Momentos Favoritos del Cine: El último hombre honorable que mató El Carnicero

I took the father. Now I’ll take the son.

Solo me puedo imaginar lo sustancial que puede ser para un hijo escuchar grandes historias sobre su padre, en especial cuando lamentablemente ha acaecido. Esto se torna más relevante, complejo y emocional cuando dichas historias vienen de gente querida y apreciada que te recuerden que gran persona fue tu padre, su valentía, su garra, sus ideologías inquebrantables, su trabajo y sobre todo, el cómo defendía a su familia. Pero, y he aquí el gran cuestionamiento que pone Scorsese en la mesa ¿Qué tal si dicha historia viene de su asesino? ¿Su rival? ¿Aquel hombre que has planeado ahora tu aniquilar pero que por alguna extraña razón ahora te llama hijo? ¿Lo peor? Algo en ti comienza a surgir, cierta duda, cierto cuestionamiento, no es lo suficientemente fuerte para rendirte hacia tus deseos de venganza y veneración a tu padre, pero por el otro lado si es lo suficientemente grande para hacerte recordar que es ser un hijo y una persona protegida por bajo el ala de alguien que te quiere, no importando que este sea un carismático asesino con ideas violentas y radicales pero bien fundamentadas ¿Qué fuerte no creen?

gangsofnewyork

Gangs of New York sin duda alguna es una película que ha crecido un poco con el tiempo. Si bien no se le puede posicionar como de lo mejor de Scorsese, si es una obra que con el pasar de los años se puede hacer más disfrutable y respetable ya sin ese estigma de grandeza que acarreaba el director apenas en su cambio de actor fetiche y ciertamente en una cierta trasgresión a su estilo narrativo (Poca pero la hay).

En este penúltimo martes de momentos favoritos dedicados al padre, repasemos aquella portentosa secuencia donde Daniel Day Lewis se funde en su personaje y cuenta al hijo de su honorable enemigo muerto en combate. Él no lo sabe e incluso ha tomado bajo su protección a este individuo que acaba de salvarlo de la muerte, lo despide con un beso en la frente, en la cama, como un padre amoroso diciéndole que Dios lo bendiga, pero instantes antes “El Carnicero” le relata accidentalmente lo que aquel hijo debía y quería escuchar: la memoria y grandeza de su padre (Un Liam Neeson de poco tiempo en escena pero sustancial para el contexto y desarrollo del film)

butcher

Una secuencia a manera de monólogo compleja y emocional, Scorsese construye así un embrollo mental en sus dos personajes que fundamenta el suspenso y las decisiones de las acciones a proseguir. La estructuración y delimitación de los dos protagonistas está asentada bajo el yugo actoral de Daniel Day Lewis el cual nuevamente y como en cualquier papel, se muestra poderoso en su interpretación como Bill The Butcher (En lo personal mi personaje favorito del actor).Repasemos nuestro momento favorito

Así se engloba otra cinta con tema paternalista, redondeando lo que hemos venido diciendo acerca de esta figura en el cine, compleja y de una tridimensionalidad emocional y más rica que la de la madre, no mejor, no peor, solo más complicada, y es que así suelen ser las relaciones en general entre padres e hijos (Especialmente varones): de significado más icónico, ejemplar o hasta de violencia (No en estos extremos esperemos), fundamentadas en ideologías más que en sentimientos y en fuerza más que corazón.

Una cinta sin duda para repasar en este mes

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*