Momentos Favoritos del Cine: No desearas la mujer de tu hijo

Con que jurar contra el tiempo es jurar contra Dios ¿eh?

Pues sabete una cosa, que Cruz Treviño Martínez de la Garza se ríe del tiempo,

¡Me río!

no_desearas_la_mujer_de_tu_hijo-144739207-large

Todo un clásico que me remonta a la infancia cuando acompañaba a mi madre a ver las películas que pasaban sin descanso por el canal 12 (el canal de las estrellas) y a pesar de mi corta edad disfrutaba mucho de ver esta cinta y la de Oveja Negra. Grandes cintas del director Ismael Rodríguez que retrataban de manera excepcional esos “dramas rurales” de aquel México que consideramos extintos y muy en el pasado pero que por desgracia se sigue reflejando en mucho de nuestros peores vicios.

o3mxiscg

Pero entrando en contexto, el título deja todo muy claro y nada a la imaginación, el el poderoso hacendado Cruz Treviño Martínez de la Garza (Fernando Soler) ha enviudado y aunque la pena lo embarga y se encerrado en su habitación a causa de ese dolor, luego de un tiempo, el viejo lobo vuelve a las andadas y en esta ocasión tiene el mal gusto de cortejar a una mujer mucho más joven que él, me refiero a la dulce e inocente Josefa (Carmen Molina) pero en su orgullo y necedad no se ha dado cuenta que la señorita está enamorada de Silvano (Pedro Infante) quien es nada más y nada menos que su único hijo. Todo un drama griego en los ranchos mexicanos.

Un claro reflejo, y un eco de aquellos años cuando la figura paterna podría a llegar a alturas de respeto casi de una deidad, que un hijo contradijera a su padre era un suceso que podría concluir de manera fatal. Tanto Soler como Infante, entregan una buena escena y lo mejor del libreto es que la historia concluye como debe ser en donde vemos a don Cruz Treviño galopando fuera de sí y poseído por el orgullo y el despecho hasta que ve su fin en esa cerca, que sirve como una alegoría a su edad y su incapacidad de seguir adelante.

Aquí vemos como Rodríguez junto con Jack Draper crean una atmósfera excelsamente dramática, los ángulos, las tomas pero en particular esa parte cuando discuten frente al reflejo del espejo y aderezado hábilmente con la música de Manuel Esperón nos entregan un clímax digno de la época dorada del cine mexicano.

¡Hasta próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Arquicruz   @DunedainX   dunadanx.deviantart.com/

Arquitecto, diseñador, artista digital, crítico de cine, instructor y lo que sea que ponga alimento en el plato de mis perros y gatos.


5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*