Momentos Favoritos del Cine: 3 Números Musicales de Disney

Es difícil seleccionar de entre todo el apogeo de Walt Disney solo algún momento favorito, por lo que en el cumpleaños del revolucionario de la animación me he dado a la tarea de escoger 3 números musicales que simplifiquen la relevancia y el gusto de su servidor por ciertas producciones.

La primera es una hermosa consistencia narrativa del rubro animado; sus personajes, aunque en su mayoría unidimensionales, justifican su presencia en un guion que respeta la índole y naturaleza animal en una odisea divertida, ágil (Su metraje no rebasa los 90 minutos) y con personajes entrañables, cada uno en su justo momento y con diálogos y secuencias musicales legendarias (Definitivamente estas últimas de entre las mejores de Disney). Extrañamente entre sus valores y ventajas más reconocidos fue el doblaje al español, con un Rey del Barrio en todo su apogeo construyendo a un Oso Baloo inolvidable ¿Sus fragilidades? También de manera irónica su protagónico, un niño más torpe que ágil a pesar de haber vivido en la jungla, con tintes de berrinche y en ciertos pasajes hasta un poco insoportable. Nada grave.

Una melodía tan divertida en acordes como sombría en contexto, donde el Rey Mono Louie  requiere el fuego para ser hombre. Siempre me he preguntado si este conflicto, verdaderamente complejo dentro de la aventura, es entendible para los niños, pero independientemente de eso en la versión de los 60’s esto sirve como excusa para encausar un escenario musical hilarante y un éxtasis cinematográfico comprensible tanto para chicos como para grandes.

Quizá la existencia de Tin Tan este íntimamente ligada a la comunión del niño mexicano con las producciones de Walt, y es que la voz del ceniciento dotó de ese toque arrabal no solo a sus personajes, sino a toda la atmósfera de la odisea, haciendo que el escenario gringo se adecuara perfectamente al barrio mexicano en esta unión de culturas. Es así como frente a una de las más infravaloradas aventuras de la productora, una familia de mascotas aristócratas debe volver a casa con la ayuda de un  gato callejero y una serie de pintorescos personajes que se coronan con la presencia de los Gatos Jazz, un grupo musical incluyente que comunica la globalización de este género musical concediendo una de las mejores piezas musicales de Disney.

Grandiosa Los Aristogatos, en un término analítico de su estructura narrativa y/o de personajes, podremos apreciar nuevamente en este viaje por los barrios nocturnos la ausencia de la figura paterna que en este caso es solventada con el Gato vagabundo, uno de los elementos característicos de la cultura Disney.

La tercera y última hizo gala de su brillantez directiva y animada incluso en este año, al dejar en la lona a su revitalización “real” desde sus primeros minutos de metraje, y es que el primer número musical de The Beauty and the Beast no es solo una maravilla en tonos musicales y ritmo fílmico, sino también una pieza sustancial de narración que en su accionar dispara la presentación y estructura de 3 de sus personajes principales: la princesa, el villano y su secuaz. De nuevo, la implementación de su escenario se da casi de manera inmediata para adentrar al espectador en la aldea francesa, pieza clave para la comprensión de su conmovedora fábula junto a los diálogos de los motivos, sueños y situaciones por las que están pasando en ese momento los mencionados personajes.

Así mismo la comunión entre el doblaje mexicano (Casi en todas las películas de Disney el doblaje fue una pieza de calidad clave para su estatus latino) y la visión estética de su productora, nuevamente proveyó a este momento de incluso mejores retazos orales en ciertos momentos. Una pieza grandilocuente, cautivadora, emocionante ¿Cómo no iba a convertir en el más grande cuento de princesas Disney con esta monumental entrada?

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*