacerse amiga de una chica llamada Haley (McKaley Miller) que le gusta salir de fiesta con tres amigos más. Todos son menores de edad, así que les cuesta trabajo comprar bebidas alcohólicas y su método para conseguirlas es que se turnan fuera de la licorería y le piden el favor a algún adulto que vaya entrando. Lógicamente, la mayoría dice que no por ser ilegal, sin embargo, ese día se topan con Sue Ann (Octavia Spencer) y después de insistirles un poco, Sue Ann ve que la camioneta en que van es de una compañía que al parecer ella reconoce y decide hacerles el favor. Sue Ann se pone en el plan de buena onda y después de otra vez que les hace el favor de comprarles las bebidas, decide invitarlos a su sótano para que tomen y hagan ahí lo que quieran, según ella para que no corran peligro de tomar en la vía pública y solo les pone una regla “No subir a su casa”. El sótano se convierte en el sitio donde los adolescentes la pueden pasar bien, apodan a Sue Ann como Ma y ella se integra a la fiesta.

Desde el primer momento, desde la primera vez que les compra el alcohol, se ve que algo no va a ir bien. En cada escena entre los chicos y Ma van dando pistas de lo que va a suceder y, aunque pareciera que va a ser algo muy impresionante, se les hace bolas la historia, revelan muy pronto los motivos de Ma y queda todo muy soso. Hay muchas escenas clichés que nos recuerdan otras películas (hay una muy tipo “Misery”), no hay algo que la haga única. Ponen a los adolescentes como unos tontos que solo les interesa tomar gratis y que no ven las señales que tienen claramente en su cara. No hay lógica en la trama, muchas situaciones inverosímiles, como, por ejemplo, si bien es un pueblo pequeño ¿solo tiene un policía? (Había más policías en el retén de alcoholímetro que me agarró saliendo del cine que en este pueblo) ¿nadie nota que Ma mata a varios antes de la culminación de su venganza? (bueno, si tomamos en cuenta que solo hay un policía en todo el pueblo, tal vez se justifica) cuando sabemos porque Ma está actuando así nos preguntamos ¿por qué esperó tantos años para tomar venganza si nunca salió del mismo pueblo? Ya sé, porque si no, no hay película.

Pero bueno, Octavia Spencer lleva el peso de la trama, pero no es posible rescatar un guion así. Los diálogos son muy básicos, caen en todos los lugares comunes que existen en una película de suspenso, todo predecible. Muchos cabos sueltos, personajes que están ahí “para hacer bola”.

Tiene un elenco adulto bueno pero muy desperdiciado, porque además de Octavia Spencer y Juliette Lewis, actúan Luke Evans, Allison Janney, Missi Pyle y hasta el mismo director Tate Taylor la hace del único policía del pueblo (parece que el presupuesto no dio para más).

Es una película que puede funcionar para público adolescente, en edades de andar de fiesta pero que no pueden comprar alcohol, para que se asusten y no confíen en un adulto extraño que les hace el paro y, además, se une a la fiesta … (¡Upps! Esa soy yo con mis sobrinos).

 

Acerca del autor

Vilma Aida    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*