Momentos Favoritos del Cine: Alatriste

Si me preguntaran cual es la película que más te gusta pero que nunca te gustaría criticar sería sin lugar a dudas es esta sórdida adaptación de los libros del Capitán Alatriste, en donde la edición y el guión con un claro ejemplo de lo que no se debe hacer a la hora de buscar adaptar un libro o una saga literaria.

Pero hablemos de las cosas que si supo hacer el director Agustín Díaz Yanes fue aprovechar al máximo la fotografía de Paco Femenía quien logra retratar la ese ambiente de un Imperio español que aún estaba en todo su apogeo pero que inevitablemente se acercaba cada vez más a su decadencia. El vestuario tan acertado y respetuoso así como una excelente e inolvidable banda sonora a cargo de Roque Baños convirtieron esta mala colección y adaptación de capítulos en un objeto de culto y casi adoración en algunos círculos.

¿Porqué? Por que simple y sencillamente no nos identificamos con los cansinos y repetidos Tres Mosqueteros de Francia, así como tampoco con los infames piratas de alta mar de Inglaterra (aunque algunas veces no nos quede de otra a la hora de buscar películas). Una cinta de habla hispana con héroes que forman parte de nuestra herencia cultural gracias al mestizaje (antes de que pongan indigenistas vayan a platicar con los Lakota o los Sioux para que les digan como les fue) han hecho que Alatriste envejezca mucho mejor de lo que esperaban propios y extraños.

Pero el mayor acierto que tuvo Díaz fue este momento al final de las casi tres horas en donde logra captar la esencia de la España moribunda y humillada de aquellos años, que aun se mantenía altiva y dispuesta a pelear gracias al el valor de sus malpagadas y aun temidas tropas de élite: Los Tercios Viejos.

Heridos, cansados, malvestidos y sin paga, la escena podría ser hasta cómica al momento de comparar el estado de ambos ejércitos en esa lucha pero lejos de eso Rocroi es recordado con dolor y cierto orgullo en donde este tercio español peleó hasta el último de sus hombres y enfrentó la derrota antes que la deshonra de huir.

Una historia con tintes románticos y que de manera hábil se las ingenia para usar la imagen del antiguo imperio español y criticar a su actual gobierno del que sería mejor no hablar y enfocarnos en lo cinematográfico.

Cheers!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*