Momentos Favoritos del Cine: Priscilla la reina del desierto

13244728_10153977831369713_3671522092232025559_n

Tolerancia que florece en terrenos áridos

En Cinescopia es “Martes de momentos favoritos” y aprovechando que el Día Internacional Contra la Homofobia cayó justamente en martes, voy a dedicar el momento de hoy a mi querida comunidad gay. Y lo voy a hacer ni más ni menos que con un clásico de la filmografía LGBTI: “Adventures of Priscilla, Queen of the Desert” (Las aventuras de Priscilla, reina del desierto).

13238931_10153977831584713_6804848466189498976_n

Película australiana del año 1994 que tuvo a bien dirigir Stephan Elliott, en ella dos “Drag Queens” y un transexual. Anthony/Mitzi (Hugo Weaving), Adam/Felicia (Guy Pearce) y Bernadette (Henry Terence Stamp), hacen un recorrido por Australia a bordo de un autobús con destino a Alice Springs en donde presentarán su espectáculo.

Esta cinta es tantas cosas a la vez, es una road movie, es un musical, es una comedia romántica. Divertida y sentimental en la misma dosis, pero sobre todo es una película que invita a reflexionar al ritmo de un soundtrack maravilloso.

priscilla1

Cuando vemos los áridos paisajes australianos, con esos pueblos polvorientos en donde la gente los mira con desprecio o los agrede, no nos resulta muy complicado ubicar esos pueblos en nuestro entorno de ciudad. ¿La aceptación y la tolerancia se cultivan conforme uno crece? O por lo contrario ¿la aceptación y la tolerancia mueren con la madurez?

Hugo Weaving (The Matrix) Guy Pearce (The Hurt Locker) y Henry Terence Stamp (The Collector) marcaron su vida al participar en esta película. Visualizarlos en estos papeles tan ajenos al resto de su filmografía y tan opuestos a su personalidad es un verdadero agasajo.

Difícil es escoger un solo momento, el viaje de esas tres flores exóticas por las llanuras de Mad Max es maravilloso cuadro por cuadro, pero en esta ocasión me quedo con la escena final. El show en el representan lo más característico del país de los canguros. Me pudo enloquecer la cara de hastío y desenfado de Terence Stamp, los musculosos brazos de Guy Parce y sus ojos maquillados de azul enfundado en un traje de avestruz glamorosa de largas, larguísimas pestañas. Las caras desquiciadas de Hugo Weaving y la poca gracia para bailar que tienen los tres, mientras peor lo hacen más risa me da.

m

Una gran película del cajón de los recuerdos, una excelente opción para sacudirnos los prejuicios mientras bailamos Disco Music

Etiquetas:  


2 comentarios

  • Para cuándo la review de “Que culpa tiene el niño”?, necesitamos que usted se sacrifique tal y como lo hizo con “Paraíso perdido”; Esta semana aparecio en primer lugar en la taquilla Mexicana dejando atras a “Angry birds” y “Capitán America”, además se convirtio en el segundo mejor estreno Mexicano de la historia.

    Un saludo muy respetuoso.

    Responder
    • Mi estimado Max, jamás en la vida pensé en pararme en una sala de cine para ver esa película; creo que ya hice mi sacrificio del año con “Paraíso Perdido” como usted bien lo comenta. Confieso que vi la noticia del escándalo de la taquilla y el morbo me asaltó, pero todo fue pasajero, ahora con su comentario en verdad me siento comprometida. No le prometo nada, porque estoy en la publicación de algunos documentales de Ambulante (unos muy buenos por cierto), pero haré mi mejor esfuerzo para ir a sufrir con “Qué culpa tiene el niño.” Saludos y gracias por comentar!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*