Momentos favoritos del cine: O´Toole de Arabia, O´Toole del cine

El día de ayer una leyenda terminó su recorrido mortal en el séptimo arte y en lo personal este cazarrecompensas se siente un poco triste al ser de cierta manera un cómplice de un desentendimiento a nivel global en lo que respecta a su carrera, pues a pesar de que Peter O’Toole a sus 81 años había actuado en más de 90 títulos, injustamente para las nuevas (Y no tan recientes como la de su servidor) generaciones solo es reconocido por su papel en Lawrence of Arabia, que si bien nos marca uno de los trabajos histriónicos mas relevantes de la historia gracias también a la grandeza directiva de David Lean y a la comunión mística de su reparto, no es ajena a una calidad actoral mantenida durante décadas  que le valieron 7 nominaciones al Oscar como Mejor Actor (En todas las ocasiones siendo derrotado), destacando entre estas cintas como Becket (1964), The Lion in Winter (1968), Goodbye Mr. Chips (1969), Venus (2006) y mi favorita (Donde no recibió nominación) en al menos mi conocida y mencionada filmografía sobre el actor en The Last Emperor (1987).

Matsurah Well

Al recibir el Oscar Honorario en 2003, O´Toole mencionó que aún le quedaba mucho que dar y que mientras la vida le diera oportunidad, este seguiría en la lucha por el galardón para ganarlo justificada y honorablemente. Orgulloso como un buen y distinguido ciudadano miembro de la corona inglesa (Nativo de Irlanda) y un hombre de basto conocimiento provisto desde el comienzo de su vida profesional como reportero y periodista, O´Toole reconoció posteriormente en sus viajes al teatro y al cine como su verdadera pasión, llevando ese talento nato y prodigioso rápidamente a su clímax solo en su cuarto trabajo a bordo del celuloide con Lawrence of Arabia (1962), donde practica y literalmente interpretó al Teniente Lawrence de forma perfecta, una víctima de guerra que ve su corazón progresivamente corromperse frente a los sucesos de la guerra en las fronteras desérticas de las naciones árabes.

Aunque reconozco mi fascinación por su papel como mayordomo, tutor  y sinodal del Emperador Pu-Yi en la grandiosa The Last Emperor (1989), es innegable que su mejor interpretación se da en la oda del desierto por antonomasia (Ya lo decía SpielbergDavid Lean les jodió a todos la oportunidad de hacer una película sobre el desierto, pues nunca habrá algo igual o más grande que Lawrence of Arabia). 

Lawrence of Arabia es un ejemplo de maestría audio visual; desde su banda sonora hasta la perfecta adhesión de O´Toole al material biográfico, el paseo que brinda Lean y su  prosa fílmica a través de su lente y sus ya característicos planos panorámicos son la causa de uno de los más complejos y entrañables relatos de metamorfosis humana frente a un conflicto bélico por demás irregular, donde los poderes sociales, culturales y políticos se adueñan de “La Figura” y de los seres que la rodean, siendo todos ellos incapaces de hacerle frente a Lawrence (Ni él mismo), un alma que se resistió a ser corrompida pero que sin casi notarlo, aceptará un falso confort y la destrucción de su corazón e ideales. Una cinta trascendental y bellamente estructurada, ve en O’Toole y en la comunión con su compañero de reparto Omar Shariff (Que brinda una de las actuaciones de reparto mas memorables de la historia) el vehículo para desbordar la comprensión y entendimiento de dicha transformación espiritual y es por ello que el momento de su primer encuentro es uno de nuestros favoritos del cine en esta semana, y el cual enmarca más allá de una cinta bélica, dramática o biográfica, uno de los mejores ejemplos del tema “Amistad” dentro de esta corriente artística

 

El timing impreso por Lean denota el pincel característico de uno de los maestros del arte cinematografico; la fotografía de Freddie Young convierte al desolado paraje en un bello y peligroso hábitat y la química entre dos actores son lo necesario para llenar de vida el relato; la concepción de esta amistad será de vital importancia y este preciso momento, aunque perfecto en su percepción visual, será magnificado dentro del contexto cuando casi en el final el Sherif Ali explote en llanto a pesar de haber logrado la victoria junto con su líder y amigo en una posterior secuencia desgarradora que marcará el término de una relación comenzada de manera mítica a lado de un pozo “Que lo es todo” y que a la postre significará ese “todo” para Lawrence y Ali.

Con un reparto exquisito: O´Toole, Anthony Queen, Alec Guiness, Jack Hawkins y Omar Shariff, la épica joya de David Lean debe ser justamente revisitada para darle el adiós que se merece a una leyenda histriónica que no merece un Oscar, sino el reconocimiento del cinéfilo como uno de los grandes en su rubro. Sin embargo insisto en el hecho que el respectable lector y amante del cine debe darse a la tarea de conocer al gran irlandés en sus otras e igualmente magnificas interpretaciones (Su cazarrecompensas ya tiene la tarea de ver The Ruling Class de 1972, The Stunt Man de 1980 y My Favorite Year de 1982)

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


10 comentarios

  • Rigosslo (Aka Rodrigo López) diciembre 16, 2013 @ 2:23 pm

    Somos dos estimado me sentí muy triste al saber de su muerte y concuerdo contigo en The Last Emperor esta sensacional en la magistral película de Bertolucci. Lastima , pero su leyenda seguirá con vida. DEP Peter O´Toole

    Responder
  • Lawrence de Arabia tiene todas esas virtudes que bien enumeras Fett, al igual que la presencia del fallecido O Tooole, sin embargo, deberían ser conscientes de los estereotipos étnicos que posee y de la propaganda que conlleva.

    Responder
    • De acuerdo mi estimado, la propaganda es obvia asi como los estereotipos que usted bien menciona, pero el ejercicio de Lean es tan majestuoso y bello cinematograficamente hablando que estos quedan en un segundo plano si afectar el desarrollo y tratamiento del film, resaltando en si la historia de amistad y de conversión del personaje principal

      Saludos estimado!

      Responder
  • Mi estimado, siempre estaré en deuda por conocer tan magnífica obra de cine, me hubiera gustado hablar de ella, pero quien mejor que usted para describirla.

    Es una pena que hayamos perdido a este gran actor.

    Saludos!

    Responder
    • Totalmente mi estimado arqui, una pena la muerte de O´Toole , hubiera sido glorioso otra nominacion al Oscar para el no cree?
      Como colega y amigo estimado ya se la sabe que para eso estamos para compartir las buenas movies, y que mejor que Lawrence de Arabia, excelsa obra para recordar a O´Toole y la gloria del septimo arte

      Responder
  • Saludos igualmente a ti, Fett. Sólo mencionaba un cariz de la cinta del que no se habla mucho y me alegra de que lo notaras. Supongo que igual hay que valorarla. Saludos.

    Responder
    • Sobre todo lo que menciona mi estimado, los estereotipos si uno llega a ponerse estricto son demasiado ofensivos no solo para las razas arabes, sino tambien en la delimitación de los militares britanicos que por momentos parecen retrasados mentales y tiranos no cree? que si bien se contraponen con la propaganda bélica en momentos (o la equilibra si lo queremos ver así), terminan por ser un elemento de sustento para la evolución del mal desarrollado por Lawrence.

      Le mando un cordial saludo mi estimado!

      Responder
  • Igual yo. Después de todo, esas generalizaciones se perdonan más en los sesenta que en la actualidad. Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*