¡Madres! … A la mexicana

Hoy en la muy especial celebración del Día de las Madres he querido hacer un pequeño homenaje a las madres mexicanas del cine, pero a las de antaño, a las verdaderas madres. Claro, el cine mexicano nos ha dado unas madres recabronas, ahí tenemos a Doña Bárbara o Isela Vega en un sinfín de cintas.

Pero yo que estoy lejos de mi señora madre quiero hacerle un homenaje como ella se merece. Mi madre era de las recabronas PERO al mismo tiempo de las amorosas. Mi madre en mi infancia fue una especie de Doña Bárbara y La Abuelita García… Y es que el oficio de ser madre que bien que es una chinga, es el más antiguo de todos y el peor pagado. Si bien te va tus hijos te respetarán y te cuidarán en tu vejez pero si te salen cabrones los desgraciados entonces seguro tu vida de madre se parecerá a la de las mujeres que a continuación retrataré.

El Juicio de los Hijos (1970) – Alfredo Bolongaro Crevenna

Madre: Amparo Rivelles (11-feb-925 / 07-nov-2013)

juicio de los hijos

La historia de la madre viuda con una suegra que la odia. Andrea (Una bellísima y madura Amparo Rivelles) es la nuera de Rosa, una mujer acaudalada que la corre de su casa acusándola de haber engañado a su hijo recién fallecido y que por lo tanto uno de sus nietos no es de su sangre. Dado que Rosa bloquea la herencia que su hijo dejó para su esposa  hasta que ésta confiese quién es el hijo bastardo, Andrea se ve obligada a buscar trabajo y lo encuentra en una compañía de importaciones y exportaciones dirigidas por un muy apuesto Marcos (Guillermo Murray). Los problemas de Andrea empezarán cuando comience a salir con Marcos pero su hija Leticia se enamore también de él.

Una madre cuyo amor por sus hijos sobrepasaba su propio orgullo. Aguantó las ofensas de su suegra y enseñó a sus hijos el valor del trabajo y el dinero bien habido y tuvo que soportar los reclamos de su hija, la más querida, sobre el origen de uno de ellos. Finalmente como en todo melodrama hecho para derramar la lágrima fácil, la verdad es descubierta y todos son perdonados incluso esa hija ingrata que era quien menos tenía derecho de reclamar.

No estoy segura si cuando yo ví la película, ésta haya estado editada para hacerla más ágil pero si no… entonces que porquería de edición tenía. Saltaba bruscamente de una escena a otra pasando el tiempo sin aviso. Técnicamente mala pero con unas muy buenas actuaciones por parte de Amparo que para la fecha era una actriz consumada en España y en México. Con una muy convincente Blanca Sanchez y un Guillermo Murray como galán cuarentón que encajaba perfecto con la Rivelles.

Una digna cinta para llorar y pedir perdón a tu mamá por haberle sacado $20 pesos de su monedero cuando tenías 8 años para comprarte ese trompo que tanto querías. ¡A ver si no vas pidiéndole dinero para comprarle flores!

madres_carmelita

Corona de Lágrimas (1968) – Alejandro Galindo

Madre: Marga López (21-jun-1924 / 04-jul-2005)

Marga López ya tenía cayo sufriendo en el cine mexicano. Lo había hecho varios años atrás con Pedro Infante en la desgarradora ‘Un rincón cerca del cielo’ de esas películas que se hacían creo yo para que la población o se identificara o viera que estaban mejor que los retratados en la cinta. En Corona de Lágrimas vemos a Marga López sufriendo por los ingratos de sus hijos y ella aún así los quería cuál si de ángeles se tratara. Y lo entiendo, todas las madres ven al futuro presidente del país en sus hijos. Todos se merecen lo mejor que la vida les pueda dar, lo malo es que los hijos de doña Cuquita así lo creían y no se merecían ni el agua que la señora les daba. Malditos hijos del demonio los de doña Refugio que se la pasaban robándole dinero, avergonzándose de ella, negándola como madre y todo para qué, para que doña Cuquita por darlo absolutamente todo por sus desgraciados hijos vividores, se quedara ciega, enferma y vieja.

No se vale… Esas películas seguro reflejaban la época, los años hippies en que los hijos se volvieron desobedientes con los padres, en que los ridiculizaban por el hecho de venir de otra época, de tener otras creencias.

Al final y cual novela telerisesca una madre perdona todo y los hijos regresan al redil con una escena moqueadora de Marga y Enrique Lizalde cuya actuación siempre era digna de mencionarse, ese hombre además de guapo era un excelente actor. Y en Corona de Lágrimas lo odie con todas mis fuerzas. Doña Cuquita me recordaba a mi finada abuelita, así era ella, siempre viendo lo mejor en todos sus hijos. Ya no hay madres así.

Esta película se las recomiendo para que la vean con su señora madre sentadita en la sala mientras ustedes la atienden, y le ponen sus piececitos en una baño caliente con sales y le dan un masaje, ustedes, no paguen para que alguien lo haga, ustedes háganle de comer, consiéntanla como ella lo hacía con ustedes, regrésenle un 10% de todo lo que ella hizo por ustedes y si ya no se puede entonces vean la película con sus hijos y háblenles de sus madres. Que las buenas costumbres no desaparezcan.

Aprovecho para desearle a mi mamá un Feliz Día de las Madres. Es todo lo que diré pues mi mamá es de las de antes, de las que no les interesa Facebook ni la tecnología, así que no me desgastaré en un mensaje largo. Ahora lo veo bien y la chancla es un buen recuerdo ¿Qué recuerdos tienen ustedes?

madres_mafalda

Espero que todos los que lean esto vayan y le den un enorme abrazo a su madre, un día ya no las tendremos y nuestra vida comenzará a basarse en puros recuerdos, así que hagamos unos lindos con nuestras progenitoras.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


4 Comments

  • Y nomas con dos tuviste… puedo recordar varias… las diferentes que hizo Sara Garcia en rol de madre o abuelita (que en todo caso se vuelve la figura matriarcal cuando estas con tres tipos que no tenian madre… si, los Tres Garcia, una abuelita que los queria realmente como sus hijos a pesar de los bastonazos)… la ingrata madre del niño con garrotillo de El Papelerito… T_T y ya no se diga la actriz que tenia una hija negra… ese giro de tuerca sin duda casi hace que la ingrata se ande suicidando cuando se entera de quien es su madre en Angelitos Negros…

    Reply
  • No me linche, anoche me estaba muriendo de sueño y si pensé justamente en la abuelita García q me encantaba y la iba a incluir pero como todos vamos a escribir de madres hoy no me quise ver gandalla. Me acordaba de Doña Barbara y la Chorreada con el cadaver incinerado del Torito y se me partía el alma. Y muchísimas mas del cine mexicano dignas de ser nombradas. Como buenas y malas madres.

    Reply
  • No se si deba incluir a Doña Lolita… la abuelita de Mecanica Nacional (otra vez Sara Garcia), que mientras su hijo y su familia se entrometian en los excesos alcoholicos y sexuales de la parranda.. ella nomas comenzo a comer.. a comer… comer…zzz…. X x… y de pronto toda la bacanal se volvio velorio…

    Reply
    • Hay de todo tipo de madres en el cine mexicano, está esa Lala creo que era el nombre, de Isela Vega en ‘Las pirañas aman en cuaresma’. Con una trama algo fuerte y unas buenas actuacioes madre e hija peleando por el mismo hombre solo para al final descubrir que ‘todos los hombres son unos cerdos egoístas’ muy interesante relación madre-hija o la mencioada ‘Doña Bárbara’ con María Felix dnd madre e hija peleaban el amor del mismo fulano y su relación no terminó nada bien. Es decir aquí la madre es una desgraciada que por sobre todo no quiere a su hija.
      Que belleza de madres nos regala el cine mexicano de antaño, ¿no?

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*