Momentos Favoritos Del Cine: Dancer in the Dark

Es fácil determinar el porqué la gente no es muy adepta a los musicales, fuera de ser un subgénero complicado lo que se ha hecho a través del tiempo no es de mucha relevancia aunado a la repetitiva  estructura de sus historias e irónicamente a su regular musicalidad. Comprobado plenamente por la horrible La La Land de la cual no se puede sacar ni siquiera una canción o una vibrante coreografía y su tono siempre exageradamente dulzón termina siendo empalagoso para los sentidos.  Sin embargo hay algunos que valen la pena, los que se alejan totalmente de lo establecido y crean su propio espacio y música, siendo este el momento favorito musical.

 

 

El gran Lars Von Trier siempre intentando de ser contestatario al sistema gringo crea algo único  e irrepetible, se burla de los musicales de antaño y también de esta sociedad que se jacta de ser cuna de libertad pero que deja desprotegidos a quienes más lo necesita. Selma es una inmigrante checa, tiene una enfermedad degenerativa en sus ojos que terminará por dejarla ciega además de ser genética pues su hijo también la tiene, ella trabaja en una fábrica en Estados Unidos a cargo de una maquina de trabajo pesado. Ella llegó allí pues es el único sitio donde pueden operar a su hijo y hace turnos dobles para poder costear la cirugía. Selma sueña despierta y se imagina siendo parte un musical ¿Por qué? Porque NADA MALO PASA EN LOS MUSICALES.

 

 

A través de esta magnífica pieza ella intenta explicarle a su amado la importancia de la cirugía y que no es relevante que quede ciega pues ella ya lo ha visto todo y que lo principal es la posibilidad de darle a su retoño una vida normal. Ese sacrificio será aún mayor en la medida que se destapa toda la podredumbre de la sociedad y su afán por el dinero  fácil. La hermosa voz de Björk más la fuerza de la letra retrata al personaje a la perfección para comprenderla totalmente además de un soberbio montaje.

Así es señoras y señores esto sí es un gran musical, no se jacta de mucho solamente La palma de Oro en Cannes. Canciones inolvidables y coreografías espectaculares. Olvídense de la porquería de La La Land y vean buen cine.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Bedub    


1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*